Las 10 crisis humanitarias menos denunciadas de 2020 - CARE

Las 10 crisis humanitarias menos denunciadas de 2020

Una mujer se encuentra en un campo de planos con una azada al hombro.

10.1 millones de zambianos necesitan asistencia humanitaria como consecuencia de las graves sequías e inundaciones. Foto: Karin Schermbrucker / CARE

10.1 millones de zambianos necesitan asistencia humanitaria como consecuencia de las graves sequías e inundaciones. Foto: Karin Schermbrucker / CARE

Introducción

2020 fue un año que nadie predijo. Con la crisis de la madre de todos sacudiendo todos los rincones del mundo, afectando prácticamente a todos los países y ciudades de la tierra, COVID-19 terminó la vida como la conocíamos. Se han perdido más de un millón de vidas, se han eliminado millones de puestos de trabajo, ha aumentado la pobreza extrema y las economías se han estancado.

A medida que los gobiernos de Occidente luchaban con un alto número de muertes, el número de infecciones comenzó a aumentar en otras partes del mundo. Cuando llegó la primavera, las protestas de Black Lives Matter resonaron en todo el mundo, un llamado global a la justicia, la igualdad y la decencia. Se expusieron las desigualdades de países tradicionalmente considerados "desarrollados". Aprendimos que todos somos interdependientes; nuestras vidas y nuestro bienestar están entrelazados con la vida y el bienestar de los demás.

Pero algunas cosas siguieron igual en 2020. Ahora en su quinto año, nuestro informe continúa destacando las crisis humanitarias menos notificadas del mundo. Aunque hay nuevas entradas en la lista, el ranking sigue estando dominado por las crisis en África. La República Centroafricana, Madagascar, Mali y Burundi han aparecido en la lista a lo largo de varios años, pero la gente de estos países no recibe suficiente atención de los medios. La cobertura de noticias combinada sobre estas 10 crisis fue menor que la de la candidatura del artista Kanye West a la presidencia de los Estados Unidos, o el Festival de la Canción de Eurovisión. Además, estas 10 crisis recibieron 26 veces menos atención, en términos de artículos de noticias en línea, que el lanzamiento de PlayStation 5.

Para millones de personas, COVID-19 simplemente ha empeorado una mala situación.

En los reportajes de noticias convencionales, es la pandemia global la que ha dominado los titulares. Una vez que se entendió su potencial de infección generalizada y caos en el sistema de salud, los países - y sus medios de comunicación - volvieron su atención hacia adentro; sobre la protección de los ciudadanos y la prevención de la propagación del virus. Pero como aprendimos en 2020, las crisis humanitarias no respetan fronteras, raza, religión o pandemias globales. Para las personas que sobreviven en estas crisis, COVID-19 es simplemente una amenaza adicional para muchas otras, desde la crisis climática global; a enfermedades mortales como la tuberculosis, la malaria y el VIH; a la falta de disponibilidad de alimentos y agua potable; al conflicto, la violencia y el abuso. Para millones de personas, COVID-19 simplemente ha empeorado una mala situación.

Una pálida afuera lleva un manojo de leña en la cabeza.

A finales de 2020, las Naciones Unidas (ONU) estimaron que al menos 235.4 millones de personas necesitarían asistencia humanitaria en 2021. [3] Los efectos de COVID-19, junto con los crecientes impactos del cambio climático, han aumentado el número de personas necesitadas en un 40 por ciento [4] - el mayor aumento jamás registrado en un año. Este nivel histórico se ve desafiado por una marcada disminución en la ayuda bilateral para el desarrollo a medida que los gobiernos donantes atienden las consecuencias económicas y sociales de COVID-19 en sus propios países. A diciembre de 2020, ONU OCHA afirma que los planes de respuesta humanitaria y los llamamientos del año pasado fueron financiados solo en un 44.7 por ciento [5] y agrega una nueva estimación de alrededor de USD 35.1 mil millones necesarios para 2021. [6] A menos que se atiendan estas crisis desatendidas y olvidadas, todos los países del mundo son vulnerables, porque nadie está a salvo hasta que todos están a salvo. Para citar al secretario general de la ONU, Antonio Guterres: "Somos tan fuertes como el sistema de salud más débil de nuestro mundo interconectado". [7]

Seamos claros: el "silencio" citado se debe en gran medida a la perspectiva limitada del Norte Global. Si bien las cifras descritas en este informe pueden ser asombrosas, en cada crisis citada hay humanidad y fuerza.

Reconocemos y debemos ser testigos del sufrimiento. Pero también todos debemos rendir homenaje a quienes sobreviven al silencio, luchan contra la injusticia y superan los mayores obstáculos.

Una mujer sostiene su barbilla en su mano mientras está de pie afuera.
Foto: Irenee Nduwayezu / CARE

1. Burundi

La escasez de tierras cultivables y los desastres naturales impulsan el hambre

Una transferencia de poder relativamente pacífica después de años de agitación política está provocando una afluencia de refugiados burundeses que regresan a casa desde Ruanda y Tanzania. [8] En mayo de 2020, Burundi celebró elecciones generales, lo que marcó un paso importante para poner fin a la crisis sociopolítica que se había apoderado del país desde 2015. Sin embargo, la situación sigue siendo frágil ya que los desafíos sociales y políticos sustantivos en Burundi y la región siguen sin abordarse. ACNUR espera que al menos 50,000 refugiados burundeses regresen a casa en 2020. [9] Pero Burundi, la quinta nación más pobre del mundo, [10] está teniendo dificultades para absorber a los repatriados. Con una superficie de 27,834 km2, Burundi es uno de los países más densamente poblados del África subsahariana. [11] Como es pobre en recursos y tiene un sector manufacturero subdesarrollado, la economía de Burundi es predominantemente agrícola. Más del 90 por ciento de la población depende de la agricultura de subsistencia en pequeña escala. [12]

Los fenómenos meteorológicos extremos, combinados con la inestabilidad política y la inseguridad desde 2015, han desarraigado a más de 135,000 personas dentro de las fronteras de Burundi [13] (de esta cifra, el 83 por ciento fueron desplazados debido a desastres naturales). [14] Desplazamiento, alta densidad de población, gran número de repatriados y cerca de 80,000 refugiados de la República Democrática del Congo (RDC), [15] están contribuyendo a la competencia y las disputas por la tierra. [16] Como resultado, los sectores más pobres y vulnerables de la población, principalmente mujeres, son empujados a tierras marginales. [17]

Dado que Burundi está mal preparado para emergencias importantes, el país tiene las tasas más altas de desnutrición crónica del mundo. Antes de COVID (2016/2017), la tasa de retraso del crecimiento promedio nacional era del 56 por ciento, muy por encima del umbral de emergencia del 40 por ciento. [18]

2.3 millones de burundeses necesitan ayuda humanitaria

En 2020, los deslizamientos de tierra y las inundaciones provocados por las lluvias torrenciales y el cierre de fronteras provocado por la pandemia han corroído los medios de vida y han provocado un hambre intensa entre los burundeses más pobres, especialmente entre los desplazados. [19] En diciembre de 2020, más de 2.3 millones de burundeses necesitan asistencia humanitaria inmediata, incluida ayuda alimentaria. [20]

La pandemia mundial ha interrumpido el comercio, especialmente el comercio informal, en las zonas fronterizas y los centros urbanos, y ha restringido los movimientos transfronterizos. Esto ha provocado la pérdida de puestos de trabajo y remesas a las zonas rurales que podrían financiar la producción agrícola y otras actividades comerciales. Las epidemias de malaria y el riesgo de ébola en la vecina República Democrática del Congo agravan una situación ya precaria. [21] Como en todas las emergencias, las mujeres y las niñas son las más afectadas. No solo asumen responsabilidades financieras y domésticas adicionales, sino que también soportan la violencia y la inseguridad diarias. Antes de COVID, las mujeres desempeñaban un papel importante en la economía nacional de Burundi, representando el 55.2 por ciento de la fuerza laboral, y la mayoría trabajaba en el sector agrícola. [22]

CARE Burundi ha desarrollado un Programa de Empoderamiento de la Mujer centrado en las zonas rurales, pero con una plataforma nacional de promoción de los derechos de la mujer. Además, CARE organiza programas para jóvenes para mejorar la salud sexual y reproductiva y reforzar el empoderamiento económico y la igualdad de género. CARE está apoyando innovaciones enfocadas localmente dirigidas por jóvenes para COVID-19. Incluyen: trabajar con grupos comunitarios de mujeres para brindar asistencia en efectivo, utilizar el arte para crear conciencia sobre el COVID-19 y prácticas de comportamiento preventivo, así como trabajar con comunidades de desplazados internos para introducir la construcción de duchas públicas con plásticos reciclados. CARE Burundi también promueve la cohesión social y las iniciativas para poner fin a la violencia de género y las desigualdades de género a través de sus intervenciones del programa 'hombres modelo y parejas modelo'.

Dos chicas miran directamente al frente.
Foto: Nancy Farese / CARE

2. Guatemala

Alzando la bandera de la desesperación

En Guatemala, comunidades enteras ondean la bandera blanca. [23] Desde abril de 2020, miles de guatemaltecos en todo el país han comenzado a ondear banderas blancas en las calles y desde sus ventanas; señalando su extrema necesidad de comida. Para los 10 millones de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza en este país centroamericano, el COVID-19 ha empeorado una grave crisis alimentaria. [24]

Cuando ocurrió la pandemia, se estimó que unos 3.3 millones de personas dentro de una población de 14.9 millones necesitaban ayuda humanitaria. [25] El Panorama de las necesidades humanitarias, publicado en marzo de 2020, mostró que los altos niveles de pobreza y varios años consecutivos de sequía habían provocado altos niveles de inseguridad alimentaria, especialmente a lo largo del llamado Corredor Seco [26] - una región de bosque seco tropical en la costa del Pacífico de América Central. Según el Informe mundial sobre riesgos de 2019, Guatemala se encuentra entre los diez países más vulnerables propensos a los peligros naturales. [27] Desde 2015, sequías prolongadas y lluvias escasas pero torrenciales han azotado al país, lo que ha provocado continuas pérdidas de cosechas y la muerte del ganado. [28] Y ahora, al momento de escribir este artículo, Guatemala se está recuperando de las secuelas de dos tormentas consecutivas de categoría cuatro, Iota y Eta. [29]

Guatemala, considerado un país de ingresos medios por el Banco Mundial, ha tenido un crecimiento continuo y moderado (3.5 por ciento) durante los últimos cinco años. Esta estabilidad económica, sin embargo, no ha hecho mella en la pobreza y la desigualdad. [30] Incluso antes de COVID-19, Guatemala tenía la sexta tasa más alta de desnutrición crónica en el mundo con cerca de la mitad (47 por ciento) de todos los niños guatemaltecos con desnutrición crónica y riesgo de retraso en el crecimiento. [31] También es preocupante la tasa nacional de mortalidad materna, que se situó en 108 muertes por cada 100,000 nacidos vivos antes de la COVID. [32] Alrededor de treinta y cinco niños de cada mil nacidos en Guatemala mueren antes de los cinco años. [33]

10 millones de personas viven por debajo del umbral de la pobreza

En abril de 2020, la ONU advirtió que las medidas de cierre de COVID-19 estaban agravando el hambre estacional en el este de Guatemala. Entre los hogares más afectados, muchos han perdido todo o parte de sus ingresos como resultado de los toques de queda y el cierre de negocios. La mayoría de los guatemaltecos trabaja en el sector informal sin ninguna protección social. [34] La disminución de las remesas de familiares que trabajan en el extranjero ha sido un golpe adicional para muchas familias vulnerables. Las remesas son un salvavidas, especialmente para las mujeres, que constituyen el 69 por ciento de los destinatarios. [35] En su desesperación, los migrantes continúan buscando un camino a los Estados Unidos, [36] a pesar de la pandemia, ya pesar de la ley estadounidense que, de hecho, prohíbe su entrada. La pobreza generalizada, las altas tasas de homicidio impulsadas por la violencia de las pandillas y la corrupción, factores que empujaron a los migrantes a huir de Centroamérica antes de COVID, no han disminuido durante la pandemia. A pesar de los bloqueos relacionados con COVID, se informa que los grupos criminales están utilizando el confinamiento para fortalecer su control; intensificación de la extorsión, el narcotráfico y la violencia. [37] La violencia contra las mujeres y las niñas también ha aumentado durante la pandemia, con 319 mujeres asesinadas y más de 5,600 informes de violencia sexual entre enero y octubre de 2020. [38]

Las mujeres y las niñas suelen ser las que más sufren en las emergencias, sin embargo, a menudo se encuentran en primera línea, brindando apoyo humanitario a sus comunidades. En Guatemala, las organizaciones de mujeres locales se han asociado con organizaciones de la sociedad civil para identificar familias necesitadas, recolectar donaciones y distribuir alimentos básicos a comunidades marginadas. [39] CARE Guatemala está implementando su plan de respuesta COVID-19 y está brindando el apoyo necesario en las áreas de seguridad alimentaria, recuperación económica y violencia de género. Junto con socios como el Movimiento de Mujeres Tz'ununija y CICAM, CARE Guatemala también está apoyando a las comunidades afectadas por las tormentas tropicales Eta e Iota con alimentos, agua, artículos de higiene, incluidos equipos de protección personal para prevenir el COVID-19 y servicios de protección.

Una mujer se sienta afuera.
Foto: Sebastian Wells / CARE

3. República Centroafricana

La crisis olvidada del mundo

La República Centroafricana (RCA) marcó un hito en 2020: sesenta años de independencia, pero había poco que celebrar en este país escasamente poblado de 4.9 millones de personas. [40] Una entrada perenne en la lista de Sufrimiento en silencio, la República Centroafricana sigue en medio de una de las crisis humanitarias más profundas y dañinas del mundo.

A pesar de sus importantes depósitos minerales que incluyen oro, diamantes y uranio, así como tierras cultivables ricas, CAR se ubica en el penúltimo lugar en el Índice de Desarrollo Humano de 2019. [41] Antes de COVID, más del 71 por ciento de su población vivía por debajo de la línea de pobreza internacional de USD 1.90 por día. [42] Faltan servicios básicos en toda la República Centroafricana y, en muchas áreas, las personas dependen enteramente de la asistencia humanitaria. [43]

Devastada por décadas de conflicto armado, pobreza desenfrenada, una serie interminable de desastres naturales y una pandemia mundial, la República Centroafricana se encuentra hoy al borde del precipicio. La ONU advierte que en 2021, 2.8 millones de centroafricanos, más de la mitad de la población, necesitarán asistencia humanitaria y protección. De estos, la supervivencia de 1.93 millones de personas está en riesgo. [44]

Desde 2012, el país se encuentra sumido en una guerra civil. Las violaciones de derechos humanos son un hecho cotidiano, incluidos asesinatos, torturas y violaciones. La situación humanitaria se ve aún más afectada por la fragilidad de la gobernanza, la pobreza y el saqueo de los recursos naturales. En febrero de 2019, bajo los auspicios de la Unión Africana, el gobierno y 14 grupos armados firmaron un acuerdo de paz histórico para poner fin al conflicto armado. A pesar de esto, la violencia continúa, con ataques incluso contra el personal de mantenimiento de la paz de la ONU y la población civil. [45]

Uno de cada cuatro centroafricanos está desplazado en un país o en un país vecino

El conflicto sigue obligando a muchas familias a abandonar sus campos. [46] Uno de cada cuatro centroafricanos se desplaza dentro del país o en un país vecino, y el número de repatriados ha disminuido. [47] Estos desplazamientos, combinados con lluvias escasas durante la temporada de siembra, y junto con las invasiones de gusanos soldados y langostas de otoño, han puesto a 1.93 millones de personas en riesgo de morir de hambre. Además, las dificultades para abastecer a los mercados como resultado de las medidas de contención de COVID-19 y los numerosos controles fronterizos sobre los productos de Camerún han elevado los precios de alimentos básicos como el arroz, el aceite y el azúcar. [48]

La pandemia también ha agravado los problemas de protección. Pre-COVID, el sistema de alerta humanitaria, que cubre solo el 42 por ciento del país, recibiría informes de violencia contra mujeres y niñas cada hora. Desde la introducción de las medidas de contención de COVID-19, el número de casos casi se ha duplicado. Los niños también siguen estando en riesgo de sufrir abusos. Una cuarta parte de todas las familias temen que sus hijos puedan ser víctimas de la violencia sexual, el trabajo forzoso o el reclutamiento por parte de grupos armados. [49] La República Centroafricana es también uno de los países más peligrosos del mundo para los trabajadores humanitarios. Entre enero y finales de septiembre de 2020, los trabajadores humanitarios se vieron afectados por aproximadamente un incidente por día, con dos trabajadores humanitarios muertos y 21 heridos. [50]

Frustradas por la violencia continua, grupos de mujeres se están uniendo en todo el país para forjar la paz y la curación colectiva a nivel comunitario. Un grupo, Femme Debout (Mujer de pie), reúne a mujeres de todos los orígenes religiosos y étnicos. El grupo fomenta un espíritu empresarial e independiente al ayudar a los miembros a desarrollar nuevos medios de vida y nuevas vidas. [51]

una anciana camina por la calle sujetando un bastón.
Foto: © OCHA / M. Levin

4. Ucrania

Ancianos abandonados para valerse por sí mismos

A mediados de 2020, los videos de recién nacidos 'varados' en un hotel ucraniano llegaron a los titulares mundiales. Los bebés, hijos de parejas extranjeras nacidas de madres sustitutas ucranianas, no pudieron reunirse con sus padres debido al bloqueo de COVID-19. [52] Ucrania es uno de los países más pobres de Europa, y aunque la historia destacó la difícil situación de las mujeres ucranianas empobrecidas dispuestas a dar a luz por un pago, la crisis humanitaria más grande que afectó a más de cinco millones en la parte oriental del país permaneció en gran parte ignorada este año. .

Incluso antes de la pandemia de COVID-19, la ONU estimó que 3.4 millones de ucranianos en la región de Donbas necesitarían asistencia humanitaria en 2020. [53] Con tanto sufrimiento, la pandemia de COVID-19 solo ha intensificado los desafíos que enfrentan las poblaciones afectadas. La situación es especialmente grave a lo largo de la "línea de contacto" que divide las tierras controladas por el gobierno ucraniano de las áreas controladas por los separatistas. A pesar de los repetidos acuerdos de alto el fuego, la infraestructura civil crítica, como los sistemas de agua y electricidad, sufre con frecuencia daños. [54] La línea de contacto de más de 420 kilómetros de longitud, equivalente a la longitud de la frontera franco-alemana, es una de las áreas más contaminadas por minas del mundo. [55]

Los civiles, y en particular los ancianos y los discapacitados, son los más afectados por el conflicto. Muchas personas más jóvenes y sanas se han mudado a otras partes del país, dejando atrás a grupos más vulnerables. Los ancianos y las personas con discapacidades representan el 30 por ciento de las personas que viven en las áreas de conflicto y representan más del 40 por ciento de las 70,000 personas que viven en asentamientos controlados por el gobierno. Allí están aislados debido a la inseguridad y los daños a la infraestructura vial, y dependen de la ayuda humanitaria, como la atención médica móvil. [56]

3.4 millones de personas que necesitan asistencia humanitaria

El miedo a los bombardeos, los enfrentamientos violentos y la amenaza de las minas terrestres y los restos explosivos de guerra son la realidad diaria de quienes viven a ambos lados de la línea de contacto. Muchas personas se ven cada vez más afectadas por problemas de salud mental, tanto por el miedo a la violencia como por los impactos socioeconómicos a largo plazo del conflicto. Una vez considerado el corazón industrial de Ucrania, Donbas ha experimentado un fuerte declive en las actividades económicas desde 2014. El estrés asociado con el conflicto se ha agravado aún más por la pandemia de COVID-19 y las restricciones, que han limitado la capacidad de las personas para cruzar la línea de contacto. acceder a servicios y mercados básicos, y recibir la ayuda humanitaria de la que normalmente dependen. [57]

A finales de septiembre, los incendios forestales se prolongaron durante una semana en las zonas de Luhanska controladas por el gobierno. Más de 32 asentamientos a lo largo de la línea de contacto se vieron afectados. Cerca de 500 casas se incendiaron, nueve personas murieron y 19 resultaron heridas. [58] Se teme que quienes perdieron sus hogares tengan que pasar el invierno en refugios temporales. [59]

La violencia de género es un problema grave en Ucrania, con cerca de las tres cuartas partes de las mujeres ucranianas que han experimentado alguna forma de violencia desde los 15 años. [60] Según el UNFPA, la situación empeoró durante la pandemia y la línea directa nacional sobre violencia doméstica informó un aumento del 72 por ciento en el segundo mes de cuarentena en comparación con el período previo a la cuarentena. [61] Sin embargo, el gobierno está comprometido a apoyar programas que ayuden y protejan a los sobrevivientes de la violencia. Durante la pandemia, muchos de estos servicios se trasladaron a nuevas plataformas. Por ejemplo, los sobrevivientes de violencia ahora pueden obtener ayuda a través de aplicaciones móviles y otros canales silenciosos. [62]

Una niña se para frente a un río con una pequeña isla visible detrás de ella.
Foto: Lucy Beck / CARE

5. Madagascar

Maltratados y magullados por el cambio climático

Los geólogos creen que hace 165 millones de años, Madagascar estaba conectada a África, pero comenzó a desplazarse con el tiempo. Como resultado, evolucionó de forma aislada como lo demuestra su fauna y flora únicas. La isla del Océano Índico aparece en la lista de Sufrimiento en silencio por tercer año consecutivo.

Cada año, miles de malgaches se ven afectados por desastres naturales, pero su situación rara vez se informa en los medios internacionales. En este país, donde tres cuartas partes de la población (o alrededor de 20 millones de personas) viven por debajo del umbral de pobreza, [63] parece que la privación es la norma. Sin embargo, los graves desafíos que enfrenta la nación insular casi nunca aparecen en los titulares del mundo.

Madagascar está bendecida con una gran cantidad de recursos naturales que incluyen vainilla, clavo, titanio, cobalto y níquel, y una industria turística impulsada por su entorno único. Más del 90 por ciento de su vida silvestre no se encuentra en ningún otro lugar del mundo. Sin embargo, el país también se ve gravemente afectado por el cambio climático; experimentando sequías recurrentes y prolongadas y un promedio de 1.5 ciclones por año, la tasa más alta de África. [64] Se estima que una quinta parte de la población malgache (alrededor de cinco millones de personas) se ve directamente afectada por desastres naturales recurrentes, incluidos ciclones, inundaciones y sequías. [65] Además, debido a sus bajas tasas de vacunación y las malas condiciones de saneamiento e higiene, Madagascar se ve regularmente afectado por epidemias. Tanto la malaria como la peste bubónica y neumónica son endémicas del país. [66]

Casi uno de cada dos niños sufre retraso del crecimiento en Madagascar

Solo en 2020, el pueblo malgache se enfrentó a varias emergencias: COVID-19 en todo el país; [67] inundaciones en 13 distritos [68] que mató a 35 personas; [69] malaria en las regiones del sur que mató a 398 personas; [70] dengue en el centro oeste; y el regreso de una severa sequía en el sur. [71] Si bien la epidemia de sarampión de 2019 está en su mayor parte bajo control, existe una alta posibilidad de que una nueva epidemia pueda comenzar de nuevo. [72]

En el sur del país, los efectos de la sequía prolongada y el COVID-19 han agravado la inseguridad alimentaria, poniendo a cerca de 120,000 niños menores de cinco años en riesgo de desnutrición aguda, y cerca de 20,000 en riesgo de inanición. [73] Antes de la pandemia, los niños malgaches tenían la cuarta tasa más alta de desnutrición crónica del mundo, y casi todos los demás niños menores de cinco años sufrían retraso en el crecimiento. [74] Las tasas de mortalidad materna también se encuentran entre las más altas del mundo, mientras que Madagascar se encuentra entre los cuatro últimos países del continente africano en términos de acceso a agua potable. [75] Dado que el comercio y el turismo se han visto afectados por la crisis de COVID-19, se espera que el crecimiento económico caiga al 1.2 por ciento, en comparación con la tasa de 5.2 por ciento prevista antes del brote. [76]

En Madagascar, CARE ayuda a las comunidades más vulnerables en varias regiones a prepararse y enfrentar desastres naturales. Con su socio local SAF / FJKM, CARE apoya soluciones innovadoras de financiamiento y seguros contra riesgos climáticos y desastres. Para hacer frente a los efectos de la pandemia COVID-19, CARE apoya los servicios públicos y ayuda a las poblaciones más vulnerables a través de un programa de transferencia de efectivo, rehabilitación de infraestructuras en los centros de salud, acceso al agua y promoción de la higiene, especialmente para los escolares. En 2020, CARE también brindó ayuda de emergencia a las comunidades afectadas por las inundaciones a principios de año mediante la construcción o rehabilitación de sus casas y el fortalecimiento de sus capacidades para reanudar las actividades agrícolas.

Una mujer se para debajo de un centro de evacuación al aire libre mientras sostiene un objeto envuelto en tela.
Foto: Joseph Scott / CARE

6. Malawi

Aumentan los suicidios y los matrimonios infantiles

En este pequeño y pacífico país del sur de África, existe una creciente preocupación por el creciente número de suicidios. Los desastres naturales, los brotes de plagas, la pobreza extrema y ahora el COVID-19 están llevando al borde a una población que ya está muy estresada. Según informes del servicio de policía de Malawi, ha habido un fuerte aumento (57 por ciento) en las tasas de suicidio en 2020. [77]

La ONU estima que 8.3 millones de malauíes necesitan asistencia humanitaria a raíz de la pandemia de COVID-19. [78] En este, uno de los países más densamente poblados de África, siete de cada diez personas viven por debajo del umbral de la pobreza. [79] Con algo más de la mitad de la población (51 por ciento) menor de 18 años, [80] Malawi también tiene uno de los ingresos nacionales brutos per cápita más bajos del mundo, con solo USD 320 (2018). [81] Su economía, que depende en gran medida de la agricultura de secano, es extremadamente vulnerable a las crisis. [82]

Los malauíes todavía se están recuperando de los efectos del ciclón Idai, que en marzo de 2019 sumergió vastas áreas de tierras agrícolas, solo unas semanas antes del inicio de la temporada principal de cosecha. [83] En los últimos años, el país había logrado un progreso significativo al reducir las tasas de desnutrición aguda del 4.1 por ciento en 2016 a menos del 1 por ciento en 2019. [84] La interrupción de las cadenas de suministro por COVID-19 está amenazando estos logros al exacerbar la crisis alimentaria. [85] El Programa Mundial de Alimentos (PMA) estima que alrededor de 2.6 millones de personas necesitan ayuda alimentaria en noviembre de 2020. [86] Lo que agrava aún más la situación son las tasas de infección por VIH / SIDA de Malawi (9.6 por ciento), [87] bajas tasas de finalización de la escuela primaria (51 por ciento), [88] altos niveles de retraso del crecimiento (37 por ciento para los niños menores de cinco años), [89] y más de 75,000 refugiados de la República Democrática del Congo (RDC) y otros países vecinos. [90]

2.6 millones de personas necesitan ayuda alimentaria,

El cierre de escuelas durante el cierre de COVID-19 ha provocado un aumento de las tasas de matrimonio y abuso infantil. Entre marzo y julio de 2020, hubo 13,000 casos de matrimonios infantiles y más de 40,000 casos de embarazos en adolescentes según una evaluación rápida dirigida por el gobierno. La cifra sugiere un aumento del 11 por ciento en los embarazos de menores desde 2019. [91]

En Malawi, CARE está brindando capacitación sobre violencia de género a los proveedores de servicios en todas las unidades de apoyo a las víctimas, además de proporcionarles colchones y ropa de cama, y ​​equipar al personal con equipo de protección personal COVID-19, que incluye máscaras y suministros sanitarios. Además, CARE está liderando un grupo de organizaciones internacionales de ayuda en programas de género y seguridad alimentaria, y existe una promoción continua sobre el liderazgo y la participación de las mujeres en los órganos de toma de decisiones de COVID-19. Junto con el Ministerio de Educación, CARE se dirige a los adolescentes que no asisten a la escuela a través de programas de radio. CARE Malawi también apoya a los grupos de ahorro de las aldeas para empoderar económicamente a las mujeres y los jóvenes. Durante la pandemia, estos grupos han comenzado a trabajar con CARE para sensibilizar a la comunidad en general sobre el COVID-19.

Tres mujeres se sientan en una cama. Las jóvenes en primer plano estudian un libro.
Foto: © Shaista Chishty / FotoDocument / CARE

7. Pakistán

Conflicto, violencia y la 'triple amenaza' de 2020

En el quinto país más poblado del mundo, los desastres se derivan del desplazamiento temporal debido a los conflictos, los efectos del cambio climático y la pobreza generalizada. Pakistán es muy propenso a los peligros naturales, como inundaciones, avalanchas y terremotos. Cada año, al menos tres millones de personas se ven afectadas por desastres naturales. [92] La infraestructura débil, los sistemas de alerta ineficaces y el terreno remoto exacerban el daño y obstaculizan la respuesta humanitaria.

En 2020, el país enfrentó un triple desastre con COVID-19, enjambres de langostas y niveles sin precedentes de inundaciones urbanas. Mientras estaba en las garras de la pandemia, Pakistán sufrió la peor plaga de langostas de la historia, lo que obligó al gobierno a importar trigo por primera vez en seis años. [93] Se produjo una mayor aniquilación de cultivos y medios de vida cuando las lluvias monzónicas de agosto sumergieron gran parte del país, incluida Karachi, la ciudad y centro económico más poblada de Pakistán. [94] Las inundaciones mataron a más de 400 personas y desplazaron a otras 68,000. [95]

Las provincias de Baluchistán y Sindh, que son particularmente propensas a sequías, inundaciones, ciclones e infestaciones de langostas, ya eran muy vulnerables antes de las inundaciones. Sindh tiene la tasa más alta de pobreza rural del país. [96] Los cultivos, los suministros alimentarios y el ganado destruidos en las inundaciones extremas de 2020 tardarán muchos años en recuperarse. El triple desastre ha dejado a aproximadamente 6.7 millones de paquistaníes necesitados de asistencia alimentaria y agrícola. [97] Un análisis conjunto PMA-FAO realizado durante la pandemia encontró que el 25 por ciento de los hogares (alrededor de 49 millones de personas) padecen inseguridad alimentaria y el 10 por ciento (21 millones de personas) necesitan ayuda alimentaria con urgencia. [98] Incluso antes de esto, la desnutrición prevalecía en todo Pakistán, y cuatro de cada diez niños menores de cinco años sufrían retraso en el crecimiento. [99]

49 millones de personas, el 25% de los hogares, padecen inseguridad alimentaria.

Para las comunidades vulnerables, la inseguridad alimentaria se ve agravada por la pobreza generalizada y un sistema de salud sobrecargado. [100] Y hay casi 1.4 millones de refugiados afganos en el país [101] - una de las poblaciones desplazadas más grandes de todo el mundo - agregando presión a la infraestructura pública ya de por sí sobrecargada, como escuelas y hospitales. En 2019, se declaró un brote de VIH en el distrito de Larkana en la provincia de Sindh, pero según el UNFPA, Pakistán no cuenta con suministros suficientes de medicamentos antirretrovirales; haciendo de la propagación de la enfermedad una amenaza continua. [102]

Antes de COVID, Pakistán estaba entre las cinco economías emergentes más rápidas de Asia según las estadísticas del Banco Mundial. Pero las medidas de contención de COVID han contribuido a una disminución del PIB real de Pakistán en 2020. El virus también está ampliando los desequilibrios de género en el país, lo que genera preocupación de que se pierdan algunos de los logros por los que las mujeres han luchado. [103] Antes de COVID, Pakistán ocupó el puesto 136 de 162 países en el Índice de desigualdad de género. [104] Muchas mujeres paquistaníes no pueden acceder fácilmente a los servicios básicos de asistencia sanitaria, jurídica y social. Y aunque Pakistán ha promulgado leyes contra la violencia de género, la implementación de estas leyes es un desafío. [105] Según la Encuesta demográfica y de salud de Pakistán 2017-2018, más de una cuarta parte (28 por ciento) de las mujeres pakistaníes han experimentado alguna forma de violencia física o sexual. [106]

CARE Pakistán trabaja en algunas de las áreas más remotas y con mayores desafíos logísticos para abordar las causas subyacentes de la pobreza, con especial atención a las mujeres, los niños y los más marginados. CARE y sus socios locales respondieron a la plaga de langostas en Pishin, provincia de Baluchistán. CARE también ha apoyado la respuesta del gobierno a la pandemia de COVID-19 para fortalecer el sector de la salud pública y mejorar las instalaciones de agua y saneamiento. Se ha llegado a más de 40,000 personas con mensajes de radio sobre prevención de virus en la ciudad de Peshawar y los distritos recién fusionados. En la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, CARE proporcionó alimentos y kits de higiene a más de 13,000 de las personas más vulnerables. La programación regular de CARE Pakistán apoya la atención médica, el saneamiento y el agua potable para las poblaciones vulnerables.

Una mujer se encuentra en un campo con una herramienta agrícola.
Foto: Makmende Media

8. Mali

La violencia y el COVID-19 alimentan la crisis humanitaria

Reconocido por ser la tierra de la legendaria ciudad de Tombuctú y de varios imperios precoloniales, el antiguo país de Malí, en África occidental, está hoy en crisis. Incluso antes de la pandemia, años de conflicto, inseguridad y mala gobernanza, junto con las crisis climáticas y los desastres naturales habían dejado una huella en este vasto país saheliano.

Hace ocho años, comenzó una insurgencia en el norte de Malí y desde entonces se ha extendido al frágil centro del país. Hoy en día, incluso sacude a los vecinos Burkina Faso y Níger. El Sahel central está sometido a una tensión extrema. La violencia, los desastres naturales y la pobreza generalizada han provocado que un récord de 13.4 millones de personas en Malí, Burkina Faso y Níger necesiten asistencia humanitaria urgente. De ellos, 7.4 millones de personas se enfrentan al hambre y 1.6 millones han sido desarraigados de sus hogares. [107]

La pandemia ha agravado la situación humanitaria en Malí. Antes de COVID-19, cerca de la mitad (42.7 por ciento) de los casi 20 millones de malienses vivían en la pobreza extrema. [108] Los indicadores sociales de Malí se encuentran entre los más bajos del mundo, ubicándose en 184 de 189 países en el Índice de Desarrollo Humano 2019 del PNUD. [109] La seguridad, que es fundamental para la recuperación económica y la reducción de la pobreza, sigue siendo frágil. Malí se encuentra actualmente tras un golpe militar que derrocó al presidente Ibrahim Boubacar Keita en agosto de 2020. El nuevo gobierno de transición ha renovado las esperanzas de paz, [110] pero años de conflicto y violencia en las áreas central y norte han desplazado a miles de personas y ganado, y en las áreas rurales del sur, donde la densidad de población es más alta, nueve de cada diez personas viven por debajo del umbral de pobreza. [111]

vive por debajo del umbral de la pobreza

vive por debajo del umbral de la pobreza

Casi dos tercios de los malienses están empleados en el sector agrícola. Con la agricultura y la ganadería gravemente afectadas por la violencia, los peligros naturales y las medidas de prevención del COVID-19, el número de personas que necesitan ayuda de emergencia aumentó de 4.3 millones a 6.8 millones entre enero y agosto de 2020. En otras palabras, según la ONU , una de cada tres personas en Malí necesita asistencia humanitaria. [112] Esto incluye a 1.3 millones de personas al borde de la inanición. [113]

La pandemia también ha agravado la situación de mujeres y niños. Malí es uno de los países más desiguales del mundo para las mujeres. Ocupó el puesto 158 de 162 en el Índice Global de Igualdad de Género anterior a COVID. [114] Dado que Malí es un país sin salida al mar, las medidas de prevención del COVID-19, como el cierre de fronteras, están obstaculizando gravemente el comercio regional, reduciendo las oportunidades de las mujeres para ganar dinero por sí mismas. El distanciamiento social y las restricciones de movimiento en el país se suman a la carga.

La pandemia también está agravando la situación de los niños. La ONU en Malí registró 745 violaciones graves contra menores en 2019, el número más alto desde 2017. Las violaciones incluyeron asesinatos, mutilaciones, violaciones y otras formas de violencia sexual, así como el reclutamiento por parte de grupos armados. El total de los primeros tres meses de 2020 fue de 228 incidentes. La ONU también notó un fuerte aumento en el desplazamiento forzado con más de 137,000 niños malienses separados de sus familias entre enero y mayo de 2020. [115]

CARE y sus socios, como la organización de ayuda de Malí YAGTU, han estado ayudando a las comunidades afectadas por la sequía, los desastres y los conflictos con la seguridad alimentaria y la nutrición. Entre 2013 y 2019, los proyectos de agua, saneamiento, higiene y nutrición de CARE llegaron a más de 3 millones de personas en las regiones de Koulikoro, Segou y Mopti. Como resultado, los niños muestran un peso corporal más saludable y el retraso del crecimiento ha disminuido en un 40 por ciento. Las familias tienen ahora un 43 por ciento más de probabilidades de tener agua potable limpia. También tienen el doble de probabilidades de tratar el agua que beben. Por último, pero no menos importante, las mujeres tienen más que decir: tienen tres veces más probabilidades de participar en las decisiones sobre la salud infantil y en los gastos del hogar.

Una madre y una hija están afuera, a la luz del sol.
Foto: John Hewat / CARE

9. Papúa Nueva Guinea

Ingenio ante los desafíos

A menos de 10 kilómetros de las islas más al norte de Australia se encuentra Papua Nueva Guinea (PNG), una de las naciones más ricas y culturalmente diversas del mundo. Alberga más de 800 idiomas y más de 1,000 grupos étnicos distintos. Sin embargo, en marcado contraste con su vecino, PNG es uno de los países menos urbanizados del mundo con la esperanza de vida más baja de la región del Pacífico. La nación insular es propensa a los desastres naturales. En 2020, enfrentó inundaciones, deslizamientos de tierra y temblores, además de las consecuencias de la pandemia mundial.

PNG cuenta con una amplia gama de recursos minerales, que incluyen petróleo crudo, gas natural, oro, cobre, plata, níquel y cobalto, y produce una variedad de productos básicos como: madera, cacao, café, té y aceite de palma. Los desafíos en el desarrollo continúan hasta la fecha debido al territorio accidentado que dificulta el transporte. La población del país de más de 8 millones es mayoritariamente rural (87 por ciento) y muy dispersa; repartidos por las tierras altas y más de 600 islas y atolones. [116]

En 2020, la ONU estimó que alrededor de 4.6 millones de personas en PNG (más de la mitad de su población) necesitan asistencia humanitaria. [117] Solo el 46 por ciento de la población tiene acceso a agua potable mejorada y algunas partes del país enfrentan desafíos en materia de nutrición, pues carecen de una dieta equilibrada. [118]

Antes de COVID-19, el sistema de salud de PNG ya estaba funcionando más allá de su capacidad. [119] En julio de 2020, el Hospital General de Port Moresby, el más grande del país, lanzó un llamamiento público para máscaras faciales, guantes, desinfectante de manos e incluso mantas y detergente para la ropa. [120] A las autoridades les preocupa que si COVID-19 se apoderara del país, debilitaría aún más el sistema de salud y descarrilaría los esfuerzos para combatir enfermedades endémicas como la tuberculosis, el VIH / SIDA, la malaria y la poliomielitis, que resurgieron en 2018. [121]

Casi uno de cada dos niños sufre retraso en el crecimiento

También es endémica de PNG la desnutrición. Antes de la COVID, casi uno de cada dos niños (49.5 por ciento) tenía retraso en el crecimiento. [122] Esto significa que aproximadamente medio millón de niños en PNG nunca alcanzarán su pleno potencial de crecimiento. En un país donde la mayoría de la población depende de la agricultura de subsistencia para satisfacer sus necesidades nutricionales diarias, [123] la desnutrición entre niños y adultos se vio aún más afectada por el cierre de los mercados de alimentos frescos y pescado entre marzo y junio de 2020 debido a las medidas de contención del COVID-19. [124]

La economía de PNG está impulsada por las industrias extractivas y los productos agrícolas, la pesca y la silvicultura. Pero la economía es propensa a sufrir perturbaciones y se ha visto afectada negativamente por las restricciones de COVID-19 y la menor demanda de materias primas. Como resultado, los habitantes de Papúa Nueva Guinea están experimentando una mayor inflación y precios más altos de los productos básicos. [125]

Entre la población, las mujeres han sido las más afectadas. La mayoría de los vendedores del mercado son mujeres y muchos han perdido sus ingresos. Sin el dinero que traían antes, su influencia se está deslizando y corren un mayor riesgo de violencia. [126] Papua Nueva Guinea también tiene una de las tasas más altas de violencia sexual y física a nivel mundial, con casi dos de cada tres mujeres de Papúa Nueva Guinea que han sufrido alguna forma de violencia. [127] En general, las mujeres aquí tienen menos educación y acceso limitado al empleo formal y los servicios esenciales; colocando a la nación en el penúltimo lugar en el Índice de Desigualdad de Género de la ONU en 2019. [128] Sin embargo, el gobierno está comprometido a abordar estos desafíos y lanzó una estrategia nacional para prevenir y responder a la violencia de género en 2017. [129]

Para contribuir a un cambio positivo, CARE participa en varios programas en PNG con un enfoque en la igualdad de género. Capacitamos a los trabajadores de la salud, fortalecemos la prestación de servicios y proporcionamos mejoras de infraestructura a pequeña escala a las instalaciones de salud rurales y remotas. CARE también trabaja con el gobierno, las comunidades y los maestros para aumentar el número de niñas que asisten a la escuela. Todos los programas de CARE tienen como objetivo fortalecer el ingenio de la gente de Papua Nueva Guinea y aumentar las oportunidades de las mujeres para participar y prosperar.

Una mujer se sienta afuera con un cuenco en sus manos.
Foto: Karin Schermbrucker / CARE

10. Zambia

Clima extremo que causa escasez de alimentos

Situada en el sur de África, Zambia, un país grande y pacífico conocido por sus minas de cobre y su belleza escénica, está soportando la peor parte de la crisis climática global. Un total de 10.1 millones, o alrededor del 56 por ciento de los zambianos, necesitan asistencia humanitaria como resultado de las graves sequías e inundaciones. [130]

Las temperaturas en la región han aumentado en 1.3 ° C desde 1960, mientras que las precipitaciones anuales han disminuido en un promedio de 2.3 por ciento por década. [131] Las sequías recurrentes están poniendo a las famosas Cataratas Victoria bajo la amenaza de secarse, [132] y el lago Kariba, el lago artificial más grande del mundo y la principal fuente de energía hidroeléctrica de Zambia, ha caído seis metros en solo tres años. [133]

Si bien los frecuentes cortes de energía han tenido un impacto negativo en el sector empresarial, [134] el impacto de la sequía ha sido particularmente devastador para el sector agrícola de Zambia. El país ha sido durante mucho tiempo un gran productor de maíz para el resto de África austral. Este año, sin embargo, el gobierno de Zambia se vio obligado a prohibir todas las exportaciones de cereales, [135] mientras que su vecino, Namibia, declaró el estado de emergencia. [136]

Los propios zambianos se enfrentan al hambre y la desnutrición graves. En julio de 2020, se estimaba que 2.6 millones de personas necesitaban ayuda alimentaria con urgencia. [137] Sequías consecutivas, plagas de langostas e inundaciones no han dejado cultivos para cosechar. Estos, junto con los brotes de enfermedades del ganado, [138] y los efectos adversos de las restricciones de movimiento de COVID-19, [139] han tenido un impacto negativo en los medios de vida. En la actualidad, el país está luchando contra una invasión de langostas que está poniendo a 88,700 hogares en una necesidad urgente de asistencia humanitaria. [140] Un solo enjambre de langostas, y ya varios enjambres han entrado en la región sur del país, puede comer tanta comida como 2,500 personas en un día. [141]

Más de 10 millones de personas necesitadas de asistencia humanitaria

La disrupción de COVID-19 en los mercados mundiales de productos básicos también ha hecho bajar el precio del cobre, del cual Zambia es un importante productor. [142] El Banco Mundial espera que la economía de Zambia se contraiga alrededor de un 4.5 por ciento en 2020. [143] Esto probablemente dificultará aún más la prestación de servicios sociales en el país. En la actualidad, alrededor del 70 por ciento de los habitantes urbanos vive en asentamientos informales muy densos con un suministro de agua y saneamiento deficiente. [144] Según la Encuesta demográfica y de salud de Zambia de 2018, solo el 33 por ciento de los zambianos tenía acceso a servicios básicos de saneamiento. [145] En caso de un aumento drástico de casos de COVID-19 en Zambia, las madres embarazadas y en período de lactancia estarían particularmente en riesgo ya que el país tiene la tasa de fertilidad más alta de África con un promedio de 2,062 nacimientos por día. [146] El país también tiene algunas de las tasas más altas de matrimonio infantil y embarazo adolescente a nivel mundial. [147]

CARE está proporcionando un enfoque sensible al género en su programa de respuesta a la sequía y resiliencia para garantizar que los grupos más vulnerables, como las mujeres y las niñas, sean priorizados y empoderados, y que se satisfagan sus necesidades específicas. Esto incluye trabajar con mujeres para establecer cooperativas de ahorro. CARE Zambia también está capacitando a 210 personas en el monitoreo de la protección para la distribución de alimentos en seis distritos, además de ayudar en la rehabilitación y perforación de pozos, la promoción de la higiene y el suministro de artículos de higiene para mujeres y niñas; además de apoyar la nutrición de 130,000 personas. CARE también ha proporcionado alimentos, agua, saneamiento e higiene, otro tipo de ayuda de emergencia y apoyo a los medios de vida.

Cómo los periodistas destacan las crisis humanitarias olvidadas

Periodistas de varios países para contarnos sobre su trabajo y cómo realizan la cobertura de asuntos humanitarios.

Más información

Metodología

Utilizando los servicios de monitoreo de medios de Meltwater Group, CARE International analizó aquellas crisis humanitarias que recibieron la menor atención de los medios en 2020. Se capturaron más de 1.2 millones de visitas a los medios en línea en el período de tiempo del 1 de enero al 30 de septiembre de 2020.

Identificamos países en los que al menos un millón de personas se vieron afectadas por conflictos o desastres naturales. El resultado fue una lista de 45 crisis que fueron analizadas y clasificadas según el número de artículos de noticias en línea que mencionan la crisis, comenzando con la emergencia que recibió la menor atención de los medios en el número uno. El número total de personas afectadas por cada emergencia se deriva de los propios datos de ACAPS, Reliefweb y CARE. El análisis de los medios se extrae de la cobertura de los medios en línea en árabe, inglés, francés, alemán y español. Aunque no tiene un alcance universal, este informe representa una tendencia de atención de los medios en línea a nivel mundial. Busca contribuir a un debate más amplio entre el sector de la ayuda humanitaria, los medios de comunicación, los responsables de la formulación de políticas y las comunidades afectadas sobre cómo crear conjuntamente conciencia y entregar ayuda a los necesitados.