11 años de guerra: familias sirias sacrificando el futuro para sobrevivir el presente - CARE

11 años de guerra: familias sirias sacrificando el futuro para sobrevivir el presente

Valerio Muscella

Valerio Muscella

Análisis rápido de género de CARE: El aumento de las dificultades financieras pone a los sirios bajo tensión psicológica y erosiona la capacidad para hacer frente.

La pobreza aguda, el COVID-19, la sequía, el desplazamiento y 11 años de guerra están poniendo al límite la resiliencia y las capacidades de afrontamiento de los sirios, según reveló un nuevo análisis de CARE, y las familias toman medidas cada vez más desesperadas, incluido el matrimonio precoz y el trabajo infantil, para mantener viva.

“Estamos viendo hogares en todo el país bajo una inmensa presión, enfrentados a decisiones impensables. ¿Pagar el tratamiento médico crítico de un miembro lesionado o alimentar al resto de la familia? ¿Comprar leña para la calefacción o enviar a sus hijos a la escuela? Tienen que sacrificar el futuro para sobrevivir en el presente”, dice Jolien Veldwijk, directora de país de CARE Siria.

Nueve de cada diez sirios viven por debajo del umbral de la pobreza y el 67 % necesita asistencia humanitaria. El estrés psicológico es alto. En el Noroeste, donde el 97% de la población vive con menos de dos dólares al día, las mujeres informan que la violencia doméstica es una preocupación importante. Las tasas de suicidio también están provocando alarmas, ya que casi uno de cada cinco intentos y muertes registrados en el Noroeste son niños menores de 20 años. Los más afectados son los que viven en hogares encabezados por una persona con discapacidad y los hogares encabezados por mujeres (22% de las familias sirias) donde el acceso a los alimentos y las necesidades básicas es deficiente.

Casi el 70% del país sufre inseguridad alimentaria. Casi medio millón de niños sufren de retraso del crecimiento y más de 90,000 niños de desnutrición aguda. En el noreste, anteriormente el granero de Siria, ahora devastado por la sequía, uno de cada cuatro hogares encuestados come una comida al día y uno de cada cinco niños está desnutrido. El sesenta por ciento de los padres entrevistados en el norte de Siria dijeron que sacrificaban las comidas por sus hijos. Otras estrategias de afrontamiento incluyeron: eliminar la carne, las frutas y las verduras de las dietas; venta de tierras de cultivo y animales; mendigar y pedir prestado; enviar a los niños a trabajar, casar a las hijas menores de edad y participar en actividades generadoras de ingresos de alto riesgo.

“La trágica realidad para muchos sirios es que, con el colapso de la economía que hace que los artículos necesarios, como alimentos frescos y medicamentos, queden fuera del alcance, la educación es una ocurrencia tardía”, dice Sherine Ibrahim, Directora de país de CARE Turquía. “Las estrategias de afrontamiento negativas afectan la resiliencia y la capacidad de generar ingresos en el futuro, lo que hace que estas familias sean aún más vulnerables a la inseguridad alimentaria y más dependientes de la asistencia”.

Más de la mitad de los niños dentro de Siria se han visto privados de educación. Más niños que niñas se dedican al trabajo infantil, y algunos trabajan en condiciones no aptas incluso para los adultos. Las niñas tienen una mayor carga en el hogar y muchas (más del 46 %) se casan mucho antes de cumplir los 18 años.

“Algunos niños de 11 años han pasado toda su vida sin poner un pie en un salón de clases. La infancia debe ser un tiempo para que los niños aprendan, crezcan y sueñen. En cambio, estamos ante toda una generación de sirios traumatizados y sin educación que corren un gran riesgo de permanecer atrapados en un ciclo de pobreza y violencia durante toda su vida”, dice Veldwijk.

CARE hace un llamado a la comunidad internacional para que aumente urgentemente los recursos humanitarios para Siria, centrándose en intervenciones para salvar vidas y programas de resiliencia. En los últimos años, las necesidades humanitarias han ido en aumento, pero la financiación no ha seguido el mismo ritmo. En 2021, la financiación necesaria para satisfacer las necesidades básicas de Siria en el marco del plan de respuesta humanitaria creció un 10.7 %, pero la cantidad de dinero recibida se redujo un 12.1 %, lo que significa que solo se financió el 46.6 % del plan. Esto representa una brecha enorme entre las enormes necesidades humanitarias que enfrentan 14 millones de sirios y la asistencia disponible para apoyarlos.

“Necesitamos crear empleos y oportunidades de subsistencia, para que las personas puedan valerse por sí mismas y estén preparadas para futuras crisis. También necesitamos urgentemente aumentar el apoyo alimentario y agrícola, para que las madres no tengan que temer que sus hijos se mueran de hambre. Once años de guerra son 11 años de más. A pesar de todo lo que está sucediendo en el mundo en este momento, queremos recordarle a la gente que las necesidades de los sirios no han desaparecido y que la crisis de Siria sigue siendo una emergencia humanitaria aguda e importante”, dice Ibrahim.

Algunas voces de la Evaluación Rápida de Género de CARE:

“Dependemos principalmente de la ayuda humanitaria, pero no es suficiente y la mayoría de las veces la vendemos para poder comprar leche y pañales para los niños. Algunas familias han comenzado a sacar a sus hijas de la escuela y ponerlas a trabajar cargando verduras para generar ingresos”. - Hombre, Harim.

“Comemos mucho menos y ya no comemos verduras porque son caras. Hay que hacer pan, no comprarlo como antes. Cocinamos en una estufa primus porque no hay gas y calentamos agua con leña. La vida es agotadora mental y físicamente. Ya no podemos ir a los hospitales porque la atención médica y los medicamentos son muy caros. Mis hijos comen menos. Ya no tienen leche porque tuve que vender mis vacas”. – Mujer, Deir El Zor

“Las familias utilizan varias estrategias para hacer frente a las nuevas condiciones de vida. Algunos se ven obligados a mudarse cada pocos meses. Algunos hombres tienen varios trabajos para ganar lo suficiente para cubrir los gastos, o hacen que los niños trabajen en talleres o en granjas para generar ingresos”. — Varón, Harim.

Para más información:

raquel kent
Responsable de prensa superior
Rachel.Kent@care.org