CARE brinda atención médica móvil para salvar vidas a afganos vulnerables - CARE

CARE brinda atención médica móvil para salvar vidas a afganos vulnerables

El doctor escribe notas mientras la madre sostiene al niño

Belqees llevó a su hijo de seis meses a esta clínica de salud móvil en Nahr-e-abdullah. La clínica visita este pueblo semanalmente, brindando servicios de salud a más de 200 familias cada vez. Fotos: Mirwais Nasery/CARE

Belqees llevó a su hijo de seis meses a esta clínica de salud móvil en Nahr-e-abdullah. La clínica visita este pueblo semanalmente, brindando servicios de salud a más de 200 familias cada vez. Fotos: Mirwais Nasery/CARE

“Estoy embarazada de ocho meses, pero esta es la primera vez que veo a un médico”, dijo Belqees*, de 28 años, en una clínica de salud móvil de CARE en la provincia de Balkh, al norte de Afganistán. Como muchas mujeres, Belqees vive demasiado lejos de un hospital público o no puede pagar los costos de transporte, y el costo de asistir a una clínica privada pone esa opción fuera de su alcance.

Alrededor de 80 a 100 pacientes asisten a la clínica de salud móvil semanal en este pueblo remoto, la mayoría de los cuales de otro modo no podrían acceder a la atención médica que necesitan. Además de un médico, las clínicas móviles de CARE cuentan con una partera, un vacunador, un consejero de nutrición y un trabajador psicosocial.

“Mi esposo es jornalero, pero no ha encontrado trabajo desde el comienzo del invierno”, dijo Jamila, de 28 años. “Tuvo un accidente de motocicleta y ha tenido problemas de salud mental desde entonces. En casos raros, nuestros vecinos nos ayudan con pan y harina. Cuando puedo, les lavo la ropa para ganar dinero para alimentar a mis hijos, a pesar de que es doloroso debido a una lesión en el brazo que tengo. No he visto a un médico por mi brazo porque no puedo pagar el tratamiento.

“Tengo dos hijos, Shahnaz, de 3 años, y Razia, de 2, y ambos sufrieron desnutrición desde que nacieron. No hemos podido cuidarlos adecuadamente porque no podemos permitírnoslo. Desde que CARE comenzó a ayudarnos con los paquetes de nutrición, el estado de salud de mis hijos ha mejorado. Si CARE no nos hubiera ayudado, su salud habría seguido empeorando”.

Doctor examinando al bebé con un estetoscopio
Karima, de 26 años, lleva a su bebé de siete meses a la clínica móvil en el pueblo de Nahr-e-abdullah. El niño ha estado sufriendo de una enfermedad en el pecho y las axilas desde hace algún tiempo. Después del examen, el médico aconseja a Karima que transfiera al bebé al hospital especializado más cercano en Mazar-e-Sharif. En casos especiales, cuando los niños y las madres tienen enfermedades graves y no es posible tratarlos en clínicas de salud móviles, CARE proporciona asistencia en efectivo hasta 4,000 afganos para tratamiento en hospitales especializados.

En muchas áreas, la única opción

En una aldea montañosa de 4,000 casas en la provincia de Kabul, CARE es la única organización que brinda servicios de salud, incluidos medicamentos, salud materna y servicios de nutrición, a los residentes, en particular a mujeres y niñas, a través de sus clínicas de salud móviles semanales. El desempleo, la pobreza, la falta de escuelas y los problemas de salud mental son los principales desafíos en el área.

“Cada vez que vengo aquí, veo entre 100 y 150 pacientes en un día”, dijo el Dr. Shamsur Rahman, médico de CARE. “La gripe, la tos y otras enfermedades relacionadas con el invierno, como problemas pulmonares y diarrea, son los problemas más comunes en este pueblo. Las mujeres y los niños son los más vulnerables y están en extrema necesidad. Aquí no hay centros de salud física.

“CARE es la única organización que brinda servicios de salud para esta comunidad. También brindamos medicamentos gratuitos, mientras que en los centros de salud públicos, los medicamentos deben pagarse y, a menudo, las personas simplemente no pueden pagarlos”.

En los últimos seis meses, CARE Afganistán ha brindado apoyo a 61,592 65 personas, el XNUMX % de ellas mujeres y niñas, con servicios de salud en las provincias de Ghazni, Herat, Balkh, Kabul y Khost. Los servicios incluyen atención primaria de salud, salud materna, apoyo nutricional, referencias a centros especializados para casos de violencia de género, educación sobre el COVID y servicios de apoyo psicosocial. Además, CARE ha distribuido medicamentos de emergencia, suministros médicos y equipos a los establecimientos de salud.

Desde el cambio de gobierno de agosto de 2021, la escasez de medicamentos y equipos, además de los salarios impagos de los trabajadores de la salud, han ejercido una enorme presión adicional sobre un sistema de salud ya débil. Se estima que seis millones de personas no tienen acceso, o tienen acceso insuficiente, a la atención médica en Afganistán, y las mujeres y los niños pagan el precio más alto. CARE está instando a la comunidad internacional a intensificar su compromiso para permitir que las personas más vulnerables de Afganistán accedan a servicios de salud críticos.

* Todos los nombres cambiaron.