La Asociación de Mujeres de Kabul construye la igualdad de género a nivel de base - CARE

La Asociación de Mujeres de Kabul construye la igualdad de género a nivel de base

Retrato de Faria con miembros de la Asociación de Mujeres de Kabul

Faria, de 27 años, dirige la Asociación de Mujeres de Kabul desde 2016. Todas las fotos son de Suzy Sainovsky/CARE.

Faria, de 27 años, dirige la Asociación de Mujeres de Kabul desde 2016. Todas las fotos son de Suzy Sainovsky/CARE.

Desde el cambio en el gobierno de Afganistán, que resultó en la disolución del Ministerio de Asuntos de la Mujer del país, la Asociación de Mujeres de Kabul, financiada por CARE, ha desempeñado un papel cada vez más importante.

Sus mandatos incluyen el empoderamiento económico de las mujeres, la promoción y la prevención de la violencia de género. Su trabajo se lleva a cabo a nivel de base, por ejemplo, liderando la mediación en casos en los que a las niñas se les impide acceder a oportunidades educativas o se las obliga a casarse.

Faria*, de 27 años, ha sido líder de KWA desde 2016. “Lo mejor de la Asociación de Mujeres de Kabul es que las mujeres más vulnerables tienen un lugar al que acudir si tienen problemas, como la violencia de género”, dice. “Las mujeres pueden venir aquí sin miedo ni restricciones. Ayudamos a las personas de diferentes maneras. Hubo un caso [de 2021] en el que el padre de tres niñas no permitió que pasaran del sexto grado. Fui a su casa tres veces para hablar con el padre y lo convencí de que dejara que las niñas volvieran a la escuela”.

Los fondos de CARE ayudan a pagar el alquiler y los servicios públicos en el edificio de KWA, mientras que CARE también ha ofrecido capacitación sobre defensa, registro de casos de violencia basada en género y mediación en situaciones familiares complejas. Se ofrecen oportunidades de capacitación mensuales sobre diferentes temas a cada uno de los 20 grupos de acción de KWA, y CARE paga el alquiler de los lugares en diferentes distritos de la ciudad.

Retrato de Tahere con tarros de escabeche
Tahere, de 40 años, miembro ejecutivo de KWA, aparece en la foto con los productos encurtidos que vende.

Un ingreso propio

El empoderamiento económico también constituye gran parte de la actividad diaria de KWA. Financiado por CARE, Farzana recibió pollos de KWA junto con capacitación sobre cómo cuidarlos, un diseño de gallinero y dinero en efectivo para contratar a alguien para construir el gallinero. Como resultado, ella también apoya y entrena a otras mujeres mientras su familia puede comer los huevos y vender el excedente para obtener dinero extra.

Tahere también construyó un negocio, en su caso, uno que vende productos encurtidos, y quiere ayudar a otros a seguir sus pasos. Esta madre casada de 40 años con cuatro hijos trabajó en un grupo de solidaridad afiliado a KWA antes de unirse a la Asociación como miembro ejecutivo.

“Antes de estar en KWA, tenía tantos problemas económicos”, dice ella. “Ahora les enseño a las mujeres a ahorrar dinero y tener sus propios negocios. Trabajamos con las mujeres más vulnerables. Quiero empoderar a otras mujeres para que se valgan por sí mismas para ayudarlas a resolver sus propios problemas a nivel doméstico. Mi marido apoya lo que hago. Él me anima y me apoya”.

“Hubo un caso en el que el padre de tres niñas no permitió que pasaran del sexto grado. Fui a su casa tres veces para hablar con el padre y lo convencí de que dejara que las niñas volvieran a la escuela”.

Como muestra la historia de Tahere, el empoderamiento económico a menudo va de la mano con la paz doméstica.

“Si una mujer está trabajando y genera ingresos, y si hay ingresos tanto del esposo como de la esposa, tiende a haber menos violencia doméstica”, dice Samira, gerente de proyectos de CARE. “Las mujeres tienen más confianza en sí mismas si obtienen ingresos. Si una mujer gana ingresos por sí misma, no tiene que pedirle dinero a su marido. La hace autosuficiente. He trabajado en organizaciones dirigidas por mujeres durante años, esta es mi experiencia”.

Las organizaciones dirigidas por mujeres como KWA son importantes por muchas razones, agrega, ya que brindan a las mujeres espacios seguros para compartir sus experiencias y aprender unas de otras. “Mi mayor esperanza es que las organizaciones dirigidas por mujeres puedan continuar operando sin miedo”.

* Todos los nombres cambiaron.