Sequía en Somalia: 'Si las cosas siguen así, también perderemos la vida' - CARE

Sequía en Somalia: 'Si las cosas siguen así, también perderemos la vida'

Una persona con un vestido colorido.

Asha Mohammed, de 43 años, en su campo de tomates secos. Todas las fotos por Sarah Easter/CARE

Asha Mohammed, de 43 años, en su campo de tomates secos. Todas las fotos por Sarah Easter/CARE

"Soy agricultora. Mi vida y la de mi familia depende de la cosecha. Es nuestra única fuente de ingresos", dice Asha Mohammed, de 43 años. La madre de ocho hijos está parada en su campo de tomates secos en un pequeño pueblo somalí. sacando malas hierbas. Hace viento y nubes de polvo se arremolinan sobre el suelo seco.

“No creo que pueda cosechar nada de este campo este año. Simplemente no hay suficiente agua”, dice Asha. En una buena temporada de lluvias, puede cosechar sus tomates cada tres semanas y vender 37 libras por alrededor de $12. Pero por segundo año consecutivo, ha llovido muy poco en Somalia.

Ahora, Asha tiene que comprar ella misma los tomates en el pueblo de al lado.  

En el pasado, cuando las temporadas de lluvias eran buenas, los aldeanos podían recolectar suficiente agua de lluvia en sus tanques de agua para sus propias necesidades y para los campos. Pero ahora el pueblo no tiene suficiente agua en sus tanques ni siquiera para beber. Los aldeanos deben depender de los camiones cisterna del pueblo más cercano. Todas las familias tienen que unir fuerzas para pagar la llegada de estos camiones cisterna, pero el agua es demasiado cara para los campos. Solo se puede utilizar para cocinar y beber. 

Asha Mohammed, de 43 años, va a buscar agua a sus vecinos.

El agua es vida

Los hijos de Asha miran a través de una abertura en el tanque de agua de la familia. Esta vacio. Asha tiene que conseguir su agua de los vecinos. Con una carretilla y un bidón de agua, camina hasta el patio del vecino.

Saca un balde del tanque con una cuerda y llena sus botes. Con el bote entra en una pequeña choza hecha de palos y hierro corrugado detrás de la casa principal: su cocina.

Sentada en un pequeño taburete, enciende un fuego y luego coloca una olla sobre él. A menudo tienen que saltarse una comida porque no tienen suficiente agua. “No puedo cocinar para mis hijos sin agua”, explica Asha.

Mujer se pone en cuclillas sobre fuego pequeño
Asha Mohammed, de 43 años, prepara el almuerzo para su familia.

Junto a la cabaña que sirve de cocina hay un área cercada para las cabras y ovejas de la familia. “Hemos perdido casi todos nuestros animales”, dice Asha. Las manadas de animales no pueden encontrar suficiente agua y comida. Se vuelven más débiles y más susceptibles a las enfermedades. El veterinario local tiene más clientes que nunca. “Muchas de las cabras tienen parásitos o neumonía e infectan a los demás animales del rebaño”, dice el veterinario Ahmed Saleban. Trata a los animales con medicamentos y aconseja al pueblo sobre cómo separar los animales enfermos de los sanos. Asha alimenta a sus cabras y ovejas con hierba seca, pero incluso las que quedan tosen.

Dos hombres con un pequeño animal
El veterinario local trata a más animales que nunca.

“La vida es dura y cada vez es más difícil”, dice Asha. “Vivimos al día, al día. Estamos perdiendo nuestros campos y nuestro ganado. Si las cosas siguen así, también perderemos la vida”.

Como participante en el proyecto de dinero por trabajo de CARE, recibe 90 euros al mes por su trabajo en un proyecto que reduce la propagación de la sequía. “Sin el trabajo de CARE y la ayuda”, dice Asha, “no sobreviviríamos”.