Los campamentos de refugiados de Kenia se preparan para el coronavirus - CARE

Los campamentos de refugiados de Kenia se preparan para el coronavirus

Antes de la pandemia de coronavirus de 2020, los niños aprenden las mejores prácticas de higiene en una estación de lavado de manos en el campo de refugiados de Dadaab. Foto de CARE / Sven Torfinn

Antes de la pandemia de coronavirus de 2020, los niños aprenden las mejores prácticas de higiene en una estación de lavado de manos en el campo de refugiados de Dadaab. Foto: Sven Torfinn / CARE

Antes de la pandemia de coronavirus de 2020, los niños aprenden las mejores prácticas de higiene en una estación de lavado de manos en el campo de refugiados de Dadaab. Foto: Sven Torfinn / CARE

A medida que aumentan los casos de coronavirus en Kenia, los funcionarios toman medidas de precaución para evitar que el virus se propague a los campos de refugiados del país.

Mientras países de todo el mundo se enfrentan a la pandemia de coronavirus, los campos de refugiados en Kenia se están preparando para un posible brote.  

Kenia había grabado menos que 1,000 casos positivos del coronavirus y 50 muertes a partir de mayo 18 2020. No se han reportado casos positivos en ninguno de los dos campos de refugiados del país, Dadaab y Kakuma.  

Un portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Kenia, Eujin Byun, dice que la agencia de la ONU tuvo una "reducción significativa" en el número de refugiados que viajan a Dadaab En meses recientes. Esto se debe a los cierres de fronteras de los países vecinos., particularmente Sudán del Sur, que cerró sus fronteras en marzo. Recién llegado rlos efugiados fueron puestos en 14-día cuarentena antes de ser admitido a el campamento.  

En un radio de  ambas campos, CUIDADO, ACNUR y otras organizaciones humanitarias han equilibrado en respuesta a la pandemia. Escuelas y comunidad centros en el campo de refugiadoss cerrado, y se han prohibido las reuniones sociales como los servicios religiosos.  

"El personal humanitario dejó de entrar y salir de Dadaab a partir del 31 de marzo, tomar la decisión desinteresada de no ver a sus amigos y familiares para seguir ayudando a la población de Dadaab, ”Dice CARE Kenya Director de País Philippa Crosland-Taylor. "Ahora las comunidades de acogida fuera del campamento no podrán desplazarse por negocios ni ver a sus familias, y los refugiados ni siquiera pueden tomar la decisión de regresar a casa debido a estas últimas restricciones de movimiento." 

A fines de abril, CARE había llegado a casi todos los habitantes de Dadaab, así como a las comunidades de acogida, con un suministro de agua muy necesario. CARE también ha distribuido jabón y ha ayudado con capacitaciones de higiene sobre métodos de lavado de manos. Foto de CARE
A fines de abril, CARE había llegado a casi todos los habitantes de Dadaab, así como a las comunidades de acogida, con un suministro de agua muy necesario. CARE también ha distribuido jabón y ha ayudado con capacitaciones de higiene sobre métodos de lavado de manos. Foto de CARE

Veinticinco años Muridi Zuriberí llegó a Kenia desde Somalia en 2004 con su tío. Desde entonces se ha casado y ahora es padre de un recién nacido. Vive con su familia en Dadaab. y, hasta hace poco, trabajó como jornalero. Muridi ahora está desempleado due a la pandemia, como tantos millones de personas en todo el mundo. 

"La vida se ha vuelto realmente dura. Las empresas se están derrumbando, por lo que incluso conseguir artículos básicos se ha vuelto difícil. Ahora nos vemos obligados a adaptarnos a una situación en la que las personas solo pueden comer dos comidas al día en lugar de tres," , dice. 

Nhial Deng, de 21 años, huyó de Etiopía hace 10 años y ha pasado la última década viviendo en el campo de refugiados de Kakuma. Ya que Nhial llegó al campamento solo, se le asignó una familia con la que quedarse y se mudó con amigos al terminar la escuela secundaria. Actualmente vive en una cinco habitaciones compuesto con 18 personas. Comparte habitación con 6 personas.  

"Compartimos básicamente todo: comida, agua y dormimos juntos". Nhial dice 

~ 500,000 refugiados viven en Kenia

Vivir juntos ha sido particularmente difícil durante el cierre parcial, ya que no hay mucho espacio ni privacidad. Todavía, Nhial dice que tienen más suerte que otros en el campamento, ya que tienen electricidad y un televisor para ver las noticias.  

Esto lo ha ayudado a mantenerse informado durante un tiempo en el que dice que hay un acceso limitado a la información fáctica debido a la comunidad. centros estar cerrado, que es la cantidad de personas que acceden a Internet de forma gratuita.  

"La gente se está extendiendo rumores como tomar agua caliente y comer ajo [evitará] el virus ", Nhial dice. En respuesta, está trabajando con un grupo de amigos para diseñar carteles en varios idiomas sobre el coronavirus para colgarlos en todo el campamento.   

Si bien se ha informado a los que viven en el campamento que tomen precauciones como el distanciamiento social, él dice que no siempre es posible debido a la cercanía de sus viviendas.   

“Creo que es muy difícil porque incluso cuando vas a la calle te encuentras con mucha gente y no puedes observar el distanciamiento social”, explica.   

Eujin está de acuerdo en que, si bien se recomienda el distanciamiento, "no va a ser fácil debido a ... su proximidad y sus áreas concurridas".  

Campo de refugiados de Dadaab desde arriba. Foto de CARE / Sven Torfinn
Campo de refugiados de Dadaab desde arriba. Foto de CARE / Sven Torfinn

Pero ella dice que se han tomado otras medidas para evitar reuniones públicas. Normalmente, los refugiados reciben distribuciones de alimentos quincenales. Debido al virus, se han distribuido alimentos durante los próximos dos meses, lo que elimina la práctica estándar de hacer fila para recibir alimentos. También se han distribuido suministros de jabón y bidones para los próximos seis meses para apoyar un lavado de manos más frecuente.

Si bien los refugiados toman medidas de precaución, les preocupa la falta de recursos para hacer frente al virus si llega al campamento.

"Personalmente, me preocupa", dice Nhial. "No creo que podamos hacer frente a un brote en el campamento, estaría fuera de nuestro control".

Muridi está de acuerdo. “Cuando escucho las noticias de todo el mundo, se pierden muchas vidas a diario. Y esto es entre personas que tienen todo lo que necesitan en la vida ”, dice. "¿Qué pasa si llega a este campamento, donde no hay suficientes instalaciones de atención médica para hacer frente y la mayoría de la gente vive en la pobreza?"

En Dadaab, Crosland-Taylor dice que un brote sería “un desastre” ya que el campamento solo tiene capacidad de cuarentena para 2,000 personas y solo una instalación de salud dedicada al COVID-19 con 110 camas para más de 270,000 personas.

Hay seis clínicas de salud en el campamento de Kakuma y un hospital general, y Nhial dice que a veces tienen dificultades para brindar atención, incluso en circunstancias normales. “No tienen mucha medicina. A veces vas y te dicen que tienes [una] enfermedad, pero no tenemos el medicamento ".

Ni los campos de refugiados de Kakuma ni Dadaab tienen una unidad de cuidados intensivos (UCI).

A fines de abril, CARE había llegado a casi todos los habitantes de Dadaab, así como a las comunidades de acogida, con un suministro de agua muy necesario. Las bombas de agua ahora funcionan hasta 12 horas al día. CARE también ha distribuido jabón y ha ayudado con capacitaciones sobre higiene sobre métodos de lavado de manos y sesiones de sensibilización. Junto con la comunidad, se han instalado estaciones adicionales para lavarse las manos y se han reparado bombas y tuberías de agua rotas.

“Tenemos que pensar en el peor de los casos”, dice Eujin. Si bien se han establecido instalaciones de aislamiento en los campamentos, no son suficientes para brindar una atención adecuada en caso de un brote. Si COVID-19 llega a los campamentos, la falta de instalaciones, equipos y trabajadores capacitados de primera línea obstaculizará los esfuerzos para cuidar a las personas.