Trabajar con refugiados en Bangladesh: un día a la vez - CARE

Trabajar con refugiados en Bangladesh: un día a la vez

Foto: Nusrat Daud Pritha / CARE

Foto: Nusrat Daud Pritha / CARE

Foto: Nusrat Daud Pritha / CARE

Con casi un millón de rohingya viviendo en campamentos de refugiados en Cox's Bazar, Bangladesh, cada día es un desafío para el personal de CARE

Ananya Nandy es oficial de informes, documentación y monitoreo de CARE Bangladesh.

La mejor parte de mi trabajo es ayudar a los refugiados. Los refugiados rohingya han sufrido numerosas violaciones de derechos humanos en Myanmar. Como licenciado en derecho, esta es una oportunidad para trabajar para protegerlos de cualquier daño y asegurarme de que tengan un nivel de vida digno. También soy abogado en el Tribunal de Jueces de Chittagong. En la corte, fui testigo de que las mujeres y las adolescentes no tienen la privacidad adecuada para expresar la violencia cometida contra ellas ante la corte. Aprendí la importancia de mantener el principio de confidencialidad incluso en los tribunales.

Mi día más memorable en el trabajo fue cuando remití a una mujer viuda refugiada embarazada al Centro de Salud Comunitario para el parto. Acompañé a la mujer al centro de salud porque tenía miedo de ir sola. La mujer dio a luz a una niña ese día. Ese momento fue muy memorable para mí y me hizo más decidida a trabajar para estas mujeres refugiadas vulnerables en el futuro.

Mi trabajo puede ser difícil; al principio, trabajar con refugiados fue muy difícil para mí. Estuve trabajando con ellos desde los primeros días de la afluencia y fue abrumador ya que tuve que visitar casi 50 hogares en un día para identificar sus necesidades en ese momento. Las mujeres y las niñas se encuentran en una posición muy vulnerable. La mayoría no tenía ropa limpia ni artículos de higiene, como jabón y toallas sanitarias. Estaban traumatizados por todo lo que habían enfrentado. Tales cuestiones me emocionaron mucho y me dediqué por completo al bienestar de los refugiados.

Falguni Das es líder en violencia de género y protección para la respuesta humanitaria de CARE Bangladesh.

Mi trabajo consiste en diseñar y presupuestar programas para apoyar a sobrevivientes / víctimas de violencia de género (VBG). Para ello, identifico y analizo las preocupaciones de los refugiados relacionadas con la VG para diseñar programas de manera eficaz. Me aseguro de que se mitiguen los problemas de protección que enfrentan las mujeres y las adolescentes en los campamentos de refugiados y las comunidades de acogida. Por ejemplo, nos enteramos de que muchas mujeres y niñas se sentían inseguras por la noche en los campamentos, por lo que priorizamos la instalación de farolas solares para que pudieran moverse con seguridad.

Solía ​​trabajar para el Ministerio de Asuntos de la Mujer y el Niño como psicóloga clínica. A partir de esa experiencia, se desarrolló mi interés por trabajar con grupos vulnerables. Fue durante la misma época que me enteré de la violencia que experimentaban las mujeres rohingya en Myanmar. Me enteré de la violación sistémica, la tortura y la brutalidad que estas mujeres habían enfrentado. Me di cuenta de que estas mujeres rohingya que habían logrado huir estaban atravesando un inmenso trauma psicológico. Entonces, solicité a CARE International, para trabajar con mujeres rohingya en los campamentos para apoyar su bienestar mental.

La mejor parte de mi trabajo es ayudar a las mujeres a erradicar la violencia de género de su sociedad y crear oportunidades para el empoderamiento de las mujeres. En mi trabajo diario, trato de animar a las mujeres rohingya a ser fuertes y ayudarlas a comprender sus derechos.

Samapti Chakma es coordinadora técnica de violencia y protección de género.

Mi trabajo implica asegurarme de que todas las áreas de la respuesta humanitaria tengan en cuenta el género y la protección de mujeres y niñas.

En un día normal, viajo al campamento y los niños me dan la bienvenida y me hacen muchas preguntas. De hecho, eso es parte de mi trabajo: tengo que consultar a las mujeres, niñas, hombres y niños de la comunidad sobre nuestros servicios y evaluar sus necesidades.

Mi momento favorito fue trabajar en una iniciativa para proporcionar lavandería comunitaria con instalaciones de Manejo de Higiene Menstrual (MHM), lo cual es esencial considerando las malas prácticas de higiene menstrual y la falta de privacidad para mujeres y niñas en los campamentos.

Estoy muy satisfecho con mi papel, ya que cumple con el objetivo de mi vida de trabajar por la justicia y la igualdad. Realizo una formación básica en profundidad en género con el personal de diferentes sectores, para ayudarles a comprender las prácticas y creencias nocivas de género que no solo les ayuda a nivel profesional sino también a nivel personal.

Fotos del personal: Capitán de Assafuzzaman / CARE