Dos años después de la explosión de Beirut: la vida en el Líbano hoy - CARE

Dos años después de la explosión de Beirut: la vida en el Líbano hoy

Beirut Blast 2 años

Beirut, 4 de agosto de 2022– “Que esta segunda conmemoración de la explosión de Beirut se use para dar coraje y fuerza a las comunidades libanesas para restaurar un mejor entorno para el futuro del Líbano, donde todos puedan pagar sus necesidades básicas”, dice Bujar Hoxha.

El Líbano marca hoy la segunda conmemoración de Beirut Blast. La explosión de 2020, la tercera más grande de la historia después de Hiroshima y Nagasaki, mató a 220 personas, hirió a más de 6,500, desplazó temporalmente a unas 300,000 personas de sus hogares y destruyó barrios enteros de la ciudad.

Si bien no se dispone de cifras exactas, solo aproximadamente el 50 por ciento de las personas en el área devastada han regresado a sus hogares, ya sea porque no se hizo el trabajo necesario para permitirles regresar de manera segura o porque siguen demasiado traumatizados por la experiencia para irse. espalda.

Tampoco hay datos relacionados con las personas cuyas lesiones resultaron en discapacidades permanentes.

El director de país de Bujar Hoxha Líbano dijo: “Dos años después de Beirut Blast, Líbano, que ha estado experimentando la crisis socioeconómica más grave de su historia desde el otoño de 2019, continúa su caída. Líbano, un país de ingresos medios antes de 2019, cuya moneda perdió el 99% de su valor en tres años, ahora se ha convertido en un lugar donde más de dos tercios de la población es pobre. Según un estudio publicado por la CESPAO de la ONU el año pasado, el 80 % de la población libanesa vive por debajo del umbral de la pobreza”.

Este año, Líbano también se ha visto muy afectado por la guerra de Ucrania, ya sea por sus reservas de trigo o por el aumento de los precios del petróleo.

Muy débil en su sector agrícola, el país depende en un 66% del trigo importado de Ucrania y en un 12% del trigo de Rusia para el pan y otros productos de panadería. Además, con la explosión de Beirut y la destrucción parcial de los silos en el puerto de la ciudad en agosto de 2020, se ha vuelto difícil almacenar semillas.

En cuanto al aumento de los precios del petróleo, los libaneses que han vivido con dos horas de electricidad al día proporcionada por el gobierno durante muchos meses, dependen principalmente de generadores alimentados con fuel oil, para la iluminación. El racionamiento de estos generadores de barrio aumentó con el repunte de los precios del crudo al inicio del conflicto. Los ciudadanos libaneses usan generadores privados para iluminar sus casas. Esta escasez de electricidad pesa sobre todo sobre los hospitales que deben comprar combustible para funcionar y sobre los servicios públicos, en particular sobre la oficina del agua que monitorea el suministro del país en función de los cortes de energía.

Allá por 2020, inmediatamente después de la explosión que resultó de la explosión de cientos de kilos de amonio almacenados en el puerto de Beirut, el gobierno estimó que las pérdidas económicas y los daños fueron de decenas de miles de millones de dólares estadounidenses, mientras que el Banco Mundial sugirió que se necesitarían miles de millones para ayudar a Beirut a recuperarse y reconstruirse.

Bujar Hoxha también llamó en esta ocasión a la comunidad internacional a apoyar a todas las poblaciones del Líbano, país que alberga el mayor porcentaje de refugiados per cápita del mundo. “No se olviden del Líbano, cuya población se hunde cada día más en la pobreza”, dijo.

“Hoy, dos años después de la explosión, no solo pensamos en los muertos y heridos, sino también en todos los habitantes de la ciudad que luchan en condiciones económicas y sociales difíciles. De hecho, estamos pensando en todo el Líbano, con sus ciudadanos y sus comunidades de refugiados y migrantes sirios y palestinos. Para todos ellos, comprar una bolsa de pan, llenar el depósito del coche o tener electricidad se ha convertido en un lujo. Que esta segunda conmemoración de la explosión de Beirut se utilice para dar coraje y fuerza a las comunidades libanesas para restaurar un entorno mejor para el futuro del Líbano, donde todos puedan pagar sus necesidades básicas. Dos años después de la explosión, queda mucho por hacer, ya sea en términos de la reconstrucción de la ciudad o en términos del apoyo que se debe brindar a la población empobrecida”, dijo.

Para más información, por favor contacte:

anisa husain
Responsable de prensa de CARE
Anisa.Husain@care.org