Una década que promete reformas definitivas para las trabajadoras del hogar remuneradas - CARE

Una década que promete reformas definitivas para las trabajadoras del hogar remuneradas

Foto: Nancy Farese / CARE

Foto: Nancy Farese / CARE

Foto: Nancy Farese / CARE

El año 2019 representó un hito importante para los derechos de las trabajadoras del hogar y quienes luchan por lograrlos en la región de América Latina y el Caribe (ALC). El año culminó con la decisión de México de ratificar el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo sobre los Derechos de las Trabajadoras del Hogar, pendiente desde 2012. Esta decisión apoya a miles de trabajadoras del hogar mexicanas en garantizar su acceso a los derechos laborales y humanos, reivindicando su rol y sentando las bases para que otros países de la subregión centroamericana sigan sus pasos.

A lo largo del año, las trabajadoras del hogar remuneradas, sus asociaciones y sindicatos que representan a varios países de la región han logrado llevar sus demandas a los foros regionales y globales más relevantes. Tal fue el caso de la participación durante las audiencias ordinarias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en las que por primera vez se discutió como tema la situación de las trabajadoras del hogar. Los comisionados expresaron su preocupación por las condiciones que enfrentan las trabajadoras del hogar en gran parte de los países de ALC, incluida la prevalencia de la violencia. Otro ejemplo fue la declaración presentada por los gobiernos de Ecuador, Uruguay y Argentina durante el 63º período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer en la Sede de Naciones Unidas, en la que se instó a los países a cumplir sus compromisos con las trabajadoras.

Reconocida como un hito, la película mexicana “Roma” llevó el tema al debate público y en 2019 se convirtió en un valioso recurso para discutir las condiciones laborales en México, pero también en muchas partes del mundo. La película se convirtió en un estandarte para las asociaciones y sindicatos de trabajadoras del hogar remuneradas que vieron reflejados sus reclamos en ella y que se presentó como una denuncia que se proyectó en miles de cines de todo el mundo y en plataformas web, pero que también ganó premios en la mayoría de los casos. entornos destacados.

Más adelante en el año, los movimientos de trabajadoras celebraron la adopción en julio de 2019 de la Convención 190 sobre “Violencia y acoso en el mundo laboral”, que estableció por primera vez un estándar legal internacional para proteger específicamente a las mujeres en el trabajo contra el acoso y el abuso. Las asociaciones y sindicatos de trabajadores domésticos remunerados de prácticamente toda la región de ALC estuvieron representados durante la Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra. También es una señal muy importante para la región que Uruguay fue el primer país en ratificar el Convenio 190. Uruguay ha demostrado consistentemente su compromiso con los derechos laborales, especialmente cuando se trata de grupos vulnerables como los trabajadores domésticos.

Así, 2020 plantea nuevos desafíos en un contexto complejo de decadencia y ajuste social para una región que también enfrenta crisis humanitarias y la persistencia de profundas desigualdades. Sin embargo, nuevas oportunidades de la mano de un tejido organizativo más robusto en la región y a nivel mundial, está en línea con aniversarios históricos de los derechos de las mujeres como los 25 años de la Plataforma de Acción de Beijing y el inicio del camino hacia la ratificación. Convención 190.

No podemos dejar pasar una nueva década sin continuar la lucha para exigir los derechos básicos de los trabajadores domésticos y los cuidadores y ayudar a garantizar que puedan llevar una vida libre de violencia y discriminación.