Asistencia humanitaria para ayudar a las niñas a realizar su potencial en Sudán del Sur - CARE

Conozca a las organizaciones humanitarias que ayudan a las niñas a realizar todo su potencial en Sudán del Sur

Foto: Lucy Beck / CARE

Foto: Lucy Beck / CARE

Foto: Lucy Beck / CARE

Desde que era joven, defendí a los que no podían defenderse por sí mismos. Más de una vez me enfrenté a otros en la escuela para que dejaran de acosar a las niñas. Esto nunca me hizo muy popular, pero simplemente no pude soportar ver a otros sufrir.   

Crecí con este rasgo es lo que me inspiró a convertirme en una experta en género. Hoy, trabajo con CARE como gerente de género y protección para luchar por los derechos de las mujeres y las niñas en Sudán del Sur.  

Durante cientos de años, no se alentó a las mujeres y las niñas a asumir roles más importantes en Sudán del Sur. Las mujeres no están incluidas en las discusiones sobre temas críticos a pesar de que los temas afectan a las mujeres más que a cualquier otra persona. El establecimiento de la paz y la resolución de conflictos en Sudán del Sur siguen siendo un mundo de hombres.

Sueño con un Sudán del Sur donde todas las personas sean tratadas de manera justa e igual, independientemente de su género o de dónde vengan. 

Mi trabajo es empoderar a mujeres y niñas para que reclamen sus derechos. El empoderamiento significa permitir que más mujeres y niñas asuman mayores responsabilidades en sus comunidades y expresen sus preocupaciones sobre temas de interés más amplios. Es todo un desafío, ya que no hay muchas mujeres modelos a seguir para inspirar a las jóvenes a creer en sí mismas.   

La mayoría de las mujeres y niñas de Sudán del Sur abandonan la escuela antes de tiempo y no asisten a la universidad. La configuración cultural y estructural de nuestra sociedad no valora los derechos de las mujeres, y las decisiones a menudo están a favor de los niños. La educación abre muchas puertas, incluidas las oportunidades de empleo. Si eso sucede, las mujeres y niñas de Sudán del Sur tendrán independencia financiera y la oportunidad de vivir una vida libre de todas las formas de violencia de género. 

El matrimonio infantil es un tema muy conflictivo en nuestro país que a menudo debo enfrentar. Muchas niñas han visto su futuro desmoronarse porque se casan temprano para escapar de la pobreza. En los peores casos, se ven obligados a casarse con ancianos adinerados para que sus padres puedan obtener la dote. 

Mi trabajo como especialista en género es emocionante y, al mismo tiempo, desafiante en el contexto de Sudán del Sur, donde millones de personas están necesitadas y han estado sufriendo más de cuatro años de conflicto civil. La gente teme que sus antiguas costumbres estén siendo desafiadas. Esta es la razón siempre hablamos primero con los líderes comunitarios y hablamos con ellos sobre los derechos humanos y la igualdad de género. Se necesita tiempo para cambiar los comportamientos, pero la mayoría de las veces entienden por qué es necesario el cambio. Con su apoyo, también podemos convencer a las comunidades de que abandonen tales prácticas culturales. 

Aunque todavia hay trabajo Por hacer, la gente se está abriendo a nuevas ideas. Sin embargo, se necesita valor para convencer a las personas, especialmente a las de comunidades conservadoras, de que acepten que una niña es igual a un niño. 

A pesar de todo mi trabajo y sacrificios, me gustaría ver un Sudán del Sur donde las niñas puedan continuar su educación para alcanzar su potencial e influir en las decisiones a nivel familiar y doméstico. Ésta es la única forma en que las mujeres y las niñas pueden empoderarse. Esta es también la única forma en que Sudán del Sur puede convertirse en un lugar de paz y prosperidad. 

Sueño con un Sudán del Sur donde todas las personas sean tratadas de manera justa e igual, independientemente de su género o de dónde vengan. Es una tarea difícil, pero trabajaré duro para que esto se haga realidad. Miles de trabajadores humanitarios están trabajando día y noche para que esto sea una realidad. Cuando esto suceda, diré que he contribuido hábilmente a un país que no solo respeta verdaderamentes los derechos de las mujeres y las niñas, sino que también las apoya para que desarrollen su potencial.  

 Para el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria 2019, compartimos las perspectivas de los trabajadores humanitarios de CARE en todo el mundo. Patrick trabaja como especialista en género para CARE Sudán del Sur, y se ocupa de la educación de las niñas, el matrimonio infantil y las estructuras de poder que ignoran las voces de las mujeres y las niñas. 

Sueño con un Sudán del Sur donde todas las personas sean tratadas de manera justa e igual, independientemente de su género o de dónde vengan. 

Patricio Vuonze