Sequía en Somalia: “Una pesadilla que se repite” - CARE

Sequía en Somalia: “Una pesadilla que se repite”

Debido a la falta de agua, el bajo rendimiento de los cultivos y la falta de ingresos, más de ocho millones de personas ya han tenido que huir dentro de Somalia, la mayoría mujeres y niños. Todas las fotos: Saddam Mohamed/CARE

Debido a la falta de agua, el bajo rendimiento de los cultivos y la falta de ingresos, más de ocho millones de personas ya han tenido que huir dentro de Somalia, la mayoría mujeres y niños. Todas las fotos: Saddam Mohamed/CARE

Antes de la sequía del año pasado, Nurta Hassan Hussein, de 25 años, tenía 100 vacas y 80 cabras. Pero para septiembre de 2021, solo quedaban tres vacas y cinco cabras. La falta de agua y pastos obligó a Nurta y su primer hijo a dejar su hogar para ir a un campamento de población desplazada en las cercanías de Dhobley.

“Estaba embarazada y enferma cuando llegamos a Dhobley”, dice Nurta. “Mi cuerpo estaba débil y se debilitaba cada día más. Había perdido grasa y músculo por el hambre, y me sentía cansada, irritable y no podía concentrarme. Estaba en la cama la mayor parte del tiempo, sin poder caminar ni hacer mis tareas diarias”.

Mientras Nurta intentaba recuperarse, las crisis en el resto del país se multiplicaron.

posible hambruna

Ahora, en 2022, después de cuatro temporadas de lluvia fallidas y dos plagas de langostas del desierto, así como los efectos económicos de COVID y la guerra en Ucrania, los expertos en seguridad alimentaria están saliente posible hambruna.

Casi ocho millones de personas en Somalia ahora sufren una grave escasez de alimentos, más de 200 niños han muerto por desnutrición y cientos de miles de personas, como Nurta, han sido desplazadas en busca de alimentos y agua.

mujer y niño
Nurta Hassan Hussein, de 25 años, en el centro de salud de Dhobley con su hijo mayor.

La recuperación lleva tiempo

“En octubre, todavía no podía caminar”, dice Nurta. “Así que me llevaron al centro de salud para recibir atención médica”.

El Centro de Salud de Dhobley, donde se llevó a Nurta, está a cargo de la Asociación de Desarrollo del Sur de Wajir (WASDA) y cuenta con el apoyo de CARE International. Allí, los profesionales de la salud brindan programas de alimentación para bebés y niños, así como tratamiento para aquellos con desnutrición aguda moderada y severa.

Cuando llegó, la enfermera le dijo a Nurta que su nivel de hemoglobina era peligrosamente bajo y que la parte superior de su brazo medía poco más de siete pulgadas. Según los expertos médicos, la hemoglobina baja puede provocar insuficiencia cardíaca y, en algunos casos, la muerte, mientras que una circunferencia del brazo medio superior (MUAC) de menos de siete pulgadas y media indica desnutrición.

La clínica proporcionó medicamentos a Nurta para ayudarla con la hemoglobina, así como refuerzos nutricionales como nueces de ciruela para combatir su desnutrición.

“Después de recibir atención en el centro, mi salud mejoró”, dice Nurta. “Las vitaminas y el hierro ayudaron a elevar mi nivel de hemoglobina y, en mi última visita, mi MUAC había subido a ocho pulgadas y media. En diciembre, finalmente me dieron de alta”.

La sequía ha provocado el desplazamiento de miles de familias de sus hogares y la pérdida de más de 700,000 cabezas de ganado.

Donde la crisis golpea más fuerte

A medida que se profundiza la crisis humanitaria de múltiples niveles, las mujeres como Nurta son las más afectadas. A medida que se secan más fuentes de agua, las mujeres y las niñas se ven obligadas a caminar largas distancias y esperar largas horas para llegar a lo que queda.

Además, los costos del agua han aumentado junto con los precios del combustible, lo que limita aún más el acceso de muchos hogares vulnerables. La cría de ganado, que forma la columna vertebral de los ingresos de familias como Nurta, se ha visto particularmente afectada. Las familias han perdido cientos de miles de animales por falta de agua y pastos.

“Para las comunidades en Somalia, otra hambruna es impensable”, dice Iman Abdullahi, Director de País de CARE Somalia/Somalilandia.

“Para las familias que soportaron la última hambruna, esta es una pesadilla que se repite”.

CARE está ampliando su respuesta a la crisis a través de programas de salud y nutrición como el de Dhobley, así como asistencia con agua, saneamiento e higiene en todo el país. CARE también brinda apoyo alimentario y de medios de subsistencia en forma de efectivo y cupones, para que las personas puedan elegir la mejor manera de priorizar las finanzas de su hogar.

“La comunidad humanitaria emitió varias advertencias y dio la voz de alarma en los últimos dos años, pero no pudimos evitar una catástrofe”, dice Deepmala Mahla, vicepresidenta de asuntos humanitarios de CARE USA. “Pero nunca es demasiado tarde para responder y salvar vidas”.

Nurta Hassan Hussein y su hija en la clínica de salud de Dhobley.

CARE espera que la historia de éxito de Nurta se convierta en una de muchas en Somalia, pero la necesidad de ayuda sigue creciendo.

“La enfermera todavía me llama para hacer un seguimiento y me da medicamentos y consejos de salud”, dice Nurta. “Ahora puedo cuidar a mis hijos y puedo caminar y hacer el trabajo diario que mi familia necesita”.

Para obtener más información sobre el trabajo de CARE en Somalia, visite la página de respuesta a desastres de CARE aquí.