Defensora de la lucha contra la trata de personas sobre la crisis humanitaria de Venezuela - CARE

Preguntas y respuestas: Verónica Supliguicha, defensora ecuatoriana contra la trata de personas, habla sobre la crisis humanitaria de Venezuela

Todas las fotos: Josh Estey / CARE

Todas las fotos: Josh Estey / CARE

Todas las fotos: Josh Estey / CARE

“Lo más grave y grave de esta crisis migratoria es lo invisible que es la trata de personas y lo difícil que es identificar estos casos de manera clara”.

Advertencia de contenido: la siguiente historia incluye referencias a la violencia y el asalto sexuales.

Un número creciente de mujeres venezolanas que huyen del país son víctimas de trata durante su migración. Los informes han revelado redes de tráfico en Colombia, Perúy Ecuador que explotan a las mujeres venezolanas, y los defensores dicen que las autoridades no están manejando adecuadamente la crisis.  

Según United Nations, más de 4 millones de personas han huyó de Venezuela debido a la crisis humanitaria provocada por el hombre allí. Algunos de los que huyen tienen sido coaccionado por traficantes, atraído por promesas de trabajo bien remunerado y luego forzado a prostituirse.

Según el Ministerio del Interior de Ecuador, 80 niñas y mujeres fueron rescatadas en redadas de tráfico en 2018. Una cuarta parte eran menores de edad. “Estas víctimas son la punta de un iceberg muy grande. La mayoría nunca se pondrá en contacto con las autoridades ”, dice Veronica. Supliguicha, defensora de la lucha contra la trata y directora de programas en Fundación Alas de Colibrí, socio de CARE Ecuador, que rescata y rehabilita a niñas de 12 a 17 años que han sufrido explotación y trata.

“Lo más grave y grave de esta crisis migratoria es lo invisible que es la trata de personas y lo difícil que es identificar estos casos de manera clara”, dice.

Verónica explica cómo la crisis de migrantes y refugiados de Venezuela está alimentando la trata de personas. La entrevista a continuación ha sido editada para mayor claridad y extensión.  

¿Puede dar ejemplos de cómo se trata de personas a través de las fronteras? 

Hablé con una niña de 13 años que huyó de Venezuela sola y en Colombia se hizo amiga de una mujer que era trabajadora sexual. Esta mujer le dijo a la niña que podían viajar a Perú juntos. Cuando estuvieron en la frontera, afirmó ser la tía de la niña, pero algo que dijo hizo que el agente fronterizo se diera cuenta de que esto no era cierto y cuando la interrogaron al respecto, desapareció rápidamente. Es probable que la niña fuera transportada para ser explotada. Retuvieron a la niña en la frontera y la enviaron de regreso a su padre, quien dijo que su hija desapareció y él no sabía que estaba con esta mujer.   

Una vez, estaba entrenando a agentes de cruce fronterizo para concienciarlos sobre la trata de personas. Un agente me contó acerca de una niña que estaba cruzando la frontera, pero le rogó que no la dejara entrar. Es probable que esto se deba a que estaba en proceso de tráfico. Si los agentes están capacitados, pueden detectar cosas como esta, pero es difícil. Trabajan largas jornadas, tardes y fines de semana por el mismo salario que les pagaban antes de la crisis migratoria, y están realmente agotados. A veces no se dan cuenta de cuándo ocurre la trata; solo quieren que la gente entre en el país. Además, el sistema no ha cambiado para responder al tráfico. Las oficinas que se ocupan de casos de trata todavía cuentan con los mismos recursos y personal, a pesar de que ha habido un aumento en el número de [trata de personas] casos.  

“En todos los lugares donde trabajamos, en las fronteras norte y sur, los burdeles están llenos de mujeres venezolanas”, dice Supliguicha.
“En todos los lugares donde trabajamos, en las fronteras norte y sur, los burdeles están llenos de mujeres venezolanas”, dice Supliguicha.

¿Existe un perfil del tipo de persona a la que los traficantes se dirigen más fácilmente? 

Los principales factores de vulnerabilidad entre las niñas y mujeres víctimas de trata son que viajan solas sin documentación, a menudo han sufrido abusos o violencia sexual anteriormente y no tienen un plan a largo plazo de lo que harán cuando migren.  

¿Dónde suelen terminar estas mujeres y niñas víctimas de la trata?  

Hay muchos burdeles cerca de las fronteras llenos de mujeres venezolanas que han sido víctimas de trata. En estos burdeles, hay muros falsos y las mujeres traficadas se mantienen detrás de ellos. Los clientes son llevados a diferentes salas, dependiendo de si se puede confiar en ellos para conocer a estas mujeres.  

En un caso, el Ministerio del Interior nos apoyó en la coordinación de una redada en un burdel. Una mujer traficada que escapó hizo un dibujo de dónde estaban las paredes falsas y lo llevó a la policía. Los policías no pudieron encontrar la pared, por lo que dijeron que estaba mintiendo. Luego los acompañó a revisar las paredes y se dio cuenta de que había cemento fresco. Los propietarios habían cambiado la estructura después de que ella huyera, sospechando que podría denunciarlos. Trató de persuadir a los policías para que creyeran su pero no lo hicieron. Cuando se iban, un oficial echó un último vistazo al lugar y dijo en voz alta: "Ya que no hay nadie aquí, simplemente derribemos las paredes". En ese momento, había dos mujeres detrás de la pared que hablaron por miedo. Estas mujeres víctimas de trata fueron rescatadas, pero incluso después de todo esto, nadie fue procesado.  

 ¿Cómo funcionan estos burdeles? 

Por lo general, el mecanismo es que hay un grupo de trabajadoras sexuales en el burdel con mejores condiciones de trabajo, y luego están las mujeres traficadas. Esto ayuda a crear una fachada para ocultar el tráfico.  

Hay clientes que buscan mujeres víctimas de trata. Las mujeres me dicen que necesitan consumir drogas para poder brindar servicios sexuales. Creo que hay un tipo de cliente que disfruta de esa dinámica de poder, y eso es lo que venden estos burdeles al ofrecer mujeres traficadas junto con las trabajadoras sexuales habituales.

4 millones de personas han huido de Venezuela debido a la crisis económica y humanitaria provocada por el hombre

¿Cuáles son los desafíos para rescatar a las víctimas de la trata y enjuiciar a los traficantes? 

En todas partes donde trabajamos, en las fronteras norte y sur, los burdeles están llenos de mujeres venezolanas. Las condiciones en las que se encuentran son de explotación, pero estas mujeres no hablan. Tienen miedo porque no tienen papeleo y no saben cómo navegar por el sistema. Tampoco lo ven como un crimen. Las mujeres a menudo lo ven como malas condiciones de trabajo, pero no lo ven como explotación o trata.   

Ha habido redadas policiales en burdeles ecuatorianos y se han encontrado casos de trata, pero los dueños tienen vínculos con la policía, por lo que el sistema judicial no ha podido hacer nada. Hablé con una joven de 19 años que huyó de un burdel y se suicidó debido al abuso que sufrió. El dueño del burdel les dio a los oficiales de policía servicios gratuitos para que las mujeres víctimas de trata sintieran que nunca podrían buscar ayuda. Cuando esta mujer escapó, le tenía demasiado miedo a la policía para emprender acciones legales.   

El gran problema aquí es que porque están en tránsito, las víctimas no ingresan al sistema judicial. El sistema judicial también es muy Corto y no garantizan que las víctimas serán protegido.

¿Es todo esto resultado de la crisis humanitaria? 

La trata de personas es el resultado de la exclusión económica y la violencia de género. So si vamos a prevenir la trata, debemos abordar los problemas económicos. La solución no es simplemente poner en la cárcel a unas pocas personas que han traficado con seres humanos. El problema es mucho mayor.  

La trata tiene una conexión profunda con los sistemas patriarcales que ven a las mujeres como consumidoras. También es el resultado de un sistema capitalista que comercia con seres humanos. En Ecuador, hemos tenido varias oleadas migratorias debido a crisis humanitarias. Primero fueron mujeres colombianas, y los burdeles se llenaron de ellas, luego fueron mujeres cubanas y haitianas, y ahora son mujeres venezolanas las que llenan los burdeles. Desafortunadamente, esto demuestra que vivimos en una sociedad que explota situaciones humanitarias de una manera horrible. No solo los traficantes los explotan, es la sociedad la que permite que esto suceda y todas las personas que frecuentan los burdeles. son parte del sistema. La explotación que vemos de la trata de personas muestra un sistema social mucho más profundo que normaliza esta explotación y permite que suceda.  

¿Hay alguna esperanza de que la situación mejore? 

La buena noticia es que, a partir del mes pasado, ya no necesita una verificación de antecedentes penales para cruzar la frontera hacia Ecuador. Cuando hay restricciones, las personas son más vulnerables y puede haber sexo transaccional para cruzar fronteras, por lo que es bueno cuando el movimiento es más libre y las fronteras están abiertas.