CARE International aliviado por la adopción de la resolución 2582 - CARE

Aprobación de la resolución 2582

CARE International se siente aliviado por la votación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas hoy para mantener la asistencia humanitaria para más de cuatro millones de sirios en el noroeste del país a través del cruce de Bab al-Hawa durante efectivamente otros 12 meses. La asistencia transfronteriza es vital para garantizar que alrededor del 80% de los sirios que viven en el noroeste, que tienen una gran necesidad de ayuda, sigan teniendo lo esencial, incluidos alimentos, agua potable, refugio, atención médica y otros socorros que salvan vidas.

No obstante, nos decepciona que no se hayan respondido los llamamientos de organizaciones humanitarias como CARE para aumentar el acceso, restableciendo los cruces de Bab al-Salam y Al Yarubiyah. Si bien la ayuda humanitaria puede continuar fluyendo hacia el noroeste de Siria, no se puede decir lo mismo del noreste, donde las necesidades humanitarias han crecido casi al doble de la tasa de otras partes del país, un asombroso aumento del 38% desde que se cerró el cruce de Al Yarubiyah en Enero de 2020.

La sequía y la crisis del agua ponen en peligro el acceso de millones de personas al agua potable en el noreste, así como su capacidad para seguir siendo el pan de Siria y generar energía hidroeléctrica para ciudades y pueblos. Además, COVID-19 continúa propagándose, especialmente en áreas y campamentos densamente poblados, amenazando a los más vulnerables, especialmente a mujeres y niñas que ahora enfrentan nuevas cargas causadas por la diezmada economía siria. Desde el cierre de Al Yarubiyah, los trabajadores humanitarios no han podido suministrar medicamentos, servicios médicos y equipo médico adecuados que se necesitan desesperadamente para combatir la pandemia y tratar una multiplicidad de otras afecciones de salud.

Junto con nuestros socios sirios dedicados, CARE continúa brindando asistencia a las personas en el noreste de Siria, pero nos preocupa profundamente que no podamos ampliar nuestro trabajo lo suficiente o incluso comenzar a satisfacer las crecientes necesidades de las comunidades en la región. Pedimos la continuación del vital mecanismo de ayuda transfronteriza y su expansión a través de todas las modalidades, incluidos los cruces de Al Yarubiyah y Bab al-Salam, para garantizar que los sirios de todo el país que necesitan asistencia humanitaria puedan recibirla. Instamos al Consejo de Seguridad a dejar de lado la política y garantizar que la vida del pueblo sirio sea lo primero.