Estaciones de agua, hacer carbón, manejo de tierras y más - CARE

Estaciones de agua, fabricación de carbón, gestión de tierras y más

David Mutua / CARE

David Mutua / CARE

Construyendo resiliencia en el seco condado de Mandera en Kenia

El condado de Mandera es una región árida en el noreste de Kenia que limita con Etiopía y Somalia, donde los residentes luchan regularmente contra los efectos de la sequía, el pastoreo excesivo y el COVID-19, así como contra una especie de planta invasora omnipresente.

Debido a que estos y otros desafíos dificultan los medios de subsistencia pastoriles y agrícolas, una asociación regional entre CARE, World Vision y el Danish Refugee Council ha ayudado a las personas a encontrar soluciones. Financiado por el Fondo Fiduciario de la Unión Europea para África, el proyecto Building Opportunities for Resilience in the Horn of Africa (BORESHA) busca fortalecer los mercados y el comercio, desarrollar habilidades comerciales y mejorar la gestión de los recursos naturales.

Algunas de esas soluciones incluyen pozos y bombas de agua que funcionan con energía solar, pastoreo controlado, transmisiones de radio informativas, suministros de higiene e incluso apicultura.

'Mathenge': la planta pasa de ser una molestia a convertirse en un activo

Prosopis juliflora, llamado “Mathenge” por los lugareños, fue importado de América del Sur en la década de 1970 con las mejores intenciones. Se esperaba que la planta ayudaría a la producción de miel, proporcionaría sombra, serviría como cortavientos, proporcionaría leña y materiales de construcción. En cambio, el arbusto espinoso, que requiere poca agua, se ha hecho cargo, provocando consecuencias no deseadas.

Las espinas pinchan las pezuñas de vacas y burros, y cuando las vainas verdes de la planta se comen crudas, pueden ser fatales para el ganado. También ha consumido tierras de cultivo.

Muchos han experimentado el daño de Mathenge de primera mano, habiendo perdido animales de granja por la planta. En esta región árida, donde el 72 por ciento de las personas sobrevive de la cría de ganado, cualquier pérdida de ganado tiene un gran impacto en las familias.

Mathenge tampoco se puede eliminar fácilmente, por lo que CARE y sus socios se propusieron encontrar formas de usarlo, convirtiéndolo tanto en combustible para cocinar como en alimento para animales.

"Desde el Prosopis arbusto, recolectaríamos las vainas, las secaríamos y las moleríamos junto con la hierba en el molinillo, mezclaríamos la mezcla con agua y luego procederíamos a hacer el alimento que se puede almacenar y dar a los animales”, nos dice Mohamed Sheihk Hosman. “Dado que el arbusto Mathenge sobrevive incluso durante la sequía, esto asegura que el ganado débil, frágil y productor de leche no tenga que viajar largas distancias para pastar”.

Abdullah Hussein, miembro del Neboi Prosopis Charcoal Making Group, muestra un trozo de carbón hecho con el arbusto Prosopis. (David Mutúa/CARE)

Abdullah Hussain es miembro de un grupo que utiliza Prosopis para hacer carbón y explica cómo la planta se convierte en combustible.

“Cortamos el Prosopis arbusto y luego hacer carbón con él”, dice ella. “Luego, el carbón vegetal se muele hasta convertirlo en polvo y se mezcla con agua. La mezcla final luego se pasa a través de una máquina de briquetas de carbón. Luego, la briqueta se seca y se usa para cocinar. Las briquetas se queman lentamente con menos humo y, a diferencia del carbón normal, cocinan muchas comidas”.

Abdullah prefiere usar las briquetas porque sus nietos pueden concentrarse en sus estudios en lugar de recolectar leña. Los miembros de la comunidad también están transmitiendo sus conocimientos a los vecinos de la región.

"El Prosopis las vainas tienen un alto contenido de proteínas y minerales que son buenos para el ganado”, dice Salim Abdi, Coordinador del Programa Kenia BORESHA para CARE International. “Las briquetas de carbón tienen una mayor eficiencia de cocción que el carbón normal. Promovemos el uso del arbusto Prosopis para hacer la briqueta, ya que evitará la extinción de los árboles autóctonos y ayudará a controlar la propagación del arbusto”.

El siguiente paso es comercializar la producción tanto de alimentos para animales como de briquetas para que los miembros del grupo puedan comenzar a obtener ingresos adicionales.

Combatir el sobrepastoreo mediante una mejor gestión de la tierra

Otro problema común en el Triángulo de Mandera es el sobrepastoreo de los pastizales, un escollo común y desafortunado debido a las condiciones áridas, las frecuentes sequías y la escasez de vegetación. Permitir que los animales pasten en cada parche verde disponible durante la temporada de lluvias significa que escasea, y los animales mueren de hambre, durante la estación seca.

Un miembro del Comité de Gestión de Pastizales de Eymole limpia arbustos y ramitas de uno de los recintos de ganado del grupo. La gestión de los pastizales garantiza que haya pastos para el ganado cuando los pastos habituales se agotan o son diezmados por la sequía.

En respuesta, BORESHA instituyó un programa de manejo de pastizales, para preservar secciones de pasto y permitir que se regeneren para que se mantengan en reserva. CARE, sus socios y funcionarios del gobierno local capacitaron a miembros de la comunidad de 21 aldeas sobre las mejores prácticas pastorales. Los temas incluyeron la construcción de cercas, la eliminación de malas hierbas y el rejuvenecimiento de tierras improductivas mediante la plantación de césped y árboles.

El proyecto también fue un paso más allá. “Después de la capacitación, se contrató a 100 personas para trabajar en la construcción de los recintos”, dice Aden Ibrahim, presidente del grupo de Gestión de Recursos Naturales en Eymole, un subcondado en la frontera entre Kenia y Etiopía. “Después de 30 días, recibimos a Kes. 21,500 ($192.57) y esto mejoró nuestro nivel de vida. Mi ganado se ha beneficiado de tener estos recintos.”

El comité de gestión de pastizales de Eymole, al igual que otros comités similares en la región, es un grupo inclusivo en el que participan hombres, mujeres y jóvenes. Este grupo ha capacitado a otros miembros de la comunidad para practicar lo que ha aprendido. (David Mutúa/CARE)

Más allá del manejo de los pastizales, la comunidad también recibió capacitación sobre apicultura y cosecha y ha establecido varias colmenas que han sido colonizadas por múltiples enjambres.

Agua limpia alimentada por el sol

En los días soleados, las temperaturas en el Triángulo de Mandera alcanzan regularmente los 95F y, a veces, incluso más, mientras que las sequías frecuentes han hecho que sea más difícil encontrar agua. Una encuesta de febrero de 2021 encontró que solo el 49.3 % de los hogares informaron tener acceso al agua de puntos de agua seguros, mejorados o semimejorados.

“Para traer agua de lluvia teníamos que atravesar el arbusto de Mathenge que lo rodeaba”, dice Fatuma Abdi, una madre de seis hijos de 52 años en Ashabito. “Esto era peligroso porque los animales salvajes como las serpientes se escondían allí y nos atacaban”.

Peor aún, durante las épocas de sequía, los estanques de agua de lluvia locales se secan, lo que obliga a la gente a viajar largas distancias o pagar precios exorbitantes a los vendedores con tanques.

La salud también es un problema. “Como nuestros animales solo podían beber agua del mismo lugar que nosotros la traíamos, terminábamos enfermándonos por el agua contaminada”, agrega Fatuma. “La malaria era bastante frecuente, así como las enfermedades transmitidas por el agua, como la fiebre tifoidea y la diarrea, que afectaban a nuestros niños”.

Fatuma Mohamed, Safia Abdi y Khadija Ahmed acceden a agua dulce en Ashabito. Antes del establecimiento de este punto de agua, la comunidad no tendría otra opción que una olla que también usan los animales, exponiéndolos a enfermedades como la fiebre tifoidea y el cólera. (David Mutúa/CARE)

En respuesta, CARE y sus socios han construido 11 puntos de acceso al agua en el triángulo de Mandera, con tanques subterráneos y bombas que funcionan con energía solar. En la vecina Somalia, se repararon y equiparon con bombas otros cuatro puntos de agua. En total, estos puntos de acceso al agua atienden directamente a más de 125,614 personas en los tres países.

“Al aprovechar la energía renovable, limpia y siempre disponible del sol, la bomba extrae agua del pozo al grifo, asegurando el suministro de agua limpia durante todo el año a la comunidad”, dice Salim Abdullahi, coordinador de CARE International. “Al mismo tiempo, se construyeron puntos de acceso al agua para personas [y] animales en lugares separados para garantizar que no haya contaminación”.

Fatuma Mohamed vende verduras en su quiosco de Ashabito. Gracias al agua recientemente accesible, Fatuma pudo comenzar un huerto que alimenta a su familia y le proporciona un excedente para vender. (David Mutúa/CARE)

“Dado que el punto de acceso al agua limpia es más cercano y consistente, ahora tenemos más tiempo para hacer más por nuestro desarrollo personal”, dice Fatuma, quien ahora vende productos de la granja que pudo comenzar gracias a la nueva fuente de agua. “Ahora podemos dedicarnos a la agricultura junto con la cría de ganado”.

Luchar contra el COVID-19 a través de la información y la higiene

Cuando surgió el COVID-19 en Kenia, en marzo de 2020, muchas personas se mudaron a áreas rurales como Mandera y, sin darse cuenta, propagaron el virus a lugares donde los servicios de atención médica son escasos. Los funcionarios gubernamentales respondieron con restricciones de viaje y bloqueos.

Los confinamientos y el posterior cierre de escuelas afectaron tanto a la economía como al tejido social. “Como los niños estaban en casa, muchos de ellos recurrieron a los vicios para pasar el tiempo”, dice Khaltuma Abdirahman, directora de la escuela primaria del municipio de Mandera. “Algunos recurrieron a las drogas y se involucraron en actividades ilegales. Algunas chicas se casaron y otras quedaron embarazadas”.

Al comienzo del brote de COVID, BORESHA tenía fondos de contingencia disponibles y los utilizó en una campaña de información pública. Compraron tiempo aire en DAWA FM, una estación de radio local y, junto con el departamento de salud del gobierno del condado de Mandera, compartieron información básica, pero vital, sobre el virus y cómo prevenir su propagación.

Heikal Suleiman, gerente de la estación DAWA FM, transmite mensajes informativos sobre la prevención del COVID-19. La emisora ​​tiene cobertura y oyentes en Somalia, Etiopía y Kenia. (David Mutúa/CARE)

“Dado que nuestro radio de transmisión cubre 140 kilómetros cuadrados y estamos cerca de la frontera, podemos difundir información no solo en Mandera [Kenia] sino también en Somalia y Etiopía”, dice Haqil Suleiman, gerente de la estación. “Esto aseguró que los mensajes de prevención llegaran a las comunidades en la frontera que cruzan regularmente. Las conversaciones e interacciones entre la comunidad y los trabajadores de salud del condado a través de nuestra estación fueron tan interesantes que muchas veces iban más allá del tiempo”.

Safiya Mohid se lava las manos frente a la escuela primaria del municipio de Mandera. CARE distribuyó 18 estaciones de lavado de manos a la escuela para ayudar a prevenir la propagación de COVID-19. (David Mutúa/CARE)

Las sesiones escolares presenciales por etapas se reanudaron a fines de 2020 a medida que disminuía el número de casos, pero con un estricto cumplimiento de las pautas de prevención. En respuesta, CARE y sus socios establecieron estaciones de lavado de manos en las escuelas y distribuyeron kits de lavado de manos, lo que redujo la propagación de otras enfermedades, no solo de COVID. Más allá de las escuelas, el programa también distribuyó kits de higiene a los desplazados internos.