Por qué las mujeres y las niñas son particularmente vulnerables al COVID-19 - CARE

5 razones por las que las mujeres y las niñas son particularmente vulnerables al COVID-19

Foto: Peter Caton / CARE

Foto: Peter Caton / CARE

Foto: Peter Caton / CARE

Aunque se dice que los hombres y los ancianos corren un mayor riesgo de contraer enfermedades graves debido al COVID-19, las mujeres y niñas que viven en la pobreza y en medio de crisis humanitarias enfrentan desafíos únicos.

La pandemia de COVID-19 que afecta al mundo tendrá un impacto especialmente devastador en las mujeres y niñas que viven en la pobreza y en situaciones de crisis humanitaria, según los expertos de CARE.

El virus se detectó por primera vez en la provincia china de Hubei a fines de diciembre de 2019. Al 30 de marzo, hay más de 693,000 casos confirmados en todo el mundo y más de 33,000 personas han muerto como resultado del virus, según la Organización Mundial de la Salud. Como la epidemia no muestra signos de desaceleración, países como Italia, España y los EE. UU. Están luchando por controlar su propagación debido a la falta de equipos de prueba, camas de hospital, suministros de seguridad y personal adecuados. El coronavirus se ha extendido a países como Siria y Bangladesh, donde representa un gran riesgo para las comunidades vulnerables que ya enfrentan conflictos, desplazamientos y falta de infraestructura.

Cuando llegan las emergencias, las mujeres y las niñas son las últimas.

“Sabemos que cuando golpean las emergencias, las mujeres y las niñas son las últimas”, dice Susannah Friedman, directora de política humanitaria de CARE. "Aunque los datos actuales podrían indicar que los hombres y los ancianos tienen más probabilidades de contraer el virus, las mujeres y las niñas seguirán sufriendo dificultades injustas como resultado de la pandemia".

A documento de política de CARE sobre las implicaciones de género de COVID-19 indica que en contextos humanitarios y de desarrollo, un brote podría afectar de manera desproporcionada la salud, los medios de subsistencia y la protección de mujeres y niñas. He aquí por qué están particularmente en riesgo:

1. Las mujeres, las niñas y las personas LGBTQ + corren un mayor riesgo de sufrir violencia de género.

La evidencia de los brotes de ébola tanto en África Occidental como en la República Democrática del Congo sugiere que los incidentes de explotación y abuso sexuales aumentan durante las emergencias de salud pública. Cuando las escuelas en Sierra Leona se cerraron durante nueve meses durante el brote, se estima que 18,000 adolescentes quedaron embarazadas, según la ONU, ya que eran más vulnerables a la agresión sexual durante la cuarentena.

La evidencia también sugiere que es probable que los servicios de apoyo para quienes enfrentan abuso doméstico disminuyan durante los brotes a medida que los recursos se desvían hacia necesidades de salud inmediatas.

Esta es una preocupación importante, particularmente porque las medidas de precaución para prevenir la propagación de COVID-19 incluyen limitar el movimiento y poner en marcha medidas de cuarentena, lo que probablemente aumente la explotación y el abuso sexuales.

Las 10 mejores historias de CARE de 2020

Desde los impactos sin precedentes de la pandemia de COVID-19 hasta una temporada histórica de elecciones en EE. UU., Estas son las historias más populares que CARE publicó este año.

Más información
20 historias que nos inspiraron en 2020

En un año difícil, estas historias ofrecieron esperanza, fuerza e inspiración.

Más información

2. Las mujeres pueden ser empleadas en actividades informales que son propensas a interrupciones.

Durante el brote de ébola en África occidental, las restricciones al movimiento de mercancías y personas obstaculizaron las actividades comerciales de las mujeres, tanto transfronterizas como entre comunidades.

Este patrón continúa una vez más, ya que varios países imponen restricciones al movimiento para evitar la propagación del COVID-19. En Kenia, el gobierno cerró los mercados al aire libre para evitar el hacinamiento en los espacios públicos, lo que tiene un impacto adverso en las mujeres que están empleadas en actividades informales como la venta en el mercado. Las mujeres también realizan casi el 75% del comercio transfronterizo informal en África Oriental, que se verá afectado por el cierre de fronteras de países como Uganda y Ruanda.

La pandemia de COVID-19 también afectará a las trabajadoras migrantes. A medida que se imponen restricciones de viaje, es posible que las mujeres no puedan llegar a sus puestos de trabajo o dejarlos, lo que cortaría sus medios de vida, lo que resultaría en impactos generalizados y a largo plazo para ellas y sus familias.

Cuando llegan las emergencias, las mujeres y las niñas son las últimas.

Susannah Friedman

de los trabajadores sanitarios mundiales son mujeres

de los trabajadores sanitarios mundiales son mujeres

3. Será más difícil conseguir materiales de saneamiento e higiene de la mujer.

Las mujeres y niñas que dependen de las agencias humanitarias para sus suministros sanitarios, incluidos productos menstruales, jabón y pastillas para el tratamiento del agua, pueden ver interrumpidos esos servicios. Los servicios interrumpidos, los ingresos reducidos o desaparecidos, además de las compras de pánico y los aumentos repentinos de la demanda que han provocado que los precios se disparen, limitan el acceso general de las personas de bajos ingresos y otras personas vulnerables a los suministros necesarios.

Si bien el gobierno de Ruanda ha fijado precios para determinados artículos del hogar para evitar que los precios se disparen durante esta crisis, la mayoría de los países no lo han hecho, lo que deja a las personas en riesgo de no poder satisfacer las necesidades de sus hogares.

4. Las mujeres y las niñas son las primeras en sentir el impacto de la inseguridad alimentaria.

Durante las emergencias de salud pública, las mujeres y las niñas suelen estar entre las primeras en pasar hambre. Las normas sociales en algunos contextos dictan que comen al final y al final.

En Ghana, como es el caso en muchos otros países, las escuelas se cerraron debido a la pandemia del coronavirus, lo que interrumpió el programa nacional de alimentación del gobierno que sirvió comidas a más de 2.6 millones de niños en todo el país. Las niñas, que ya tienen más probabilidades de estar desnutridas, podrían enfrentar complicaciones de salud adicionales.

Durante el brote de ébola en África occidental, las restricciones de circulación y las medidas de cuarentena dieron como resultado un menor comercio y accesibilidad a los alimentos y, por lo tanto, precios más altos. Algunos hogares redujeron el consumo de alimentos o se endeudaron para pagarlo, mientras que algunas mujeres y niñas se involucraron en transacciones sexuales por alimentos para poder sobrevivir.

168

millones

Las personas vulnerables de todo el mundo ya necesitan asistencia humanitaria.

5. Las normas sociales y la prestación de cuidados exponen a las mujeres y las niñas a mayores riesgos de salud.

Las normas sociales y las expectativas de las mujeres y las niñas, como asumir roles de cuidadoras en sus familias, las ponen en mayor riesgo de estar expuestas al virus. Las mujeres también comprenden alrededor del 70 por ciento de la fuerza laboral mundial en el cuidado de la salud.

Durante emergencias de salud pública pasadas, como el ébola y el zika, se han desviado recursos de los servicios de atención médica de rutina hacia la contención y respuesta a los brotes. Estas reasignaciones perjudicaron a mujeres y niñas que tenían un acceso limitado a los servicios de salud sexual y reproductiva, como anticonceptivos y atención pre y posnatal.

Incluso si estos servicios continúan estando disponibles durante COVID-19, las medidas de precaución como el distanciamiento social reducirán la accesibilidad. Durante el brote de ébola en África occidental de 2014 a 2016, el miedo a contraer la enfermedad provocó que menos mujeres acudieran a las clínicas de salud.

Mientras el mundo enfrenta el desafío sin precedentes de la pandemia de COVID-19, CARE se compromete a adaptar su programación y ampliar sus actividades siempre que sea posible.