Crisis de refugiados venezolanos, un éxodo en fotos - CARE

Crisis de refugiados venezolanos, un éxodo en fotos

Todas las fotos: Paddy Dowling / CARE

Todas las fotos: Paddy Dowling / CARE

Todas las fotos: Paddy Dowling / CARE

'Nos moríamos de hambre entonces y ahora nos morimos de hambre'

Venezuela atraviesa una crisis humanitaria sin precedentes. Más de 3.4 millones de personas han huido de la inestabilidad política, el aumento de las tasas de criminalidad, la hiperinflación, la escasez extrema de alimentos y medicamentos y el colapso de los servicios públicos. Hoy, nueve de cada diez venezolanos viven por debajo del umbral de la pobreza y 300,000 niños corren el riesgo de morir por desnutrición.

Los países vecinos, incluidos Colombia, Ecuador y Perú, se han visto abrumados por el aumento de la migración. Faltan servicios para proteger a las personas del abuso y la explotación y las necesidades de los recién llegados están en gran parte insatisfechas.

“Millones necesitan desesperadamente la asistencia más básica: alimentos, salud, protección, refugio y acceso a servicios legales. Esta es una crisis en la región que exige la atención y el apoyo de la comunidad internacional ”, dice la presidenta y directora ejecutiva de CARE, Michelle Nunn.

300,000 niños en riesgo de morir por desnutrición

Se estima que la mitad de los refugiados venezolanos son mujeres y alrededor del 30 por ciento son niños, dos grupos particularmente vulnerables que enfrentan un alto riesgo de abuso y trata. Las redes de tráfico operan cerca de los cruces fronterizos y hay evidencia de transacciones sexuales a cambio de alimentos. Un número cada vez mayor de niños hace el viaje sin compañía, con la esperanza de reunirse con sus padres en los países del sur. Se enfrentan a riesgos extremadamente elevados de vivir y trabajar en la calle y de ser explotados.

“Más que cualquier otra emergencia humanitaria que haya encontrado, la crisis de Venezuela es verdaderamente una crisis de mujeres”, dice Alexandra Moncada, directora de país de CARE en Ecuador. “Estamos escuchando informes impactantes sobre el tráfico sexual y laboral de mujeres venezolanas en toda la región. Estamos hablando de redes criminales que abarcan países y cientos de miles de kilómetros. en algunos casos, los padres incluso les piden a sus hijas pequeñas que recurran a la prostitución para ayudar a mantener a la familia ".

Estas fotos brindan un vistazo del viaje y la devastadora realidad de millones de refugiados venezolanos.

En Ecuador, los migrantes venezolanos tienen prohibido usar el transporte público o enfrentan la amenaza de ser devueltos por la policía al cruce fronterizo más cercano. Este grupo, en su mayoría de camino a Perú, lleva 25 días caminando por Colombia. Por la noche, duermen al borde de la carretera, acurrucados juntos para mantenerse calientes.

Los refugiados de Venezuela a menudo viajan en grupos por seguridad. Viajar solo proporciona una mejor oportunidad de engancharse en un ascensor del tráfico que pasa, pero también aumenta el riesgo de secuestro. Los cárteles se aprovechan de los caminantes solitarios para obtener mano de obra barata y las mujeres están siendo secuestradas y vendido en trabajo sexual.

Cristina * tomó la difícil decisión de dejar a su pareja en Venezuela y viajar con su hija de 7 años a Quito, Ecuador. Cuando llegó, Cristina solo pesaba 88 libras. Decidió morir de hambre para que su hija pudiera comer tres veces al día.

Cristina, una académica en Venezuela, comenzó a trabajar como niñera en Ecuador, donde fue acosada sexualmente. Las mujeres venezolanas han denunciado haber sido acosadas sexualmente durante el proceso migratorio y existen evidencias de abuso, trata sexual y la práctica del sexo transaccional por comida.

María *, de 31 años, huyó con sus dos hijos a las afueras de Ibarra, Ecuador. No puede contener las lágrimas mientras habla de la xenofobia hacia los venezolanos. María teme por su vida y la de sus hijas. No ha salido de su pequeño apartamento en semanas, ni siquiera para recoger vales de comida básica.

Endisma, de 4 años, sobrevivió con una comida de plátano al día durante meses. Sus padres ya no pueden encontrar la medicación esencial necesaria para su diabetes.

John, de 21 años, no ha comido adecuadamente durante los últimos tres años mientras estuvo en Venezuela. Actualmente vive en un asentamiento informal de tiendas de campaña en Bogotá, Colombia, que alberga a varios cientos de refugiados. John ha tenido fiebre durante cinco días pero no tiene dinero para ver a un médico.

Los datos muestran que los venezolanos están llegando a los países vecinos con una salud significativamente deteriorada. El acceso a los servicios de salud es esporádico. Aunque la atención médica está disponible en las fronteras, la mayoría de los venezolanos tienen documentación limitada o cruzan de manera informal y no pueden acceder a estos servicios.

Los gemelos Yerfranli y Franderlin, de 10 años, se acurrucan bajo mantas en temperaturas bajo cero en Rumichaca en Ecuador. Su familia salió de Venezuela para buscar fisioterapia para su hermano, que depende de una silla de ruedas debido a una condición muscular en deterioro y sin tratar.

Joender, 6, Ipiales, Colombia, luego de un viaje de 33 días, principalmente a pie. Tiene un paquete de galletas, una donación de uno de los muchos colombianos generosos que ofrecen apoyo a los venezolanos.

Kevin, de 11 años, caminó y realizó autostop con su familia durante 21 días para llegar a Quito, Ecuador. Llegaron agotados y sin un centavo. CARE Ecuador está brindando refugio, comida y apoyo psicosocial a los miembros de la familia. La creación de espacios seguros ayuda a los migrantes a enfrentar su trauma y a fortalecer su resiliencia en el futuro.

Keinya, de 22 años, se sienta en el área de la cocina de su pequeño piso en Ibarra. El apartamento es oscuro y sin ventanas. Cinco personas comparten una habitación individual.

"Todos hemos perdido nuestros trabajos y sobrevivimos con $ 3 al día para alimentarnos a todos." Keinya dice, llorando. "Salimos de nuestro país porque no había comida. Nos moríamos de hambre y ahora nos estamos muriendo de hambre de nuevo aquí."

María, de 7 años, está en la Fundación de Atención al Migrante, un albergue en Bogotá, Colombia. María y su madre están de camino a Ecuador. Mientras se despiden en el refugio, la hermana Teresina le entrega un oso a María. María responde: “Gracias, hermana. Este oso es lo único que tengo en el mundo. Yo cuidaré de él ".

Refugiados venezolanos asisten al servicio dominical en la Basílica de Quito en Ecuador. Al fondo, el obispo venezolano Mons Morouta Rodríguez Del Valle predica su sermón dominical a una audiencia atenta: "Dios no tiene fronteras ... no hay fronteras en el cielo".

* Nombre ha sido cambiado