ícono ícono ícono ícono ícono ícono ícono

10 crisis humanitarias que no fueron noticia en 2022

En octubre de 2022, el Gobierno de Chad declaró el estado de emergencia y llamó a la solidaridad nacional e internacional para ayudar a más de un millón de personas afectadas por inundaciones sin precedentes.

En octubre de 2022, el Gobierno de Chad declaró el estado de emergencia y llamó a la solidaridad nacional e internacional para ayudar a más de un millón de personas afectadas por inundaciones sin precedentes.

Durante el año pasado, el iPhone más nuevo recibió 50 veces más atención de los medios que los millones de personas que necesitan ayuda humanitaria para salvar vidas en Angola. El año anterior, Elon Musk y Jeff Bezos volando al borde del espacio recibieron casi 200 veces más atención de los medios que la incipiente crisis en Ucrania.

Está claro que el mundo necesita prestar más atención.

Por eso, durante los últimos ocho años, CARE ha lanzado un reporte anual sobre las historias humanitarias menos reportadas del año.

En 2022, nuestro análisis de los medios en línea en cinco áreas lingüísticas principales (árabe, alemán, inglés, francés, español) mostró que la sequía severa en Angola recibió la menor cantidad de medios, seguida de cerca por la crisis del hambre provocada por el clima en Malawi.

Rompiendo el silencio no es una acusación, es un llamado para que todos aprendan más sobre estas crisis, compartan la información y se involucren. La guerra en Ucrania lo ha dejado claro: las crisis pasadas por alto de hoy pueden ser las catástrofes mundiales del mañana.

Las crisis humanitarias, en particular, pueden mitigarse o incluso prevenirse mediante una acción temprana. Pero esto requiere atención. Aquí están las diez historias menos reportadas del año pasado.

1. Angola: sequía, hambre y desplazamiento

La crisis climática golpea a Angola con toda su fuerza. La población ya sufre hambre y desplazamiento y, a medida que las temperaturas globales continúan aumentando, las sequías y los períodos secos serán aún más frecuentes y destructivos.

La falta de lluvias hace que las cosechas se deterioren y el ganado de la región esté muriendo. Lejos de las ciudades, la población depende de la agricultura y, debido a la sequía, muchas personas ahora luchan contra la inseguridad alimentaria y la desnutrición.

Angola ya está entre los cuatro países con mayores aumentos de precios de alimentos como cereales y aceite de cocina, agravados por la guerra en Ucrania.

2. Malawi: ciclones, cólera y hambre

Gladys Mulima, de 26 años, se encuentra en su campo en el distrito de Nsanje, en el sur de Malawi. Foto: Lucy Beck/CARE

Aunque es uno de los países que menos está contribuyendo a la crisis climática, Malawi se encuentra entre los más golpeados por sus efectos.

Los fenómenos meteorológicos extremos, como sequías y ciclones, ocurren con mucha frecuencia y, como resultado, los alimentos escasean y 5.4 millones de personas no tienen suficiente para comer. Los largos períodos de sequía e inundaciones plantean una amenaza existencial y exacerban una crisis alimentaria ya profunda.

En 2019, el ciclón Idai dejó un rastro de devastación a su paso. Las inundaciones destruyeron los cultivos y las casas de casi 87,000 personas. A principios de 2022, el ciclón Ana arrasó Malawi, dejando a casi un millón de personas necesitadas de ayuda humanitaria para salvar vidas.

Las inundaciones desplazaron a más de 150,000 personas, que han tenido que buscar refugio en escuelas u otros refugios de emergencia porque han perdido sus hogares.

En muchas áreas, los esfuerzos de reconstrucción posteriores al ciclón Idai fueron en vano, ya que los hogares y las comunidades quedaron nuevamente devastados.

3. República Centroafricana: 53 años de esperanza de vida

Foto: Julie Edwards/CARE

Los cultivos herbáceos, las frutas y las verduras crecen casi todo el año en la República Centroafricana y, sin embargo, la gente sigue pasando hambre. Una de cada dos personas no tiene suficiente para comer.

Durante años, la crisis climática ha estado destruyendo lo que prospera en los suelos fértiles. En junio de 2022, grandes inundaciones destruyeron más de 2,600 casas y 18,500 85,300 hectáreas de tierra cultivada. Unas XNUMX personas perdieron sus hogares. Muchos buscaron refugio en edificios públicos.

Pero cuando las escuelas se convierten en refugios de emergencia, no hay lugar para aprender. Alrededor de 10,000 niños no pudieron comenzar el nuevo año escolar. Cuando esto sucede, muchos abandonan el sistema educativo por completo y no tienen posibilidad de regresar.

4. Zambia: pobreza, VIH y violencia

Mujeres en Kafue, Zambia, preparando aceite de cocina para la venta. Foto: Tsvangirayi Mukwazhi/FOTO DOCUMENTO

Hace un año, Zambia ocupó el puesto número 1 en la lista de CARE de las crisis más subreportadas. Este año está en el número 4.

Sin embargo, eso es más un reflejo del empeoramiento de las crisis en otros países de la lista, en lugar de cualquier mejora en la situación en Zambia.

La mitad de la población se las arregla con menos de 1.90 dólares estadounidenses al día. Más del diez por ciento están infectados con el VIH y, en 2021, aproximadamente 19,000 personas murieron de SIDA en el país.

5. Chad: disturbios e inundaciones

La gente carga la ayuda alimentaria distribuida por Care en Noursi Adya, cerca de Iriba, Chad. Foto: Brendan Bannon/CARE

Chad es uno de los países más pobres del mundo. 6.1 millones de personas necesitan ayuda humanitaria. La violencia y la inseguridad dominan la vida de la población. El país sufre desde hace años conflictos armados en la región del Sahel. La región alrededor del lago Chad se ve particularmente afectada por las actividades de varios grupos armados.

A mediados de octubre de 2022, miles de personas en Chad salieron a las calles en varias ciudades del país para manifestarse contra el gobierno militar interino y pedir elecciones democráticas. Decenas de personas murieron y cientos resultaron heridas.

Los disturbios en curso en Chad y los países vecinos están provocando desplazamientos dentro del país y más allá de sus fronteras. El país centroafricano sin salida al mar alberga la mayor población de refugiados de la región del Sahel, con 575,000 refugiados. Más de dos tercios son de Sudán. Además, hay 381,000 personas huyendo dentro del país. Las necesidades humanitarias son enormes y están agotando los escasos recursos del país.

6. Burundi: entre desastre natural y crisis económica

Inundaciones en Gatumba. Foto: Inés Ininahazwe/CARE Internacional

Burundi es considerado el “corazón de África” debido a la forma única de este pequeño país del este de África sin salida al mar. Otra característica distintiva se encuentra en el suroeste: el lago Tanganyika.

Es el lago más antiguo y profundo de África, conocido por su extraordinaria biodiversidad. El 95 por ciento de las más de 300 especies de peces que viven en el lago solo se pueden encontrar allí.

Una imagen de satélite del lago Tanganica. Foto: Equipo de Respuesta Rápida Terrestre MODIS, NASA GSFC

Pero Burundi es también uno de los países más pobres del mundo y ha estado en la lista de crisis humanitarias olvidadas de CARE todos los años excepto uno. De los casi 13 millones de habitantes, más del 70 por ciento vive por debajo del umbral de la pobreza.

El estado de la nutrición en el país es alarmante, con el 52 por ciento de los niños menores de cinco años con desnutrición crónica.

La COVID-19, las entradas limitadas de asistencia para el desarrollo y el aumento de la pobreza han empeorado recientemente la situación. La falta de agua potable segura y confiable y de atención médica deja a 1.8 millones de personas en necesidad de asistencia humanitaria.

Burundi ha estado en crisis económica desde 2015. La guerra en Ucrania y la consiguiente falta de importaciones de Rusia y Ucrania a África han exacerbado aún más la situación. A esto se suma una alta tasa de inflación.

7. Zimbabue: entre sequías e inundaciones repentinas

La sequía provocada por el clima en Zimbabue ha provocado muchas cosechas fallidas y familias que luchan por alimentarse. Foto: John Hewat/CARE

En Zimbabue, las consecuencias del cambio climático son cada vez más evidentes y terribles cada año. Los largos períodos de sequía a menudo son seguidos por fuertes lluvias que causan inundaciones generalizadas en suelos polvorientos. Los extremos climáticos, conocidos como choques climáticos, devastan los medios de subsistencia de grandes segmentos de la población. Zimbabue también es azotado con frecuencia por ciclones que dejan destrucción a su paso.

Aproximadamente la mitad de los aproximadamente 15.6 millones de habitantes viven en la pobreza extrema. La inseguridad alimentaria está muy extendida y afecta a más de 5.8 millones de personas. Alrededor de 74,000 niños están gravemente desnutridos y casi el 27 por ciento muestra signos de problemas de crecimiento y desarrollo.

8. Malí: Hambre, conflicto y crisis climática

Distribución de alimentos en Malí. Foto: Marie-Eve Bertrand/CARE

Mali es un vasto país sin salida al mar en el corazón del Sahel, donde convergen muchas crisis. Más de las tres cuartas partes de los 21 millones de habitantes viven en la pobreza y más de 7.5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria.

Casi un tercio de los niños menores de cinco años sufren problemas de crecimiento y desarrollo, y más de 300,000 están afectados por desnutrición aguda. Uno de cada ocho niños en edad de asistir a la escuela primaria no asiste a la escuela, y de los niños matriculados, solo un tercio son niñas.

9. Camerún: De crisis en crisis

Más de 100,000 refugiados cameruneses viven en la miseria en sitios espontáneos y en campamentos organizados alrededor de la capital chadiana, Ndjamena. Foto: CARE Internacional.

Camerún se ha visto afectado repetidamente por crisis humanitarias durante la última década. También ha habido desastres naturales, enfermedades como el cólera y, más recientemente, el impacto económico de la pandemia de COVID-19 y de la guerra en Ucrania. 3.9 millones de personas necesitan asistencia humanitaria de emergencia, alrededor del 14 por ciento de la población total.

El extremo norte de Camerún está desestabilizado desde 2014 por la insurgencia de grupos armados no estatales. En 2022, ha habido redadas y ataques contra civiles.

La región del Sahel también se ha visto gravemente afectada por el cambio climático. Los desastres naturales son comunes, particularmente las inundaciones. Los alimentos y los recursos son escasos.

Desde 2016, existe un alto nivel de inseguridad y violencia armada en el noroeste y suroeste del país. Muchas personas han tenido que buscar seguridad en otras partes de Camerún. Los ataques a las escuelas y los cierres que han durado meses han bloqueado el camino a la educación para innumerables niños.

Según el último recuento, se cerraron más de 3,000 escuelas en Camerún debido a la crisis.

10. Níger: Crisis en el corazón del Sahel

En las zonas rurales de Níger, las aldeas como Kagadam son comunidades muy unidas donde las familias y los vecinos dependen unos de otros para sobrevivir en la dura y seca región del Sahel. Foto: Josh Estey/CARE

Níger, cubierto en su mayor parte por el desierto del Sahara, es un país sin salida al mar en la región del Sahel. El país se encuentra en una ruta de tránsito importante para los inmigrantes que se dirigen a Europa y tiene las cuartas reservas de uranio más grandes del mundo.

En general, es un país de récords: uno de los países más cálidos, tiene la tasa de fertilidad más alta y el crecimiento demográfico más alto del mundo. Sin embargo, en el Índice de Desarrollo Humano del PNUD, que mide tres aspectos fundamentales del desarrollo humano: salud, conocimiento e ingresos, Níger se ubica cerca del fondo.

La guerra en Ucrania tiene efectos en todas partes

De las 47 crisis que CARE estudió, Ucrania recibió la mayor cobertura mediática, con 2.2 millones de artículos en los medios en línea. Tan recientemente como el año pasado, Ucrania ocupó el segundo lugar entre las crisis humanitarias olvidadas en nuestro informe.

La guerra en Ucrania también fue, junto con el cambio climático, una de las principales causas de las crisis de este año. Con la caída de las exportaciones de cereales y el aumento de los precios mundiales, personas de todo el mundo sufrieron las consecuencias del conflicto. Pero en ninguna parte es esto más evidente que en África.

Las 10 crisis en el Rompiendo el silencio informe combinado para solo 66,723 artículos publicados. Hubo más del triple de artículos sobre la disputa legal entre Johnny Depp y Amber Heard que casi todas las 10 crisis humanitarias desatendidas juntas.

Una nota sobre la metodología de CARE: El número total de personas afectadas por cada crisis se deriva de los datos del portal de análisis ACAPS, el servicio de información de la ONU Reliefweb y las propias cifras de CARE. Con el apoyo del monitoreo de medios de Meltwater, CARE luego examinó cinco áreas lingüísticas (árabe, inglés, francés, alemán y español). A cada país se le añadieron las palabras clave correspondientes a la crisis, de modo que, por ejemplo, no se contabilizaron todos los artículos sobre Angola, sino específicamente aquellos que también hablaban de hambre y/o sequía. En total, Meltwater analizó 5.8 millones de artículos para las 47 crisis. Esto resultó en el top 10 de aquellas crisis que recibieron la menor cobertura. El período de estudio es del 1 de enero al 10 de octubre de 2022, debido a la siguiente fase de producción del informe, que se publica siempre en enero.

Volver arriba