Criadas en Ecuador enfrentan explotación y falta de protección en el lugar de trabajo - CARE

Criadas en Ecuador enfrentan explotación y falta de protección en el lugar de trabajo

Foto: Heidi Natkin / CARE

Foto: Heidi Natkin / CARE

Foto: Heidi Natkin / CARE

Neurali, una trabajadora doméstica, dice que fue una pequeña pegatina la que le salvó la vida, aunque al principio apenas se dio cuenta.

Advertencia - Esta historia contiene información sobre agresión sexual, violencia y / o suicidio que pueden desencadenar a los sobrevivientes.

A los 60 años, Neurali ha pasado la mayor parte de su vida en las casas de sus empleadores, limpiando sus pisos, lavando su ropa, cocinando sus comidas, criando a sus hijos. Como muchas sirvientas en Ecuador, a menudo se ha enfrentado a largas jornadas de trabajo sin protección en el lugar de trabajo, explotada rutinariamente por aquellos a quienes sirvió, incluso abusada física y sexualmente.

A pesar de las leyes ecuatorianas que prohíben el trabajo infantil y las condiciones de explotación, muchas de las 300,000 trabajadoras del hogar en todo Ecuador comparten la historia de Neurali. Empiezan a trabajar cuando eran niños (Neurali empezó a trabajar a los 10 años), con la esperanza de obtener un ingreso para mantener a su familia o tal vez una educación que les ofreciera mejores oportunidades profesionales. Cuando era joven, Neurali se mudó sola a Guayaquil, el centro económico costero de Ecuador, en busca de ese tipo de oportunidades. “Escuché que podría ganar más dinero aquí por el mismo trabajo”, dice. "Conseguí un trabajo y me abusaron, me obligaron a dormir en el baño". El suyo es un refrán común entre las trabajadoras del hogar en Ecuador: "No funcionó como lo había planeado".

Parte del problema es que el trabajo doméstico, ya sea en Ecuador o en otros lugares, a menudo no se valora como una profesión legítima y, por lo tanto, quienes lo practican no son vistos como trabajadores dignos, o en ocasiones ni siquiera como seres humanos. “Me abusaron tanto que en algún momento pensé: 'Si todos abusan de mí, entonces tal vez tengan razón y yo no soy un ser humano'”, dice Neurali.

La devaluación de la mujer y su trabajo abre la puerta a la explotación, incluso cuando existen leyes contra esos abusos, como ocurre en Ecuador.

En 2013, Ecuador se convirtió en uno de los primeros países en ratificar el Convenio 189, que la Organización Internacional del Trabajo aprobó para establecer el tipo de estándares laborales que Neurali y sus colegas han encontrado tan deficientes: salario mínimo, licencia pagada, seguridad social y otros beneficios que los trabajadores de otras profesiones disfrutan.

Ese es un paso en la dirección correcta, pero no es suficiente. Las trabajadoras del hogar a menudo desconocen las leyes destinadas a protegerlas o han sido silenciadas durante tanto tiempo que no hacen valer los derechos que saben que les pertenecen. La educación de Neurali sobre sus propios derechos comenzó con la calcomanía que salva vidas, regalada por una amiga, ella misma trabajadora doméstica y defensora de los derechos y protecciones laborales. Promovió una asociación de trabajadoras del hogar que moviliza a mujeres como ella para que alcen su voz colectiva contra el abuso.

Se están educando unos a otros sobre la ley, escuchando las historias de los demás y defendiendo el trabajo doméstico como un trabajo “real”. A veces, como ocurre con Neurali, todo comienza con algo tan simple como una hoja de papel.

“Nunca le presté mucha atención”, dice Neurali sobre la calcomanía, hasta que un día, confiando en su amiga, Neurali decidió explorar la asociación que anunciaba. Fue allí, unida a otras mujeres de la asociación, donde Neurali comenzó a aprender sobre el salario mínimo y las leyes de trabajo infantil. También aprendió sobre otros beneficios laborales como días de vacaciones, seguro médico y seguridad social.

Y aprendió que tanto ella como el trabajo que hace son importantes. Tienen dignidad y valor.

Esa asociación se ha convertido en un sindicato nacional de trabajadoras del hogar, cuyos capítulos están activos en provincias de todo el Ecuador. El papel de CARE es apoyar esos capítulos, para reforzar el hecho de que el trabajo doméstico es realmente un trabajo real y que quienes lo realizan merecen derechos laborales básicos.

El propósito último del sindicato es impulsar la implementación y el cumplimiento de Convención 189 y obtener apoyo para el nuevo Convenio de la OIT para poner fin a la violencia contra hombres y mujeres en el trabajo. CARE respalda a los capítulos en sus esfuerzos hacia ese fin, a través del apoyo de una gestión financiera eficaz, capacitación en promoción, sensibilización y otras medidas que fomentan una unión cohesiva, eficiente, transparente y rigurosa.

Sin embargo, por importantes que sean las responsabilidades administrativas del sindicato, es la transformación personal lo que a veces puede significar todo para quienes la experimentan.

“Quizás estaría muerto si no fuera por la calcomanía y cómo eso me conectó con la asociación”, dice Neurali. “Me siento vivo y fuerte. Me siento nacido de nuevo. La asociación me hizo reconocer mi propia valía, que tenía que amarme a mí mismo. Me ha enseñado todo lo que sé ".