Sufriendo en Silencio III - CARE

Sufriendo en Silencio III

Foto: Hillol Sobhan / CARE

Foto: Hillol Sobhan / CARE

Foto: Hillol Sobhan / CARE

Las 10 crisis humanitarias menos notificadas de 2018

Introducción

Si no lo publica, ¿realmente sucedió? En la era de las redes sociales y los ciclos de noticias de 24 horas, esta pregunta se ha convertido en un mantra para muchos. Lo que leemos, vemos u oímos se manifiesta en la realidad. Lo que no captamos en la pantalla o en línea no parece existir. La triste verdad es que los desastres y las crisis hicieron que la realidad pareciera sombría para más de 132 millones de personas en todo el mundo en 2018, ya sea que nos enteremos o no. Más de una cuarta parte de los que figuran en este informe sufrieron en silencio, lejos del centro de atención.

El mundo está marcado por la violencia y los desastres. El cambio climático causado por las emisiones de combustibles fósiles golpea con más fuerza cada día que pasa. Sin embargo, algunas crisis reciben menos cobertura mediática que otras. El desplazamiento en la República Democrática del Congo rivaliza con el de Siria, pero ha recibido mucha menos atención. En la República Centroafricana se ha producido una hambruna generalizada, que en gran medida ha pasado desapercibida. Y mientras que el catastrófico terremoto de 2010 en Haití llegó a los titulares, la crisis alimentaria de 2018 apenas fue noticia internacional.

de los refugiados del mundo viven en países en desarrollo

de los refugiados del mundo viven en países en desarrollo

¿Por qué es esto? Sobrecarga de crisis, falta de acceso a los medios de comunicación, problemas de financiación: hay muchas razones por las que el mundo decidió apartar la mirada en 2018. Los medios de comunicación desempeñan un papel crucial en la forma en que el público, los trabajadores humanitarios y las organizaciones internacionales responden a las emergencias y el sufrimiento humano. Sin embargo, la disminución de los presupuestos de noticias representa una gran amenaza para la correspondencia extranjera.

En una encuesta reciente realizada por el Índice Humanitario Aurora, el 61% de los encuestados de 12 países dijeron que había demasiadas crisis humanitarias para mantenerse al día en el mundo de hoy. Más de la mitad sintió que siempre escuchaban las mismas historias y que la cobertura se enfocaba en los mismos países todo el tiempo. La gente también siguió equivocándose cuando se trata de los países más afectados por las crisis humanitarias y asumió que los países desarrollados albergan la mayoría de los refugiados: de hecho, más del 80% de los refugiados del mundo viven en países en desarrollo.

Este es el tercer año consecutivo que CARE publica su informe “Sufriendo en silencio”. Sirve como un llamado a la comunidad mundial para que defienda a las personas en crisis que de otro modo se olvidan y las ayude a superar las dificultades. El objetivo de este informe es destacar aquellas crisis que, aunque grandes, han recibido poca atención pública. En la sección final, también se aborda la cuestión de cómo garantizar una mejor cobertura, y se describen ocho pasos para ayudar a arrojar luz sobre las crisis olvidadas.

Como organización humanitaria, CARE trabaja incansablemente para entregar ayuda a lugares de difícil acceso. Conseguir apoyo para las personas que más lo necesitan es aún más difícil cuando el mundo les presta poca atención. Quienes tienen voz en público, desde representantes de los medios de comunicación hasta políticos, tienen la responsabilidad política y moral de responder a las crisis que en su mayoría están fuera del radar. Cada uno de ellos es demasiado.

Metodología

Utilizando los servicios de monitoreo de medios de Grupo Meltwater, CARE International analizó aquellas crisis humanitarias que recibieron la menor atención de los medios en 2018. Se monitorearon más de 1.1 millones de artículos en línea del 1 de enero al 28 de noviembre de 2018. Para filtrar según la escala, elegimos aquellos países en los que al menos un millón de personas se vieron afectados por desastres naturales o provocados por el hombre. El resultado fue una lista de 34 crisis que fueron analizadas y clasificadas por el número de artículos de noticias en línea que mencionan cada una. Este informe ofrece una cuenta atrás de las 10 crisis menos notificadas.

El número total de personas afectadas por cada emergencia se deriva de ACAPS, Tela de socorro y datos propios de CARE. Cuando hubo más de una emergencia que afectó a más de un millón de personas en un solo país, como en el caso de Etiopía, cada crisis se analizó y clasificó individualmente. El análisis que sustenta el informe se basa en la cobertura de los medios en línea en los medios de comunicación en inglés, alemán y francés, dado su amplio alcance. Con recursos adicionales, CARE espera ampliar el alcance y observar la cobertura de los medios en otros idiomas, como chino, árabe y español. Aunque no tiene un alcance universal, el informe representa una instantánea de la atención de los medios globales. Busca contribuir a una discusión global más amplia cuyo objetivo final sigue siendo promover la conciencia y entregar ayuda humanitaria a quienes la necesitan.

CARE International analizó más de 1.1 millones de artículos en línea de 2018 para encontrar qué crisis importantes fueron las menos reportadas. Al menos un millón de personas en cada uno de estos países se ven afectadas por desastres naturales o provocados por el hombre.
CARE International analizó más de 1.1 millones de artículos en línea de 2018 para encontrar qué crisis importantes fueron las menos reportadas. Al menos un millón de personas en cada uno de estos países se ven afectadas por desastres naturales o provocados por el hombre.
Foto: Lucy Beck / CARE

10. Sudán

Más de una década de hambre y guerra

Durante los últimos 15 años, el conflicto, la pobreza crónica y el impacto climático han puesto a 5.5 millones de personas al borde de la supervivencia en Sudán. Las urgentes necesidades humanitarias, particularmente en la provincia occidental de Darfur, han persistido, mientras que el conflicto también afectó a los estados de Kordofán del Sur y Nilo Azul. Muchas familias se enfrentan a un hambre extrema. Uno de cada seis niños está desnutrido y uno de cada 20 sufre la forma de desnutrición más grave y potencialmente mortal. [3]

La sequía frecuente amenaza alrededor de 19 millones de hectáreas de tierras agrícolas y los medios de vida de muchos grupos de pastores y nómadas. Los aumentos de temperatura en las últimas décadas impulsados ​​por el cambio climático provocado por el hombre están muy por encima del promedio mundial. [4] Además, el país sufre regularmente inundaciones y sequías. En 2018, las fuertes lluvias y las inundaciones repentinas afectaron a más de 200,000 personas entre junio y principios de noviembre. [5]

1 de cada 6 niños en Sudán está desnutrido

Sudán también se enfrenta a serios desafíos económicos. La tasa de inflación anual alcanzó casi el 70% a fines de septiembre de 2018, lo que provocó un aumento continuo del costo de vida, una disminución del poder adquisitivo y escasez de productos básicos, como el combustible. Esto agravó aún más la situación y provocó importantes trastornos en la prestación de servicios básicos, incluidos electricidad, educación, salud, agua y saneamiento. [8]

CARE Sudan busca satisfacer las necesidades más urgentes de los refugiados y los desplazados, como Aowk. Los servicios de CARE van desde la entrega de artículos sanitarios y bidones hasta la construcción de instalaciones sanitarias y el establecimiento de sistemas de agua. CARE también brinda apoyo de salud crucial, incluida asistencia nutricional de emergencia a niños desnutridos menores de 5 años y a mujeres embarazadas y lactantes para que sus hijos no sufran las consecuencias de la desnutrición de por vida. Las mujeres y las niñas están en el centro del trabajo de emergencia de CARE y el uso de grupos de ahorro de la aldea crea redes para que muchas generen ingresos.

“Me uní a otros y huí de Gog Mashar en Sudán del Sur con mis siete hijos para salvar a mi familia”, dice Aowk Wal Adam. “Mi esposo se quedó porque no podíamos pagar los boletos de autobús para que todos saliéramos juntos. Aowk vive en el campamento de Kario en Darfur Oriental, Sudán. Ella es una de los muchos sursudaneses que buscaron refugio allí. Debido a que la ayuda que recibió en el campamento no fue suficiente, Aowk decidió vender té para mantener a su familia. En lugar de ir a la escuela, sus tres hijos trabajan en granjas cercanas mientras que sus cuatro hijas la ayudan a administrar la tienda de té. “Cuando eres responsable de tu familia, nunca te rindes, incluso en las condiciones más difíciles”, dice.

Foto: Sebastian Wells / CARE

9. República Centroafricana

En el corazón de África pero fuera del radar

A pesar de una gran cantidad de recursos naturales, la República Centroafricana (RCA) sigue estando en gran parte subdesarrollada y sigue luchando por la estabilidad y el progreso. Los grupos armados y la agitación política continúan alimentando las tensiones entre comunidades. Aproximadamente 2.9 millones de personas, más del 60% de la población, necesitan ayuda y están desesperadas por obtener alimentos. El aumento del 16% en el número de personas afectadas en comparación con el año pasado se debe principalmente al intenso conflicto que tiene lugar en varias regiones del país y al aumento de las dificultades para acceder a la asistencia. La mayoría de las áreas son de difícil acceso debido a los ataques regulares de varios grupos armados que deambulan por las calles incluso en los pueblos más pequeños. Un número cada vez mayor de incidentes de seguridad en todo el país ha obstaculizado aún más la capacidad de las organizaciones de ayuda para entregar la ayuda que tanto necesitan. La República Centroafricana experimentó un triple aumento de los ataques contra los trabajadores humanitarios tras el recrudecimiento de los combates en mayo de 2017, lo que la situó entre los países más violentos por primera vez desde los primeros días del conflicto en 2014. [9] En varias regiones, las agencias de ayuda se vieron obligadas a reducir o suspender sus operaciones debido a la inseguridad o la escasez de fondos.

Los ataques contra mujeres y niños también han aumentado drásticamente. Aproximadamente uno de cada cinco centroafricanos ha sido desplazado por la fuerza y ​​uno de cada ocho se ha visto obligado a huir a un país vecino como Camerún, Chad o la República Democrática del Congo. [10]

de los niños menores de 5 años están desnutridos en la República Centroafricana.

de los niños menores de 5 años están desnutridos en la República Centroafricana.

La violencia generalizada ha destruido los sistemas de salud, agua y saneamiento y pone en peligro la supervivencia de 2 millones de personas sin acceso regular a los alimentos. El número de niños desnutridos se encuentra actualmente entre los más altos del mundo. Alrededor del 40% de los niños menores de 5 años están desnutridos [11]. En medio del resurgimiento de la violencia y sin medios para pagar lo básico como comida, algunas niñas en la República Centroafricana han recurrido al “sexo de supervivencia” como una forma de salir con vida de la crisis. Algunos incluso son empujados a la práctica por padres desesperados. Según los informes, niñas de tan solo 13 años venden sus cuerpos por tan solo 50 centavos de dólar.

CARE ha apoyado a los refugiados centroafricanos y las comunidades de acogida en países vecinos como Chad y Camerún, asegurando el acceso al agua y el saneamiento, distribuyendo láminas de plástico y artículos sanitarios y trabajando para prevenir la violencia sexual y de género.

Roboussin es una de las mujeres que logró escapar de la violencia en su ciudad natal, Silanbie, en CAR. Una mañana, a las 4 de la mañana, escuchó disparos y supo que tenía que huir para salvar a sus cuatro hijas y cinco niños. Se fue al vecino Chad y ahora vive en Nanabaria, un campo de refugiados en el sur del país. “Hay paz aquí y la guerra está al otro lado de la frontera”, dice. Pero la seguridad tuvo un alto precio para Robussin. “Antes vivíamos bien porque teníamos de todo y comíamos tanto como queríamos”, dice su esposo, Valentín. “Aquí no tenemos nada. Nuestros hijos duermen a mis pies, agotados de llorar de hambre ”.

Foto: Josh Estey / CARE

8. Níger

Donde los pobres comparten sus comidas con los más pobres

Níger es un país sin litoral en el Sahel y ha sufrido durante mucho tiempo la desertificación, la inseguridad alimentaria crónica y, más recientemente, el desplazamiento masivo y la afluencia de refugiados. En 2018, ocupó el último lugar en el Índice de Desarrollo Humano. [13] Junto con la carga de acoger a las personas desplazadas, Níger ha experimentado un marcado aumento en el número de personas que luchan por satisfacer sus necesidades alimentarias. Esto ha aumentado en 500,000 a un total de 1.4 millones en 2018 debido a una temporada de escasez más larga de lo habitual y la inseguridad en curso. Según ONU OCHA, alrededor de 16,000 niños menores de cinco años corren el riesgo de morir por desnutrición aguda severa. [14]

En los últimos nueve años, el violento conflicto en la vecina Nigeria provocó el desplazamiento o la huida de más de 2.5 millones de personas a países vecinos, incluido Níger. La región sudoriental de Diffa alberga actualmente a 119,000 refugiados y 104,000 desplazados internos. [15] Las regiones fronterizas sufren frecuentes ataques e inseguridad. La inseguridad interrumpe los mercados y hace que las operaciones humanitarias sean más peligrosas y más difíciles. Las comunidades de acogida comparten lo poco que tienen con los refugiados y dependen de la ayuda humanitaria para llegar a fin de mes. Los desplazados por el conflicto llevan consigo un trauma severo. Muchas mujeres y niñas han sido víctimas de violencia sexual en el hogar o durante su viaje. Los niños pequeños corren el peligro de ser reclutados por grupos armados.

Hasta la fecha, CARE ha llegado a casi 300,000 personas, tanto a comunidades de acogida como a personas que buscan refugio en Diffa, con el tan necesario apoyo de agua, alimentos y saneamiento, así como con servicios de salud psicosocial y reproductiva. [ XNMUX ]

Baana, de 30 años, es madre de cinco hijos y ha sido testigo de cómo su casa en Nigeria fue incendiada hasta los cimientos en unas pocas horas: “Todo se convirtió en cenizas. La única forma en que podíamos distinguir un cuerpo humano de un cadáver de un animal eran los intestinos y el estómago ”, recuerda con horror. Baana logró huir con su familia pero estaba embarazada durante el viaje. Encontraron refugio en Diffa, Níger, y primero fueron acogidos por el jefe de un vecindario. CARE los ayudó con refugio, artículos de higiene y dinero en efectivo para reconstruir sus vidas en el exilio. Hoy, Baana se ofrece como voluntaria en un espacio amigable para los niños y juega con los niños, muchos de ellos traumatizados por lo que han vivido en casa. “Les enseño juegos para reconciliarse y olvidarse de las peleas”, dice. Su familia tiene miedo de volver a Nigeria, pero luchan por construir una nueva existencia en Níger con los recursos limitados que tienen.

Foto: Jennifer Bose / CARE Alemania

7. Etiopía

El desplazamiento silencioso de 1 millón de personas

Ningún país vio a más personas desplazadas internamente debido al conflicto en 2018 que Etiopía. [17] No obstante, la violencia entre comunidades y el desplazamiento a lo largo de las fronteras de las regiones de Gedeo y West Guji pasaron en gran parte desapercibidos en las sombras de las múltiples emergencias que azotaron a Etiopía. Tras las oleadas de ataques violentos entre abril y julio de 2018, alrededor de 1 millón de personas se vieron obligadas a huir de sus hogares. Se mató a gente, se quemaron casas, se dañaron y saquearon y se destruyeron los medios de subsistencia.

La mayoría de los desplazados tuvieron que huir en cuestión de minutos y buscaron refugio inicial en edificios públicos, como escuelas e iglesias. Incluso antes de la crisis, la zona afectada era una de las más densamente pobladas del país. La capacidad de las comunidades de acogida se extiende al límite. Muchos se trasladaron a campamentos para desplazados internos en los meses siguientes, donde las condiciones de vida siguen siendo pésimas. Las entregas de alimentos aún no son adecuadas, las mujeres y las niñas corren el riesgo de ser explotadas, los problemas de higiene y saneamiento son abundantes y los riesgos de brotes de salud siguen siendo altos. Los servicios humanitarios están sobrecargados de su capacidad. Si bien algunos han regresado a sus áreas de origen, muchas personas desplazadas todavía viven en campamentos, sin poder regresar a sus aldeas destruidas. En una región que ya estaba afectada por la sequía y la inseguridad alimentaria antes de la escalada del conflicto, persiste la necesidad de alimentos, agua potable y servicios de salud.

1

millones

personas obligadas a huir de sus hogares en Etiopía tras ataques violentos

La amenaza del desplazamiento secundario persiste hasta que los esfuerzos de paz y reconciliación conduzcan a soluciones duraderas y alivien las tensiones sobre los recursos, las ideologías y otros problemas no resueltos entre las comunidades. Si las personas regresan a sus hogares, seguirán necesitando asistencia sustantiva, ya que muchos de los repatriados se enfrentan a hogares destruidos, campos en barbecho, pérdida de medios de vida y preocupaciones de seguridad constantes. [18]

CARE actualmente se enfoca en prevenir el brote de enfermedades mejorando el acceso al agua potable tanto en el campamento como en las comunidades de acogida. CARE llegó a más de 60,000 personas mediante la rehabilitación de suministros de agua y la distribución de artículos de higiene y artículos para el hogar, que incluyen artículos como jabón, baldes, mantas y ollas para cocinar. Si se pueden asegurar los fondos, CARE también planea crear espacios seguros para mujeres y niños donde los más vulnerables puedan recibir asesoramiento psicosocial.

“Era de noche cuando de repente escuchamos disparos y gente gritando”, dice Almaz, una de las muchas personas que soportaron la peor parte de la crisis. “Mi familia y yo estábamos en casa. No sabíamos qué estaba pasando en el pueblo. Miramos afuera y vimos gente huyendo cuando nos dimos cuenta de que algo andaba mal. Mi esposo salió a mirar. Esta fue la última vez que lo vi ". Unos días después, uno de los hijos de Almaz se suicidó, incapaz de hacer frente a la muerte de su padre. Aunque finalmente regresó a casa, su vida no se parece en nada a lo que solía ser. “Daría todo por volver a la época en que las cosas eran normales. Soy débil y ahora dependo de la ayuda de las organizaciones de ayuda. No veo futuro para nosotros ”, dice.

Foto: Sebastian Wells / CARE
Foto: Sebastian Wells / CARE

6. Chad

Una isla de estabilidad en el Sahel, que lucha por satisfacer todas las necesidades

La pobreza crónica, el hambre y el desplazamiento masivo en la región del lago Chad han dejado a millones de personas en Chad luchando por sobrevivir. En 2018, más de cuatro millones de personas tenían un acceso limitado a los alimentos, lo que convirtió a Chad en el segundo país más hambriento del mundo, según indica el Índice Mundial del Hambre [19]. Durante la última década, los efectos devastadores del cambio climático han provocado una reducción de la producción de cultivos, lo que ha provocado escasez de alimentos y desnutrición. Casi la mitad de la población sufre de desnutrición crónica y más de 159,000 personas padecen inseguridad alimentaria grave. [20]

Aunque las fuerzas militares regionales lograron avances contra la insurgencia en ciertas regiones, en algunas áreas, la violencia y la inseguridad aún limitan el acceso humanitario y de los medios de comunicación. Además, en las zonas de alto riesgo la población sigue enfrentando grandes dificultades para acceder a apoyos y servicios básicos, como la atención de la salud. Las causas subyacentes de la crisis incluyen la pobreza, la fragilidad económica, el rápido crecimiento de la población, la falta de servicios sociales y el cambio climático. En los últimos 55 años, el lago se ha reducido a casi una vigésima parte de su tamaño original, debido tanto a los patrones climáticos cambiantes como a la alta demanda de agua para la agricultura. [21]

450,000 refugiados han huido a Chad desde países vecinos

Estos conflictos en curso en la región del lago Chad continúan perturbando los medios de vida y los mercados, lo que obliga a miles de personas a huir de sus hogares y buscar seguridad en Chad. A pesar de ser uno de los países más pobres del mundo, Chad alberga a más de 450,000 refugiados de países vecinos, incluidos Nigeria, Sudán y la República Centroafricana. [22]

En la región de los lagos de Chad, CARE ha llegado a más de 235,000 personas con la rehabilitación de sistemas de agua, programas de nutrición y actividades generadoras de ingresos. En el sur de Chad, más de 25,000 personas se beneficiaron de los servicios de salud reproductiva, el suministro de alimentos y los programas de dinero por trabajo.

Fatime, de 70 años, huyó del conflicto en la República Centroafricana. Junto con la familia de su hija, caminó durante días bajo el sol abrasador para buscar seguridad en un asentamiento en el sur de Chad. Durante el día, cuando su hija está en el trabajo, ella es responsable de sus nietos que sufren de desnutrición severa. “Solo podemos comer una vez al día, generalmente arroz o mijo. Durante la última temporada de lluvias, intentamos cultivar algunas verduras, pero nunca es suficiente para todos ”, dice Fatime. Aunque los niños se inscribieron en un programa de nutrición CARE y reciben alimentos complementarios, su salud sigue siendo una preocupación constante: “Sé que nuestra escasez de alimentos tendrá efectos duraderos en el desarrollo de los niños. Pero, ¿qué debemos hacer? ella pregunta.

Foto: Jiff Ang / AADC / CARE
Foto: Jiff Ang / AADC / CARE

5. Filipinas

Un tifón destructivo en las sombras de muchos

Aunque se considera el ciclón tropical más fuerte que enfrentó el mundo en 2018, se sabe poco sobre el tifón Mangkhut, conocido localmente como Ompong. La tormenta tocó tierra en el extremo noreste de la isla de Luzón en Filipinas con vientos máximos de categoría 5 de más de 200 km / h, impulsados ​​por temperaturas anormalmente altas de la superficie del mar como resultado del cambio climático provocado por el hombre. . Sus feroces vientos y lluvia cegadora arrancaron las tejas de hojalata, cortaron la energía y arrasaron las regiones agrícolas a medida que avanzaba hacia el oeste a través del norte y centro de Luzón. Más de un millón de personas fueron desplazadas, la infraestructura y los cultivos agrícolas sufrieron daños y miles de casas fueron destruidas. En total, más de 3.8 millones de personas se vieron afectadas, 82 personas murieron y más de 130 resultaron heridas. La mayoría de las víctimas se debieron a deslizamientos de tierra masivos e inundaciones repentinas en comunidades montañosas, especialmente en la región de Benguet, donde al menos 40 mineros fueron enterrados en una comunidad minera en pequeña escala.

El tifón Mangkhut tuvo su mayor impacto en los agricultores y pescadores, cuyos medios de vida son los más vulnerables a los peligros naturales. Antes del tifón, un análisis de impacto realizado por la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) estimó que 3.4 millones de personas vivían en áreas que potencialmente afectaría la tormenta. Varios factores preexistentes, como los altos niveles de pobreza, los bajos niveles de saneamiento, las tasas de desnutrición superiores al promedio entre los niños menores de 5 años y las bajas tasas de vacunación, dejaron a las personas particularmente vulnerables al impacto del tifón. ​​[23] Apenas un mes después del tifón Mangkhut, el tifón Yutu tocó tierra como tormenta de categoría 1 y atravesó el norte de Luzón en un camino similar al del tifón Mankghut. Las comunidades afectadas que habían comenzado a recuperarse del tifón Mangkhut fueron nuevamente evacuadas e interrumpidas.

de las muertes relacionadas con peligros son causadas por tifones

de las muertes relacionadas con peligros son causadas por tifones

Filipinas es uno de los países más propensos a las amenazas en Asia y el Pacífico. Anualmente, unos 20 ciclones tropicales atraviesan el país. Según el Banco Mundial, cada año se pierden más de 1,000 vidas en promedio, y los tifones representan el 74% de las muertes, el 62% de los daños totales y el 70% de los daños agrícolas. El país también está muy expuesto al cambio climático y a peligros geológicos, incluidos terremotos y erupciones volcánicas. [24] Los impactos combinados de los desastres naturales en Filipinas obstaculizan el desarrollo y generan altos índices de pobreza.

CARE ha trabajado en Filipinas desde 1949, brindando socorro de emergencia cuando ocurre un desastre y ayudando a las comunidades a prepararse para los desastres. Después del tifón Mangkhut, CARE distribuyó dinero en efectivo, alimentos y artículos de reparación de viviendas a las familias afectadas mientras realizaba evaluaciones de las necesidades de las personas.Respondemos a una serie de desastres cada año y hemos llegado a alrededor de 1 millón de personas en Filipinas en los últimos cinco años.

La casa de Deria en la provincia de Kalinga resultó gravemente dañada por el tifón Mangkhut. Como madre soltera de siete hijos, ahora enfrenta un gran desafío para satisfacer las necesidades diarias de su familia. “Ya experimentamos un fuerte tifón en 2016 que dañó nuestra casa”, dice Deria. “Y ahora Mangkhut dejó atrás aún más devastación. Casi nos damos por vencidos, pero cuando CARE llegó a nuestra comunidad, obtuvimos el apoyo que tanto necesitaba para reconstruir ”. Deria y otros en su comunidad recibieron asistencia en efectivo de CARE para comprar artículos de reparación de refugios. “Tener este tipo de apoyo es de gran ayuda para nosotros. En lugar de usar nuestros ahorros para reparar nuestras casas, podemos gastarlos en alimentos y gastos escolares de nuestros hijos ".

Foto: Jake Lyell / CARE
Foto: Jake Lyell / CARE

4. República Democrática del Congo

Un círculo vicioso de violencia, enfermedad y desnutrición

Después de más de dos décadas de violencia, para más de la mitad de la población de la República Democrática del Congo (RDC), el conflicto y la guerra es todo lo que han conocido. La disminución de la actividad agrícola significa que unos 12.8 millones de personas se enfrentan a la amenaza del hambre. Esto incluye a 4.3 millones de niños desnutridos, de los cuales al menos 1.3 millones sufren desnutrición severa. Al menos 8.5 millones de personas corren el riesgo de sufrir epidemias debido a la persistencia del cólera y un nuevo brote del virus del Ébola en la parte oriental del país. [25] A fines de 2018, unas 500 personas habían contraído el virus, de las cuales más de 280 murieron. [26]

765,000 congoleños huyeron a países vecinos en 2018

La violencia constante y las tensiones entre comunidades, en particular en las provincias del este y el centro, continúan provocando importantes desplazamientos, violaciones de los derechos humanos, una alta prevalencia de violencia sexual y de género y pérdida de vidas humanas y bienes. Aparte de las amenazas derivadas de los conflictos armados, la delincuencia está aumentando tanto en las ciudades como en las zonas rurales, agravada por la proliferación de armas pequeñas, el alto desempleo, la pobreza y la impunidad generalizada. Las incertidumbres políticas y una situación socioeconómica y de seguridad inestable aumentan el riesgo de nuevos desplazamientos en los próximos meses. La población de refugiados de la República Democrática del Congo se encuentra entre las 10 más grandes del mundo. Además del gran número de desplazados internos, la República Democrática del Congo acoge a más de 530,000 refugiados de países vecinos. Al mismo tiempo, durante 2018, cerca de 765,000 congoleños huyeron a países vecinos, como Burundi, Uganda y Zambia. [27]

Las mujeres y los niños constituyen la mayoría de los refugiados y más de la mitad son menores de 18 años, cruzan fronteras solos, separados de sus familiares. Miles de ellos tienen necesidades específicas como sobrevivientes de violencia sexual y de género, personas que viven con el VIH y SIDA y personas con discapacidades. Pema es uno de ellos. Violada y embarazada a los 14 años, se vio obligada a casarse con su violador. Su marido la violó repetidamente y los embarazos forzados se multiplicaron. “Durante mi último embarazo, casi muero”, dice. “Después de dar a luz a mis gemelos, permanecí inconsciente durante dos días. Los médicos me dijeron que no sobreviviría a ningún embarazo posterior y, afortunadamente, convencieron a mi esposo de que firmara los papeles para mi esterilización ". Después de sufrir el desplazamiento y la violencia en la República Democrática del Congo, ahora está tratando de reconstruir su vida junto con sus 10 hijos en el asentamiento de refugiados de Kyangwali en Uganda.

Foto: Laif Core / Rijasolo
Foto: Laif Core / Rijasolo

3. Madagascar

En primera línea del cambio climático

Una perversa combinación de años consecutivos de sequía y los efectos del ciclo climático de El Niño ha marchitado los campos de maíz, mandioca y arroz en Madagascar. El número de personas en riesgo de hambre aumentó a 1.3 millones en las regiones del sur, debido a las condiciones climáticas desfavorables que mantuvieron la producción de cereales por debajo del promedio en 2018, mientras que los precios récord a principios de año restringieron el acceso a los alimentos. [28] Es probable que más de 257,000 personas se enfrenten a un hambre severa ya que el área de Grand Sud no ha podido recuperarse del efecto de la sequía de El Niño en 2016, un evento meteorológico extremo agravado por el cambio climático causado por el hombre. [29] A diferencia del resto del país, recibió escasas precipitaciones durante la temporada agrícola 2017-2018. La epidemia del gusano cogollero desde 2016/17 también ha contribuido significativamente a la subproducción de maíz, que es el principal alimento básico en Madagascar. Como resultado, muchos hogares dependen de la ayuda de emergencia y están desesperados por vender ganado en mayor cantidad y a precios más bajos de lo habitual, lo que afecta su capacidad para pagar y acceder a los servicios básicos, incluidos los aranceles escolares y el agua potable. [30]

de todos los niños de Madagascar tienen retraso en el crecimiento

Casi la mitad de todos los niños de Madagascar padecen retraso en el crecimiento. [31] Esto impacta severamente su crecimiento cognitivo y mental por el resto de sus vidas. Las familias también se ven obligadas a vender sus bienes, reducir su número de comidas al día y viajar largas distancias para buscar ingresos alternativos. Esto afecta particularmente a mujeres y niños, ya que los crecientes niveles de inseguridad alimentaria aumentan el riesgo de violencia, abuso y explotación de género. Los daños a las cosechas y la pérdida de ingresos a menudo provocan un aumento de las tensiones familiares, lo que aumenta la probabilidad de matrimonio infantil y violencia doméstica.

Además de la crisis de la sequía, la isla también se vio afectada por dos ciclones en 2018, Ava y Eliakim, que afectaron colectivamente a 212,200 personas, desplazando a 74,200 de ellas. [32] Además, los grandes brotes de peste y sarampión continúan afectando al país. En septiembre y octubre, se notificaron 103 casos sospechosos de peste (bubónica y pulmonar), incluidos 38 casos confirmados y siete muertes. También se confirmó un brote de sarampión en la capital de Madagascar, Antananarivo, con más de 6,500 casos confirmados a finales de diciembre. [33] El brote se atribuye a las bajas tasas de inmunidad con solo el 58% de las personas vacunadas contra el sarampión. [34]

CARE ayudó a más de 14,000 personas en Madagascar afectadas por la sequía y los desastres en 2018 aumentando la productividad y la rentabilidad de los cultivos y trabajando con los agricultores en el uso de técnicas agrícolas modernas. CARE también reparó sistemas de agua averiados y estableció otros nuevos, al tiempo que apoyaba a los grupos de ahorro de las aldeas para ayudar a las personas a establecer fuentes alternativas de ingresos y ser más resistentes al cambio climático y los desastres naturales recurrentes.

“Nunca pensé que fuera posible tener suficiente comida para mi familia en todo momento, pero así es ahora”, dice Pela. La madre de siete hijos vive en Tsarapioke, una de las zonas más afectadas por la sequía de Madagascar. El salario de su esposo era demasiado bajo para mantener a toda la familia. “Era imposible cubrir los costos de escolarización de nuestros hijos y cuatro de ellos tuvieron que dejar la escuela”, recuerda Pela. Trató de ayudar a su marido trabajando en la granja, pero la falta de lluvia provocó importantes pérdidas en las cosechas. Sin embargo, las cosas cambiaron para mejor cuando Pela se unió a un asociación de ahorro y préstamo de aldea apoyado por CARE. Con sus ahorros, pudo comprar una bomba motorizada para ayudar a regar su campo. Ahora puede cultivar maíz, frijoles y guisantes allí dos veces al año.

Foto: Josh Estey / CARE
Foto: Josh Estey / CARE

2. Etiopía

Hambriento y olvidado

Con múltiples emergencias en las sombras, Etiopía sigue enfrentándose a una compleja crisis alimentaria, con una inseguridad alimentaria continua que a veces se convierte en un hambre aguda. A pesar de las lluvias favorables recibidas en 2018, las comunidades pastoriles y agrícolas enfrentan enormes desafíos para recuperarse después de dos años consecutivos de sequía. En muchas regiones, las lluvias fueron inferiores a lo normal y erráticas, pero en las llanuras bajas de las regiones de Afar y Somali, las lluvias intensas provocaron inundaciones y daños a la infraestructura de riego y las tierras de cultivo. En consecuencia, unos 8 millones de personas necesitan asistencia alimentaria con urgencia, principalmente en la parte sur del país. Además, cerca de 9.5 millones de personas necesitan otros tipos de asistencia, como educación o refugio. [35]

El país enfrenta sequías recurrentes y una severa degradación de la tierra en muchas áreas, cada vez más como consecuencia del cambio climático global. Esto socava la capacidad de las comunidades para recuperarse de una pérdida significativa de activos que resulta en pobreza, alta inseguridad alimentaria y alta desnutrición, especialmente entre los niños pequeños y las mujeres. Uno de cada diez niños menores de cinco años sufre emaciación. Los datos de sequías pasadas en áreas de pastoreo muestran que, en promedio, las familias afectadas pueden tardar más de cuatro años en recuperar los medios de vida perdidos, tiempo durante el cual probablemente dependerán de la ayuda. [36]

de todos los hogares dependen de la agricultura para alimentar a sus familias

de todos los hogares dependen de la agricultura para alimentar a sus familias

Aproximadamente el 84% de todos los hogares etíopes están ubicados en áreas rurales y dependen de la agricultura para alimentar a sus familias. Muchos se han visto obligados a vender el ganado que les quedaba y emigrar a zonas urbanas en busca de nuevas oportunidades de ingresos. Hacer frente a la pérdida de los medios de vida también conduce a un aumento de la deserción escolar, el matrimonio infantil y las actividades de trabajo infantil. [37]

El fenómeno de El Niño anticipado puede exacerbar las necesidades en 2019. La situación humanitaria en el primer semestre de 2019 dependerá de la duración e intensidad de las lluvias y la cosecha posterior de la que depende la mayor parte del país. Incluso si no hay nuevos choques climáticos en 2019, el número de personas que necesitan asistencia humanitaria debido a la sequía disminuirá solo ligeramente y se verá compensado por un aumento en el número de personas desplazadas por el conflicto. [38]

CARE ha estado proporcionando ayuda humanitaria en Etiopía desde 1984. En la crisis actual, CARE ha llegado a más de 570,000 personas proporcionando alimentos, apoyo a niños desnutridos, saneamiento y kits de salud, y construyendo y rehabilitando instalaciones para proporcionar agua potable.

Tanugt se casó cuando tenía 18 años y rápidamente se convirtió en víctima de abuso doméstico. Su esposo solía golpearla y con poca comida en sus platos, se vio obligada a enviar a sus tres hijos a trabajar. “Solíamos estar detrás de los hombres, nuestro lugar estaba en la cocina”, dice Tanugt. “No tuvimos oportunidades y no recibimos información sobre lo que estaba sucediendo en nuestras propias comunidades. Pero ahora no dependemos de nadie y ganamos nuestro propio dinero ". Tanugt se benefició del proyecto de suficiencia alimentaria para agricultores de CARE y pudo comenzar a cultivar su propia tierra en Ebinat, una pequeña ciudad en una de las áreas con mayor inseguridad alimentaria y propensión a la sequía en la región de Amhara en el norte de Etiopía.

Foto: Stéphania Musset / CARE
Foto: Stéphania Musset / CARE

1. Haití

Al borde de la supervivencia

Si bien el catastrófico terremoto de 2010 en Haití fue noticia mundial, la crisis alimentaria de 2018 apenas recibió cobertura internacional. Haití tiene uno de los niveles más altos de inseguridad alimentaria crónica en el mundo, con más de la mitad de su población total enfrentando continuamente la amenaza del hambre y el 22% de los niños con desnutrición crónica. [39] Las causas subyacentes de esta situación incluyen frecuentes desastres naturales y pobreza extrema. Además, la larga historia de turbulencias políticas del país, la falta de inversión en servicios sociales y la falta de planificación urbana ha dado lugar a una alta migración urbana y barrios marginales densamente poblados. En el Índice de Riesgo Climático de 2019, Haití ocupa el cuarto lugar entre los países más afectados por fenómenos meteorológicos extremos. [40]

2.8

millones

Haitianos que necesitan asistencia humanitaria

Las condiciones de sequía en el norte de Haití a principios de 2018 provocaron retrasos en la producción de cultivos, y algunas familias han tenido que recurrir a comer menos alimentos y otras medidas desesperadas para hacer frente. En total, unos 2.8 millones de personas necesitan asistencia humanitaria. [41]

A pesar de las lluvias recientes y la reanudación de las actividades agrícolas, la gente está luchando por recuperarse del impacto de la sequía. La situación de la seguridad alimentaria está estrechamente relacionada con los impactos de los desastres naturales, el aumento de los precios de los combustibles y un tipo de cambio inestable. Tres cuartas partes de los haitianos viven con menos de 2 dólares al día, mientras que la mitad de la población gana menos de 1 dólar al día. Muchas personas no tienen acceso inmediato a la electricidad, el agua, el saneamiento o la atención médica. [42]

Sus necesidades se han visto agravadas aún más por una serie de desastres naturales durante las dos últimas décadas. El huracán Matthew devastó el oeste de Haití en octubre de 2016 durante el tercer año consecutivo de sequía relacionada con El Niño en la isla, los huracanes Irma y María en 2017 causaron importantes inundaciones en el norte del país y un terremoto de magnitud 5.9 sacudió el noroeste de Haití en octubre de 2018. El cólera sigue siendo un problema con más de 3,000 casos sospechosos notificados entre enero y octubre de 2018, incluidas 37 muertes [43]

CARE ha apoyado a casi 400,000 haitianos en 2018, ayudando a mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición, apoyando la educación y el desarrollo económico, y empoderando a las mujeres rurales jóvenes y los niños vulnerables. A través de su programa conjunto de red de seguridad social, casi 86,000 personas con inseguridad alimentaria pudieron mejorar su acceso a alimentos nutritivos producidos localmente en 2018. CARE también apoyó la recuperación a largo plazo después de desastres para que las comunidades pudieran participar en la reconstrucción y abordar los problemas sociales. exclusión, falta de oportunidades económicas y falta de acceso a una educación de calidad. CARE ofreció comidas, agua potable, refugio y suministros a unas 150,000 personas afectadas por el desastre que lo necesitaban de inmediato.

Marie-Melia Joseph, madre de ocho hijos, solía caminar más de una hora desde su casa hasta el mercado para comprar sus alimentos semanales. “Comimos lo que pudimos cosechar de nuestra pequeña parcela familiar y compramos lo que pudimos con el dinero que ganamos con la venta de frutas que recolectamos en el camino”, dice. "Algunos días fueron mejores que otros, pero no puedo recordar la última comida decente que tuvimos". Esto cambió rápidamente cuando descubrió que era elegible para recibir cupones de alimentos mensuales proporcionados por CARE para comprar frutas y verduras frescas, así como alimentos básicos como maíz, frijoles y arroz. “Este cupón realmente cambió mi vida… significó que finalmente podía descansar un poco más tranquila y no preocuparme tanto por el lugar de donde vendría la próxima comida”, dice ella.

Foto: Nancy Farese / CARE
Foto: Nancy Farese / CARE

¿Qué podemos hacer?

Ocho pasos para ayudar a arrojar luz sobre crisis olvidadas

Ha sido un año de prueba para las agencias de ayuda. Con tantos tipos diferentes de desastres y conflictos apenas cubiertos en los medios de comunicación, la pregunta sigue siendo: ¿Qué se puede o se debe hacer? La importancia de la cobertura de los medios y la conciencia pública para ayudar a movilizar fondos y aumentar la presión sobre los tomadores de decisiones se ha demostrado una y otra vez. Aún así, la cuestión de cómo garantizar una mejor cobertura de las crisis que no se notifican sigue en gran medida sin abordarse. Algunos de los obstáculos son bien conocidos. Los medios de comunicación necesitan acceso seguro a las áreas afectadas por el desastre, requieren fondos para reportajes extranjeros y necesitan localizar la cobertura de noticias. Pero hay más. Aquí hay ocho pasos importantes que son cruciales ahora.

Para gobiernos y legisladores

1. No tener noticias son malas noticias

Cuando el sufrimiento humano se enfrenta al silencio, las consecuencias son graves. Las crisis desatendidas también suelen ser las más infradotadas y prolongadas. Dado que una serie de crisis en este informe se derivan de la inseguridad alimentaria y los riesgos subyacentes del cambio climático, los países afectados deben presionar para que los medios de comunicación les permitan satisfacer mejor las necesidades de la población. Esto no solo significa permitir que los reporteros cubran historias con pleno acceso y seguridad, sino también brindarles información de manera proactiva sobre necesidades, logros y brechas. En un panorama digital basado en la atención y la visibilidad, esto permite a los países demostrar su compromiso y ayuda a los medios de comunicación a contar las historias y pedir acciones muy necesarias.

2. El acceso a los medios de comunicación como condición de la ayuda

El acceso a los medios, los problemas de visado y los ataques a periodistas siguen siendo uno de los mayores obstáculos para la información sobre crisis. Según las últimas cifras de Reporteros sin Fronteras, los medios se enfrentan a una ola de hostilidad sin precedentes, con 80 periodistas asesinados en relación con su trabajo, otros 348 encarcelados y 60 secuestrados en 2018. [44] La libertad de prensa es esencial para arrojar luz sobre temas que de otro modo serían olvidados. Los estados miembros de la ONU, los donantes y las agencias de ayuda deben insistir en el acceso a los medios como condición para el apoyo político y la ayuda a los países afectados. Esto no solo se aplica a los medios internacionales, sino que es de vital importancia para los periodistas locales. Al igual que las organizaciones de la sociedad civil locales, están en la primera línea y deben estar empoderadas para actuar cuando estalla una crisis. Los medios de comunicación locales son fundamentales como una fuente creíble que comprende el contexto local mejor que nadie y continúa informando sobre emergencias mucho después de que se han ido los focos internacionales. Solo si los países continúan denunciando la denegación de acceso y los ataques a periodistas, las emergencias permanecerán en el radar, en lugar de apagarse.

3. Persiguiendo necesidades, no titulares

Sabemos que las crisis que reciben más atención también reciben más fondos, pero quienes más necesitan apoyo humanitario no son necesariamente los que aparecen en las noticias. Con estrechos vínculos entre la cobertura de los medios, la conciencia pública y la financiación, es necesario reconocer que generar atención es una forma de ayuda. Con la reducción de los presupuestos de noticias que conducen a una menor inversión en cobertura extranjera, la financiación humanitaria debe incluir líneas presupuestarias para aumentar la conciencia pública, particularmente en países de bajo perfil, para que podamos recaudar más fondos para ayudar. Esto podría usarse para que las agencias de ayuda y otros actores ofrezcan visitas de prensa a las áreas afectadas por la emergencia, brinden apoyo logístico a los periodistas independientes, capturen imágenes sin procesar para la cobertura de noticias o apoyen la capacitación de periodistas.

4. Hablar sobre lo que importa

Los políticos también deben usar sus voces. Los políticos individuales pueden desempeñar un papel clave a la hora de llamar la atención de los medios de comunicación sobre las crisis que son importantes para sus electores, incluidos los grupos de la diáspora, los grupos eclesiásticos y otras organizaciones de la sociedad civil que trabajan en puntos conflictivos de todo el mundo. En algunos países, las asociaciones parlamentarias se enorgullecen de hablar sobre cuestiones que no reciben la cobertura adecuada. Cuando lo hacen, pueden ser una fuerza poderosa, no solo para enfocar al gobierno, sino también para captar la atención de los medios nacionales. Los políticos también pueden trabajar con organizaciones de la sociedad civil para proporcionar pruebas y ayudar a formular preguntas, discursos y mociones para dirigir una atención pública más amplia hacia las crisis olvidadas del mundo.

Para periodistas

5. Dar prioridad a las mujeres y los niños

Todas las personas que sufren desastres y crisis son especialmente vulnerables. Pero las mujeres y las niñas lo son por partida doble. Cuando la violencia extrema, el hambre o el clima los afectan, son los primeros en ser víctimas de trata con fines sexuales o de trabajo infantil, los primeros en ser explotados como herramientas de guerra y los primeros en perder su infancia. Mientras tanto, son los últimos en comer, los últimos en ser matriculados en la escuela y, con demasiada frecuencia, los últimos en ser valorados. [45] Obtener fondos para la protección de mujeres y niños es difícil cuando a menudo se priorizan otras necesidades urgentes, como alimentos o agua. El apoyo que tanto se necesita para el asesoramiento en casos de trauma, la salud reproductiva y el abordaje de la violencia de género a menudo sigue sin recibir fondos suficientes. Informar sobre la miseria y la adversidad que padecen las mujeres y los niños es de gran importancia para garantizar que se escuchen sus voces y se aborden sus preocupaciones. Al informar sobre temas delicados como la violencia y el abuso de género, los medios de comunicación deben garantizar una práctica adecuada de consentimiento y capacitación en entrevistas para sus reporteros.

6. Más espacio para la ayuda

El énfasis en los medios en línea significa que los argumentos anteriores de espacio limitado en un periódico o transmisión ya no se aplican. El periodismo en la era de la web abierta ha abierto puertas para la información que trasciende el tiempo y el espacio y ofrece posibilidades ilimitadas. Los editores de noticias también deben desafiar la suposición de que las audiencias no están interesadas en las noticias humanitarias. Según una encuesta realizada por la Universidad de East Anglia, [46] alrededor del 60% de las personas afirmaron seguir las noticias sobre desastres humanitarios más que cualquier otro tipo de noticias internacionales. Si bien las presiones financieras pueden ejercer presión sobre la capacidad de los medios de comunicación para enviar reporteros al extranjero, es importante abordar el significado detrás de las pautas de conflicto de intereses y cuestionarse críticamente si no contar una historia importante es la mejor alternativa a aceptar el apoyo logístico de los donantes o agencias de ayuda para cubrir una crisis. Ciertamente, los actores de la ayuda no deben esperar una cobertura favorable a cambio de ayudar a los reporteros a llegar a las poblaciones afectadas. Al igual que los principios humanitarios que sustentan el trabajo de ayuda, la ética del periodismo debe mantenerse al más alto nivel. Para garantizar que se cuenten las historias de quienes sufren en silencio, los periodistas y los actores humanitarios deben trabajar juntos respetando las áreas de responsabilidad de los demás.

Para agencias de ayuda

7. Contar una historia juntos

Concienciar y llamar la atención sobre crisis y desastres en el público no es solo el trabajo de los medios de comunicación. Con el periodismo ciudadano en aumento y el acceso directo a las audiencias, las organizaciones humanitarias deben unir fuerzas para llenar los vacíos. Las agencias de ayuda pueden y deben desempeñar su papel informando sobre crisis desatendidas y destacando las voces de las personas afectadas. No solo es importante invertir en especialistas capacitados en comunicaciones y medios sobre el terreno que puedan servir de enlace con el público, sino también pensar en formas innovadoras de llegar a las personas, en particular, dada la limitada financiación humanitaria. Contratar expertos en comunicación independientes compartidos entre agencias u ofrecer capacitaciones conjuntas a periodistas locales son algunas de las opciones.

Para consumidores de noticias

8. Invierte para crecer

¿Interesado en noticias humanitarias y de ayuda exterior? Entonces apóyelo. Desde suscribirse a los medios de comunicación que mejor reflejan sus intereses personales, felicitar a los periodistas por sus buenos informes o informar a los periodistas y editores de la importancia de los problemas humanitarios, hay muchas formas en que los lectores pueden apoyar a los medios de comunicación que continúan informando sobre crisis humanitarias. Los donantes también pueden apoyar programas de becas de periodismo, algunos de los cuales fomentan la información extranjera y el periodismo independiente en países en desarrollo o en crisis.

Acerca de CARE International

Fundada en 1945, CARE International trabaja en todo el mundo para salvar vidas, vencer la pobreza y lograr la justicia social. Ponemos a las mujeres y las niñas en el centro porque sabemos que no podemos superar la pobreza hasta que todas las personas tengan los mismos derechos y oportunidades.

En 2018, CARE International trabajó en 68 países para ayudar a más de 46 millones de personas a mejorar la salud y la educación básicas, combatir el hambre, aumentar el acceso al agua potable y el saneamiento, ampliar las oportunidades económicas, enfrentar el cambio climático y recuperarse de los desastres. 

Para obtener más información, visite www.care-internacional.org