Inundaciones en Pakistán: “Así es como se ve la crisis climática” - CARE

Inundaciones en Pakistán: “Así es como se ve la crisis climática”

Mai en un refugio temporal en el distrito de Tehsil Salehpat de Sukkur, una ciudad en la región de Sindh en Pakistán. Todas las fotos por CARE Pakistán.

Mai en un refugio temporal en el distrito de Tehsil Salehpat de Sukkur, una ciudad en la región de Sindh en Pakistán. Todas las fotos por CARE Pakistán.

En medio de la noche, la casa de Mai comenzó a llenarse de agua. Ella y su esposo reunieron las posesiones que pudieron y prepararon a sus mayores para huir de lo que se convertiría en una de las peores inundaciones en la historia de Pakistán. Mientras trabajaban, su hijo de tres años se tiró de la cama hacia el agua que crecía.

Mai lo encontró allí solo unos minutos después, ahogado.

“No sé cómo me perdonaré a mí misma”, dice. “Mi hijo perdió la vida”.

Dado que las lluvias monzónicas sin precedentes han sumergido amplias franjas del país en los últimos meses, miles de familias paquistaníes como la de Mai se han visto obligadas a huir y más de 1,500 personas han muerto.

La situación de las comunidades en las áreas afectadas por las inundaciones empeora día a día, en particular para las mujeres y las niñas. A los funcionarios de CARE les preocupa que el daño continuo provoque un brote de enfermedades transmitidas por el agua como la diarrea y el cólera, lo que empeoraría aún más la situación, que ya es grave.

La familia de Mai teme que, incluso cuando las aguas retroceden y lloran por su hijo, podría haber más tragedia por venir.

“Mi hijo de cuatro meses es un bebé prematuro. Ella está enferma."

Mujer, hombre y niño.
Mai con su marido y su bebé de cuatro meses.

El gobierno paquistaní ha declarado 81 de los 160 distritos del país “golpeados por la calamidad”, lo que se traduce en más de 33 millones de personas afectadas por las inundaciones.

La agencia de salud reproductiva de la ONU estima hay casi 650,000 mujeres embarazadas en estas áreas, y se espera que hasta 73,000 de estas mujeres den a luz en el próximo mes.

“Ningún lugar para dar a luz de manera segura”

Zurbano y Himat habían estado viajando de refugio en refugio desde que ocurrió el desastre. Las inundaciones se llevaron su hogar, destruyeron sus cultivos y mataron a los animales de los que dependían para obtener alimentos e ingresos.

Zárbano se puso de parto a las 2 am

Himat trató de encontrar una motocicleta para poder llevarla a recibir atención médica, pero no tenía mucho tiempo. El centro de salud más cercano estaba a una hora y media de distancia.

Cuando Himat finalmente encontró una bicicleta que funcionaba, no tenía suficiente combustible para el viaje. A pesar del riesgo, se dio cuenta de que Zárbano necesitaría tener al bebé en la tienda.

Las mujeres de los albergues cercanos acudieron a ofrecer la ayuda que pudieron, y más tarde esa mañana, Zárbano dio a luz a su séptimo hijo.

Mujer y hombre
Zurbano, Himat y su bebé en un refugio temporal en Jacobabad.

“Pueblos enteros arrasados, familias rotas y muchas personas durmiendo bajo el cielo”, dice Adil Sheraz, director de país de CARE Pakistán. “Las estructuras sociales habituales que mantienen a las personas seguras se han derrumbado, y esto puede ser muy peligroso para las mujeres y las niñas. Las mujeres embarazadas no tienen dónde dar a luz de forma segura, porque las inundaciones han arrasado casas e instalaciones de salud. Sus vidas y las vidas de sus bebés estarán en peligro si no pueden acceder a una atención adecuada de la salud materna”.

Un niño frente a un albergue temporal
En agosto, CARE distribuyó tiendas de campaña, lonas impermeables, kits de artículos no alimentarios, kits de letrinas de emergencia y kits de higiene en albergues temporales como este en la región de Baluchistán.

En los últimos días desde que nació el bebé, Zárbano ha tenido problemas para caminar, especialmente cuando ha tenido que salir al campo para ir al baño. Su recién nacido no ha recibido medicamentos ni vacunas, lo que, según ella, lo pone en gran riesgo.

Desde que comenzó la crisis, CARE ha estado proporcionando kits de refugio con elementos básicos cotidianos como cepillos de dientes, ropa interior, toallas, jabón, pastillas para purificar agua, bidones y mosquiteros, junto con lonas impermeables, cuerdas y kits de letrinas de emergencia.

Pero las necesidades del país continúan creciendo, incluso cuando la crisis inmediata se ha estabilizado. La situación de Zárbano, como la de Mai, es generalizada para las mujeres y las familias que luchan por las secuelas de la inundación.

Existe un temor real de que la crisis climática pueda significar que emergencias como estas se conviertan en la nueva normalidad.

“Estas inundaciones son algunas de las peores que jamás haya visto Pakistán”, dice Sheraz, “Así es como se ve la crisis climática”.

“Hoy, es Pakistán. Mañana, podría ser otro país”.

El Departamento Meteorológico de Pakistán estima que el país ya ha experimentado más del doble de la cantidad de lluvia esperada anualmente, aunque solo estamos en septiembre. Y este desastre se produce solo unos meses después de que una ola de calor sin precedentes azotara el país en mayo y junio.

La serie de desastres se suma a una imagen global de perturbaciones climáticas generalizadas, donde países como Pakistán, que ha contribuido con menos de 1% de las emisiones globales acumuladas de carbono desde 1750, sufrirá algunos de los efectos más devastadores de la crisis en 2022.

Luego de la respuesta inicial al desastre, CARE planea apoyar la recuperación de las comunidades afectadas por las inundaciones rehabilitando o construyendo refugios permanentes, sistemas de agua y letrinas domésticas. Como parte de la recuperación a largo plazo, CARE también planea trabajar para restaurar los ingresos y los medios de subsistencia al proporcionar recursos agrícolas como semillas, herramientas y kits para aves de corral, así como asistencia en efectivo donde la entrega de materiales de socorro no sea posible.

“CARE ya comenzó a apoyar a las comunidades, pero la necesidad es enorme”, continuó Sheraz. “Hacemos un llamado a la comunidad internacional para obtener los fondos que se necesitan con urgencia para que podamos aumentar nuestros esfuerzos para brindar ayuda de emergencia inmediata y asistencia de recuperación a largo plazo. El pueblo de Pakistán tiene un camino largo y difícil por delante y necesita nuestro apoyo colectivo ahora”.

Para obtener más información sobre cómo CARE está ayudando a las víctimas de las inundaciones en Pakistán, por favor visite la página de ayuda de emergencia aquí.