Millones huyen de Venezuela: una crisis en fotos - CARE

Millones huyen de Venezuela: una crisis en fotos

Todas las fotos: Josh Estey / CARE

Todas las fotos: Josh Estey / CARE

Todas las fotos: Josh Estey / CARE

“Mis hijos empeoraban cada día”.

Más de 4.6 millones de personas han huido de Venezuela debido a la hiperinflación y la escasez de alimentos, agua y electricidad, según las últimas cifras de la Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. Quienes permanecen en el país enfrentan un sistema de salud en ruinas y escasez de necesidades básicas.

La mayoría de los migrantes que se han visto obligados a huir se están reubicando en países vecinos, incluidos Colombia, Ecuador y Perú, donde su futuro es incierto debido a los cambios en las regulaciones gubernamentales, la xenofobia y las altas tasas de desempleo. Según estimaciones, el 90% de los venezolanos vive por debajo del umbral de pobreza.

El abuso y la explotación de mujeres y niñas que emigran de Venezuela ha alcanzado niveles alarmantes. Un análisis de la frontera entre Venezuela y Colombia encontraron indicios preocupantes de violencia sexual perpetrada contra mujeres y niñas en los cruces fronterizos informales. Se enfrentan a un riesgo extremadamente alto de abuso, explotación, tráfico y ser obligados a tener relaciones sexuales transaccionales como medio de supervivencia.

4.6 millones de personas han huido de Venezuela

“Los venezolanos que se ven obligados a abandonar sus hogares debido a la implosión de su país ya están sufriendo lo suficiente”, dijo Tatiana Bertolucci, Directora Regional de CARE para América Latina y el Caribe. “La comunidad humanitaria necesita urgentemente redoblar sus esfuerzos para prevenir y responder al abuso y la explotación de personas que simplemente buscan una vida mejor para ellos y sus familias. Las mujeres y las niñas ... ya han sido las más afectadas por esta crisis ".

CARE está brindando asistencia a venezolanos vulnerables y las comunidades que los acogen en Colombia, Ecuador y Perú. En un viaje reciente para evaluar la crisis, hablamos con migrantes que se dirigían a Sudamérica. Estas fotos dan una idea de su viaje.

Sinai, de 17 años, sostiene a su hija Nicole, de 4, mientras comienzan su caminata por Ecuador. En ese momento, llevaban 11 días de viaje y no podían tomar uno de los autobuses oficiales en la frontera, designados para migrantes, ya que no tenían documentos. Sus identificaciones, junto con sus pertenencias, fueron robadas en la frontera con Venezuela.

“Nuestra única opción es caminar”, dice Sinai. Envolvió los pies de Nicole en papel de aluminio para mantenerla caliente durante el viaje.

rogelys, De 35 años, huyó de Venezuela a Ecuador con sus cuatro hijos: Roxelis, 16 (arriba a la derecha), abajo a la derecha: Dillam, 12, Darwin, 6 y Diego, 9.

Aunque tenía un trabajo de tiempo completo, debido a la hiperinflación, el salario mensual de Rogelys solo era suficiente para comprar alrededor de 4.5 libras de yuca, un tomate y una cebolla al mes, suficiente para una comida para sus hijos. La familia quedó desnutrida debido a una falta tan extrema de alimentos.

“No pude soportar la situación económica. Mis hijos empeoraban cada día ”, dice Rogelys. "Cuando mirabas a los niños, podías ver sus pequeños huesos".

Rogelys y los niños empacaron una pequeña bolsa y se dirigieron a Huaquillas, un pueblo ecuatoriano en la frontera con Perú, donde ahora vive la familia.

Franklin y Marisbel esperan para abordar un autobús en la frontera entre Colombia y Ecuador con su hijo de 2 años y su hija de 2 meses.

La familia era propietaria de un camión de hamburguesas de comida rápida, pero no podían pagar las necesidades básicas en Venezuela, lo que los obligó a huir. No tenían dinero para los boletos de autobús, pero le dieron una caja de comida al conductor a cambio de que se quedara en el baño del autobús durante el viaje a Colombia. Desde allí, la familia hizo autostop y caminó hacia Ecuador, deteniéndose en varios pueblos a lo largo del camino.

“Siempre dormimos afuera. A veces dormimos en el porche de un edificio. Hemos dormido al borde de la carretera ”, dice Marsibel. "No podía imaginar que el viaje fuera así ... tantos días y tal viaje".

El viaje le ha llevado a la familia 25 días hasta ahora, y el camino por delante es largo, ya que planean reasentarse en Uruguay, a casi 4,000 kilómetros de distancia.

Un grupo de migrantes camina por una carretera en el valle de Chota en Ecuador, a dos horas de la frontera con Colombia, con sus pertenencias. Mientras caminaba, un residente local les informó de una mujer ecuatoriana que ha abierto su casa a los migrantes. Los jóvenes cambiaron de rumbo para hacer una parada en boxes para una comida caliente y un lugar para pasar la noche.

Un grupo de migrantes se sube a la parte trasera de un camión en el valle de Chota en Ecuador, cerca de la frontera con Colombia. A medida que los migrantes viajan más al sur por todo el continente, algunos han podido comprar un boleto para tomar el autobús, ya sea por sus propios medios o con la ayuda de agencias humanitarias.

Otros viajan a pie, haciendo autostop cuando es posible. Algunos conductores se detienen en las carreteras para invitar a los migrantes a viajar en la parte trasera de sus camiones.

Después de perder su trabajo en Venezuela, Josef * huyó del país. Tomó un autobús hasta la frontera con Colombia, donde pasó ocho meses trabajando en trabajos precarios. Luego caminó hasta Quito, Ecuador, con la esperanza de mejores perspectivas, un viaje que le llevó nueve días a pie, un récord, le han dicho.

Durante la caminata, Josef experimentó homofobia, como muchos otros migrantes LGBTQ. En un incidente, mientras buscaba refugio de la lluvia, una mujer lo ahuyentó y le gritó insultos homofóbicos.

Josef ahora vive en Quito, Ecuador, y vende bebidas energéticas para sobrevivir.

"Si tengo suerte, recibiré $ 5 por día y podré comer y dormir", dice.

Cuando puede pagarlo, alquila una habitación para pasar la noche o duerme en un banco del parque, a pesar del peligro.

Esmirna, de 21 años, y sus hijos, Luinyelber, de 3, y Eulimar, de 1, ingresan a Ecuador por el cruce fronterizo de Rumichaca y esperan para abordar un autobús hacia la frontera con Perú.

La familia ha estado viajando en autobús y durmiendo en las calles. “Nos robaron hace dos semanas y mi hijo ha estado usando lo mismo desde entonces”, dice Esmirna. "Hemos pasado las noches sintiendo frío, pero esta es la única ropa que tenemos".

Esmirna, Luinyelber y Eulimar, se reunieron con su esposo y el padre de los niños, Eulises, de 23 años, en la frontera ecuatoriana con Perú. La familia está cruzando hacia Perú, donde la hermana de Esmirna ha estado viviendo durante el último año y está esperando para recibirlos. Eulises espera encontrar un trabajo remunerado para poder mantener a la familia mientras comienzan una nueva vida.

* Nombre ha sido cambiado

Actualizado noviembre 26, 2019