Las 10 crisis humanitarias menos denunciadas de 2021 - CARE

Las 10 crisis humanitarias menos notificadas de 2021

María Faustina fue fotografiada en la Ciudad de Guatemala el 13 de abril de 2018, como parte de la Campaña de Trabajadoras del Hogar de CARE. Ella mira hacia adelante en una habitación en penumbra.

Nancy Farese / CARE

Nancy Farese / CARE

Introducción

“Un huracán de crisis humanitarias” se está librando en todo el mundo, dijo el secretario general de la ONU, António Guterres, en el verano de 2021, cuando la cantidad de personas que necesitan asistencia humanitaria alcanzó un máximo histórico. Esto no solo significa un sufrimiento inmenso para millones de civiles en todo el mundo, sino que también está llevando al límite los recursos de las Naciones Unidas y las organizaciones de ayuda.

Un huracán de crisis humanitarias: la referencia al clima extremo es particularmente pertinente. La aceleración de la crisis climática está alimentando muchas de las emergencias que estamos viendo en todo el mundo, incluidas 7 de las 10 crisis que se presentan en este informe. Y hay una profunda injusticia en su corazón. Los más pobres del mundo están soportando la peor parte del cambio climático: pobreza, migración, hambre, desigualdad de género y recursos cada vez más escasos, a pesar de haber hecho lo mínimo para causarlo. Agregue COVID-19 a la mezcla y veremos desaparecer ante nuestros ojos décadas de progreso para abordar la desigualdad, la pobreza, los conflictos y el hambre.

mujer en un campo

Mientras escribo esto, una de cada 28 personas en todo el mundo [1] necesitan asistencia vital, y hay más de 84 millones de personas desplazadas de sus hogares. [2] A pesar de esto, el año pasado la ayuda humanitaria de las Naciones Unidas solo fue financiada a la mitad, o $18 mil millones de dólares estadounidenses. Mientras tanto, más de $100 mil millones se gastan en todo el mundo cada año en el comercio de armas. La Unión Europea ha estado a la altura del desafío aumentando su presupuesto de ayuda humanitaria para responder a crisis y desastres. Aquí en el Reino Unido, sin embargo, los recortes del gobierno a la ayuda en 2021 han causado reducciones significativas en el presupuesto de FCDO y han resultado en más de £ 166 millones menos en ayuda humanitaria que llega a los 10 países mencionados en este informe en comparación con 2019. [3]

En este contexto mundial, la sexta edición de “Las crisis menos reportadas del mundo” destaca las crisis humanitarias que reciben la menor cobertura mediática en todo el mundo. ¿Por qué el público está más interesado en la carrera espacial del multimillonario que en la lucha por la supervivencia de millones de personas en todo el mundo? La crisis en curso en Siria, la segunda crisis humanitaria más ampliamente reportada después de Afganistán, aún recibió menos cobertura mediática global en línea (230,000 artículos) que los vuelos espaciales de Elon Musk y Jeff Bezos (239,422 artículos). Mientras que Zambia, donde más de un millón de personas viven con hambre extrema, solo se cubrió en 512 informes en comparación con el anuncio de que Ben Affleck y Jennifer Lopez están saliendo nuevamente, lo que resultó en 91,979 artículos en línea en todo el mundo.

La priorización global de la cobertura de los medios nos sorprende y, como organización de ayuda humanitaria, CARE se dedica a arrojar luz sobre las crisis desatendidas del mundo, así como a brindar la asistencia que tanto necesitan quienes las atraviesan. Pero es posible que no se dé cuenta de que su consumo de medios tiene una influencia significativa en lo que se informa y cuánto. Porque nunca ha sido tan fácil medir el comportamiento de los medios con tanta precisión como lo es hoy. Cuando la cobertura de los medios capta la atención del público, puede precipitar el cambio. Por eso queremos centrar la atención en las emergencias y conflictos donde la labor humanitaria puede salvar vidas y mejorar la situación. Este informe solo puede marcar la diferencia si se lee. Por lo tanto, muchas gracias por su interés.

laurie lee,
CEO de CARE International Reino Unido

Diez crisis humanitarias que no llegaron a los titulares en 2021

Número de artículos en línea entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de 2021

  1. Zambia – 512
  2. Ucrania - 801
  3.  Malaui – 832
  4.  República Centroafricana – 1,459
  5.  Guatemala – 1,644
  6.  Colombia - 2,136
  7. Burundi – 2,265
  8. Níger – 2,774
  9. Zimbabue – 2,803
  10. Honduras – 3,920

En comparación …

Artículos en línea sobre vuelos espaciales de Jeff Bezos y Elon Musk – 239,422


Artículos en línea sobre la entrevista de Harry & Meghan con Oprah Winfrey – 362,522


Artículos en línea sobre trabajar desde casa – 1,636,992


Artículos en línea sobre el Campeonato de Europa de Fútbol de la UEFA: 515,158 XNUMX


Artículos en línea sobre los Juegos Olímpicos de Tokio – 3,537,062

Una familia se sienta afuera clasificando semillas.
Karin Schermbrucker / CUIDADO

1. Zambia

La crisis climática alimenta la crisis del hambre

Zambia, en el sur de África, es conocida por su impresionante y diversa flora y fauna, como las Cataratas Victoria. Estos separan a Zambia del estado vecino de Zimbabue y fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1989. Aunque el país sin salida al mar, con una población de casi 18.4 millones de personas [1], tiene el estatus de una nación de ingresos medios, casi el 60 por ciento de los zambianos vive por debajo de la línea internacional de pobreza de $1.90 USD por día. [2] Las personas de las zonas rurales constituyen la mayoría de las personas que viven en la pobreza, y también son las que experimentan predominantemente el hambre y los impactos más severos del cambio climático.

Inseguridad alimentaria aguda

Como muchos otros países del sur de África, Zambia se ha visto afectada por sequías prolongadas, lo que ha provocado una ola de inseguridad alimentaria. Las tasas de desnutrición en el país siguen estando entre las más altas del mundo. Según los últimos resultados de un análisis de la Clasificación integrada de las fases de la seguridad alimentaria (IPC), aproximadamente 1.18 millones de personas en Zambia enfrentaron altos niveles de inseguridad alimentaria aguda entre julio y septiembre de 2021. [3]

Aunque la cosecha de 2021 fue buena, una combinación de inundaciones entre diciembre de 2020 y febrero de 2021, el aumento de los precios del maíz y parásitos como la langosta migratoria africana y el gusano cogollero contribuyeron a la inseguridad alimentaria aguda. El COVID-19 también está haciendo su parte: en el período de enero de 2020 a octubre de 2021, 3,660 personas ya habían perdido la vida a causa del Coronavirus. [4] El suministro de vacunas es lento. Recientemente, en julio de 2021, Zambia estaba luchando contra su tercera ola de infecciones. La pandemia está teniendo un impacto particularmente negativo en la economía. La población ha sufrido importantes pérdidas de ingresos, lo que no ha hecho más que exacerbar las dificultades para acceder a los alimentos.

1.2 millones de zambianos necesitan asistencia humanitaria

La pobreza en Zambia es femenina

La desigualdad de género es uno de los principales problemas del país, afectando la pobreza y la inseguridad alimentaria. Las mujeres constituyen alrededor del 51 por ciento de la población rural de Zambia. [5] Las tasas de pobreza en los hogares encabezados por mujeres son generalmente más altas que en los hogares encabezados por hombres. Esto ocurre a pesar de que las mujeres son las principales protagonistas de la producción y el procesamiento de alimentos en Zambia: el 60 % del suministro nacional de alimentos es producido por mujeres. [6] La igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres son, por lo tanto, aún más importantes para lograr la seguridad alimentaria y nutricional, la reducción de la pobreza rural y el desarrollo sostenible para todos, según el Gobierno de Zambia y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Actualmente, CARE Zambia se está asociando con departamentos gubernamentales como agricultura, ganadería, asuntos de jefes, desarrollo comunitario y servicios sociales, silvicultura, recursos hídricos y gobierno local para construir la sostenibilidad de toda la gestión del paisaje. Esto es posible a través de sistemas que ayudan a construir medios de vida resistentes al cambio climático. CARE también está fortaleciendo las estructuras comunitarias para garantizar la participación de mujeres y niñas en la toma de decisiones y el acceso a recursos y servicios. Lo hacen a través de enfoques de adaptación basados ​​en la comunidad trabajando con los enfoques de Escuelas de Negocios de Campo para Agricultores (FFBS) y Análisis y Acción Social (SAA). Actualmente, CARE está implementando estos proyectos en los distritos de Gwembe y Kalomo en la provincia del sur, que se encuentran entre los distritos más vulnerables a la sequía cíclica. CARE también está trabajando en Mpika, Chinsali, Isoka (provincia de Muchinga), Monze y Choma (provincia del Sur), así como en los distritos de Lundazi y Chipata (provincia del Este) en seguridad alimentaria y nutricional con financiamiento de las Naciones Unidas.

Mujeres y niñas en el centro del trabajo de CARE

CARE comenzó a operar en Zambia en 1992 en respuesta a la severa sequía regional y la pobreza extrema. Hoy en día, la prioridad son los programas de desarrollo comunitario a largo plazo que operan tanto en áreas rurales como periurbanas marginales. El enfoque central de CARE Zambia es empoderar a las mujeres y las niñas, que soportan la peor parte de la pobreza y la crisis, a través de la nutrición materna e infantil y la protección social. Al trabajar con las comunidades y los formuladores de políticas, CARE continúa la lucha contra la pobreza en Zambia y está comprometida con la igualdad de género y una participación mayor y más significativa de las personas que viven con el VIH y el SIDA.

Una madre sostiene a su hija en una casa de Ucrania.
Yevhen Maloteka/Ocha Ucrania

2. Ucrania

Conflicto y COVID-19

Ocho años después del conflicto armado en el este de Ucrania, el impacto en la vida de millones de personas en las regiones de Donetsk y Lugansk ha sido significativo. Según estimaciones de las Naciones Unidas, alrededor de 3.4 millones de personas necesitaban específicamente asistencia humanitaria y protección en 2021. El 68 por ciento son niños y mujeres, y el 38 por ciento son ancianos. [7]

Aunque el alto el fuego temporal del verano pasado marcó
el “respiro” más largo desde que comenzó el conflicto, difícilmente se puede hablar de un “fin”. Las hostilidades continuaron aumentando y, en enero de 2021, se registró el primer ataque a una institución educativa y la primera víctima mortal civil desde que se estableció un alto el fuego. Y no quedó ahí: entre enero y septiembre de este año, la ONU reportó 15 civiles muertos, 60 heridos y 265 viviendas particulares dañadas. [8]

Si bien aún no se vislumbra una solución política integral para el conflicto, las personas en el este de Ucrania se ven obligadas a arriesgar sus vidas a diario. A lo largo de la “línea de contacto” de 420 kilómetros que separa el territorio controlado por el gobierno ucraniano del de los separatistas, la situación es particularmente peligrosa. El miedo a los disparos, los encuentros violentos y la amenaza de las minas terrestres y los restos de municiones explosivas de guerra son, lamentablemente, parte de la vida cotidiana de ambos bandos. El acceso a los recursos y servicios de subsistencia es limitado y las oportunidades de empleo son casi inexistentes.

COVID-19 como amplificador de crisis

El COVID-19 y sus impactos complican aún más la situación de las personas afectadas en la región y exacerban las necesidades humanitarias. La pandemia ha llevado al ya debilitado sistema de atención médica de Ucrania y a la reducción de la economía regional al borde del colapso. En los primeros meses de la pandemia, todos los cruces fronterizos a lo largo de la “línea de contacto” se cerraron para contener el virus, lo que restringió severamente el movimiento de personas. Para la población vulnerable, especialmente los ancianos y las personas con discapacidad que viven en áreas fuera del control del gobierno, las principales fuentes de ingresos, como las pensiones y los beneficios sociales, apenas están disponibles. A menudo, queda suficiente dinero para la comida. El COVID-19 también está teniendo efectos negativos en la salud mental, ya que muchas personas luchan por mantener los lazos familiares como resultado de las medidas adoptadas para combatir la propagación del virus.

de los afectados por el conflicto son mujeres y niños

de los afectados por el conflicto son mujeres y niños

Las mujeres llevan la peor parte

Violencia de género, explotación, discriminación y acceso deficiente a servicios de salud vitales: como en muchas otras partes del mundo, son las mujeres ucranianas las más afectadas por la crisis en su país. Por ejemplo, las mujeres embarazadas y lactantes siguen sin tener acceso irrestricto a los servicios de salud sexual y reproductiva, como la atención prenatal y posnatal o las opciones de parto seguro. El prolongado conflicto también ha aumentado el riesgo de trata de personas: las mujeres y las niñas son explotadas principalmente para el trabajo sexual. El resultado son embarazos no deseados, abortos y un mayor riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual.

La guerra en Ucrania estalla una y otra vez y, por lo tanto, recibe más atención en los medios durante cortos períodos de tiempo. La última vez que sucedió esto fue en diciembre de 2021. Tenga en cuenta que el análisis de medios globales en este informe cubre el período del 1 de enero de 2021 al 30 de septiembre de 2021. A continuación se pueden encontrar más detalles sobre la metodología.

Litness en la pizarra de una escuela en Zambia.
© Lameck Luhanga / GGImages / CUIDADO

3. Malawi

En la primera línea de la crisis climática

Malawi es uno de los países donde ya se siente todo el impacto de la crisis climática. Los fenómenos meteorológicos extremos, como sequías, inundaciones y deslizamientos de tierra, seguirán aumentando en los próximos años. ¿El resultado? Suelo infértil, cosechas destruidas y hambruna severa.

En 2019, la tormenta tropical Idai arrasó el país. Las inundaciones generalizadas destruyeron muchos campos fértiles apenas unas semanas antes del comienzo de la temporada de cosecha. Dos años después de este desastre, innumerables familias siguen sufriendo los efectos. Para muchas de las 80,000 personas9 que perdieron sus hogares en ese entonces, la normalidad sigue siendo una palabra extranjera. “Desafortunadamente, se espera que los desastres relacionados con el clima aumenten en frecuencia y gravedad en los próximos años. La variedad de eventos, como la sequía, las tormentas tropicales y la erosión del suelo, hacen que la adaptación a las condiciones climáticas modificadas sea aún más difícil. Alrededor de 40,000 personas [10], por lo tanto, se verá obligado a huir a otras partes del país cada año.

Las medidas de adaptación a la crisis climática, como nuevos sistemas de agua o semillas más resistentes, son costosas. Para muchas personas en Malawi, esto simplemente no es asequible. Casi el 70 por ciento de la población debe sobrevivir con menos de $1.90 USD [11] por día. El cambio climático los está golpeando antes y mucho más fuerte que a las personas en el Norte global. Más de un millón de personas están [12] afectadas por la inseguridad alimentaria extrema y el 39 por ciento [13] de los niños hasta la edad de cinco años están subdesarrollados debido a la desnutrición. La situación es particularmente grave en las numerosas regiones rurales.

de las niñas de Malawi se casan antes de los 18 años

de las niñas de Malawi se casan antes de los 18 años

Malawi ocupa el puesto 174 de 189 países en el Índice de Desarrollo Humano (IDH). [14] Casi la mitad de todos los niños ni siquiera terminan la escuela primaria. La esperanza de vida media es de 65 años. [15] La campaña de vacunación contra el COVID-19 ha tenido un comienzo lento. Hasta el momento se ha administrado un número extremadamente pequeño de dosis. Vacunar a la población total de Malawi, 19.3 millones de personas, será un gran desafío. [16] Además, existe un alto número de infecciones por el VIH. Según estimaciones, casi el 10 por ciento de la población total está infectada, incluidos muchos niños.

En Malawi, CARE se compromete a abordar la inseguridad alimentaria y la desigualdad. CARE trabaja para garantizar que las personas puedan ganarse la vida dignamente y acceder a alimentos, medicamentos e información sobre riesgos para la salud como el VIH. CARE también ayuda a fortalecer las estructuras democráticas en estrecha cooperación con el gobierno y apoya a los afectados por desastres provocados por el clima con ayuda de emergencia y medidas de reconstrucción.

Una mujer se sienta afuera.
Sebastián Wells/CARE

4. República Centroafricana

Un largo camino hacia la paz

En octubre de 2021, el presidente de la República Centroafricana y los líderes de varios grupos rebeldes acordaron un alto el fuego, [19] poniendo fin a una guerra civil que se prolongaba durante mucho tiempo. Esta es la esperanza para un país que no ha podido descansar durante años. Esperanza también para las más de 700,000 personas desplazadas en su propio país, más de la mitad de ellas niños. [20]

Se firmó un acuerdo de paz en febrero de 2019, sin embargo, solo unos meses después, el conflicto volvió a estallar. La población civil quedó atrapada entre las líneas del frente. Ataques, secuestros y violaciones de derechos humanos estaban a la orden del día. La situación se volvió particularmente dramática en diciembre de 2020, cuando los grupos armados usaron la violencia para tratar de impedir las próximas elecciones presidenciales. Una vez más, muchas familias se vieron obligadas a huir y más de 100,000 personas [21] comenzó su viaje a los países vecinos. Los ataques dirigidos a infraestructura esencial, como puentes y carreteras, impidieron el suministro de alimentos esenciales.

Esperanza de vida: 53.3 años (la más baja del mundo)

2.3 millones de personas [22], poco menos de la mitad de la población, se ven afectadas por una inseguridad alimentaria masiva. Esto significa que no tienen acceso a una alimentación suficiente y equilibrada. Esta dramática situación es el resultado directo de los violentos conflictos en todo el país: las familias están perdiendo el acceso a sus campos y, por lo tanto, la capacidad de cultivar sus propios alimentos. El aumento de la violencia en torno a las elecciones presidenciales de diciembre de 2020 coincidió con la época de la cosecha. El resultado fueron bajos rendimientos y existencias casi vacías. Agregue COVID-19 a eso. En muchos casos, las medidas para contener el virus han reducido aún más los ingresos familiares. Esto, combinado con el aumento de los precios de los alimentos, ha aumentado drásticamente el riesgo de desnutrición entre la población.

La guerra civil en la República Centroafricana ha tenido un impacto de gran alcance en la mayoría de la población. En el Índice de Desarrollo Humano (IDH), el país ocupa el penúltimo lugar a nivel mundial. En promedio, un niño asiste a la escuela poco menos de [23] cuatro años y las niñas solo tres. Al mismo tiempo, el trabajo infantil sigue siendo un problema masivo. Casi un tercio de todos los niños se ven afectados [24], con el número de casos no denunciados potencialmente mucho mayor. Aún así, numerosas familias no ven otra salida. Más del 80 por ciento de la población activa gana menos de $3.20 USD por día. [25] Esto no es suficiente para mantener a toda una familia. Para un desarrollo positivo y a largo plazo, la paz estable es un requisito previo. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) comparte esta opinión e invierte algo menos de las tres cuartas partes [26] de su presupuesto para la República Centroafricana en proyectos relacionados con el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 16: promoción de la paz, la justicia e instituciones sólidas.

CARE ayuda a las familias del sur de Chad que han huido de la violencia en la República Centroafricana [27]. Necesitan con urgencia acceso a agua y alimentos, así como refugio y protección contra la violencia sexual y de género. CARE brinda asistencia rápida y apoya a las personas para que regresen a una vida autodeterminada a largo plazo.

Retrato de una anciana en el altiplano occidental de Guatemala.
Nancy Farese / CARE

5. Guatemala

Pobreza, violencia y crisis climática

Guatemala se encuentra en el estrecho puente terrestre que conecta América del Norte y América del Sur. Su ubicación lo convierte en uno de los países en la ruta de muchos migrantes que se dirigen hacia México y Estados Unidos. Solo entre el 22 de agosto y el 12 de octubre de 2021, 14,108 migrantes indocumentados y solicitantes de asilo de El Salvador, Honduras y Nicaragua fueron enviados de regreso desde México a la ciudad fronteriza de El Ceibo, en el norte de Guatemala. Los refugios para migrantes están superpoblados, dejando a muchos viviendo en las calles y sujetos a ataques de grupos criminales. Los que son rechazados en la frontera generalmente harán más intentos de ingresar a los Estados Unidos a través de México. [31]

Guatemala tiene una de las economías más grandes de la región, con una población de 16.9 millones. Sin embargo, al mismo tiempo, la desigualdad social en el país es enorme, y es considerado uno de los países más peligrosos del mundo. En 2020 se denunciaron 3,500 asesinatos. La violencia generalizada en Guatemala y sus vecinos centroamericanos representa un alto riesgo para muchas situaciones y diligencias cotidianas, especialmente para las mujeres. Para agosto de 2021, los feminicidios habían aumentado en un 31 por ciento. Aunque alrededor de 3.3 millones de personas en el país dependen de la ayuda humanitaria, la frecuente ocurrencia de violencia es en muchos casos una barrera para acceder a la asistencia que se necesita con urgencia. [32]

La población de Guatemala es multicultural. Alrededor del 40 por ciento de sus habitantes son indígenas mayas. Y a pesar del estatus de ingreso medio según el Banco Mundial, dos tercios de la población deben vivir con menos de $2 USD por día.

2/3 de la población vive con menos de $2 USD por día

Entre la población indígena, la proporción de personas afectadas por la pobreza es de alrededor del 79 por ciento, y el 40 por ciento vive en la pobreza extrema. Entre ellos hay un número particularmente grande de mujeres. En ninguna parte de la región la desigualdad social entre géneros es mayor que en Guatemala. [33]

Un factor impulsor de la pobreza es el impacto del cambio climático. Guatemala es uno de los diez países del mundo más vulnerables al cambio climático y uno de los más afectados por desastres relacionados con el clima en la región. [34] En las partes oriental y occidental del país, la prolongada sequía estacional de los últimos años ha provocado repetidamente pérdidas de cosechas de cultivos básicos. Para compensar la escasez de maíz y frijoles, la gente ha tenido que recurrir a alimentos importados, lo que consume sus ingresos y medios, y conduce a una crisis de seguridad alimentaria cada vez más profunda. Según proyecciones del IPC (el Sistema Internacional de Alerta Temprana contra el Hambre, en el que participa CARE), se estima que 6.5 millones de personas, o alrededor del 38 por ciento de la población total de Guatemala, se verán afectadas por una crisis de seguridad alimentaria (IPC 3) o emergencia ( CIP 4) en 2018-2023. [35]

CARE ha estado trabajando en Guatemala desde 1959. Además de mejorar el suministro de alimentos, CARE y sus socios locales están comprometidos a reducir la vulnerabilidad de las mujeres, los jóvenes y sus familias ante las crisis aumentando su resiliencia.

a la pobreza, la violencia y las consecuencias del cambio climático. CARE trabaja para garantizar que las mujeres y niñas de comunidades indígenas y rurales puedan disfrutar y ejercer sus derechos humanos. Una vida libre de violencia y discriminación racial y de género es la meta declarada. Para ello es fundamental el empoderamiento económico de la mujer, que contribuye a la igualdad social entre mujeres y hombres. [36]

Para abordar estos temas, CARE Guatemala coordina con socios, como La Casa del Migrante, Centros de Apoyo Integral a Mujeres Sobrevivientes de Violencia y CAIMUS, así como con organizaciones locales, como Centro de Investigación, Capacitación y Apoyo a la Mujer y la Juventud y CICAM. , todos los cuales trabajan incansablemente por los derechos de las personas a las que sirven.

Yubisay Elena Sánchez García, de 42 años, rodeada de 4 de sus 10 hijos.
Josh Estey / CARE

6. Colombia

No todos los problemas desaparecen con la paz

La paz ha prevalecido en Colombia desde 2016. Después de cinco décadas de guerra civil, el país ha llegado desde entonces a un cierto grado de calma. El progreso económico también ha sido claramente visible en los últimos años. No obstante, la situación humanitaria sigue siendo preocupante. En algunas regiones remotas y rurales del país, las organizaciones criminales y paramilitares continúan provocando violencia y conflictos latentes.

Además, la pandemia de COVID-19 ha provocado una recesión económica en todo el país. La inseguridad alimentaria es el resultado de algunos segmentos de la población, en particular los grupos indígenas, los desplazados internos y los más de 1.8 millones de refugiados de la vecina Venezuela que se han refugiado principalmente en el norte de Colombia.

Según la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), había 6.7 ​​millones de personas que necesitaban asistencia humanitaria en Colombia en 2021, incluidos alrededor de 2.3 millones de niños y 2.3 millones de personas de grupos étnicos minoritarios. Recientemente, el año pasado, 2020, se informó que el número de personas que necesitaban asistencia humanitaria era de 5.1 millones. Especialmente alarmante es que según Naciones Unidas, 4.9 millones de personas en Colombia viven bajo la influencia de grupos armados y criminales.

6.8 millones de personas en Colombia dependen de la asistencia humanitaria

La situación ha empeorado particularmente en las regiones a lo largo de la frontera con Venezuela. Allí, grupos criminales luchan por el control de la tierra, el petróleo y el narcotráfico a costa de la población. La trata de personas, los asesinatos y otros delitos violentos han aumentado considerablemente. Las mujeres y las niñas se ven particularmente afectadas por la violencia. Los servicios humanitarios y médicos para mujeres y niñas son completamente inadecuados. [37]

Dos de cada tres mujeres han sufrido abuso

En septiembre de 2021, CARE realizó entrevistas a mujeres migrantes colombianas y venezolanas en la ciudad de Ocaña, que tiene una población de alrededor de 100,000 personas y alberga a más de 40,000 personas refugiadas y desplazadas. Aproximadamente el 90 por ciento de los encuestados cumplieron con los criterios para inscribirse en programas para abordar la violencia contra las mujeres y las niñas y asistencia en efectivo. El 71 por ciento ya había experimentado abuso físico. Alrededor del 70 por ciento informó amenazas, intimidación y otras formas de abuso psicológico. El 56 por ciento informó haber sufrido extorsión económica por parte de parejas y familiares con el objetivo de mantenerlos en relaciones violentas. [38]

CARE responde directamente a la crisis humanitaria en el país y trabaja a través de socios locales, como Corprodinco, y en particular organizaciones de mujeres, para garantizar un enfoque sostenible y localizado. En sus proyectos, CARE se enfoca en la población vulnerable, desplazados y refugiados, y en especial en mujeres, jóvenes y comunidad LGBTQIA+. CARE trabaja con un enfoque de género integrado en salud sexual y reproductiva, protección con enfoque en la respuesta a la violencia de género, agua, saneamiento e higiene, medios de vida y asistencia monetaria transversal. [39]

Una mujer en Burundi se encuentra en un campo.
Irenee Nduwayezu/CARE

7. Burundi

Crisis permanente sin titulares

Burundi es un “viejo conocido” en la lista de CARE de las crisis mundiales menos reportadas. El año pasado, el país de África Oriental ocupó el puesto número 1 y en tres de las cuatro ediciones anteriores de "Las 10 crisis humanitarias menos denunciadas" se ubicó entre los 10 primeros.

12.6 millones de personas viven en Burundi, de las cuales 2.3 millones necesitaron ayuda humanitaria en 2021. [40] Desde fenómenos meteorológicos extremos y hambre hasta disturbios políticos y movimientos de refugiados, el pueblo de Burundi se enfrenta a muchos desafíos. Y, sin embargo, se oye muy poco de esta región del mundo.

Durante la temporada de lluvias en la primavera de 2021, lagos y ríos se desbordaron. Un total de 50,000 personas se vieron afectadas por las inundaciones y 20,000 tuvieron que abandonar sus hogares. Ya había habido graves inundaciones en el año anterior también. Se iniciaron los esfuerzos de ayuda humanitaria, pero el Plan de Respuesta Humanitaria para Burundi solo estaba financiado en un 15 por ciento en ese momento. [41]

Crisis climática significa hambre

En Burundi, el 90 por ciento de la población vive de la agricultura a pequeña escala. Sin embargo, sólo un tercio de la tierra del país es apta para el cultivo agrícola. [42] Los fenómenos meteorológicos extremos, como sequías, inundaciones y deslizamientos de tierra, dañan el suelo, que ya está afectado por la agricultura intensiva. Mientras nosotros en el Norte global todavía estamos discutiendo los precios de la energía y los “costos de la protección del clima”, los hechos en Burundi son muy claros: más del 80 por ciento de las personas que actualmente son desplazadas internas han tenido que huir debido a los eventos climáticos. La crisis climática ya le está costando a innumerables personas en Burundi sus hogares. [43]

La pandemia de COVID-19 también continúa teniendo un impacto. Según cifras oficiales, solo se confirmaron alrededor de 20,000 19 casos de COVID-2021 en el país en 44. [2021] Sin embargo, la cantidad de casos no informados probablemente sea mucho mayor, debido a la pequeña cantidad de pruebas. No fue hasta octubre de 45 que se lanzó la campaña de vacunación pública en Burundi. Burundi, junto con Eritrea y Corea del Norte, era uno de los pocos países del mundo que aún no había organizado las vacunas. [XNUMX] Tanto el gobierno como la población siguen siendo muy escépticos sobre las vacunas.

Una de cada cinco personas en Burundi necesita asistencia humanitaria

Discriminación estructural contra la mujer

Las mujeres y las niñas se enfrentan a la desigualdad de oportunidades y derechos todos los días: el 60 % de la mano de obra agrícola son mujeres. Sin embargo, solo el 20 por ciento de los miembros de los órganos locales de toma de decisiones son mujeres. La tasa de natalidad en Burundi promedia cinco niños, y solo el 20 por ciento de las mujeres tienen acceso a métodos de planificación familiar. Una de cada tres mujeres en Burundi ha sufrido violencia por parte de su pareja íntima en el último año, y el 13 por ciento de las niñas se casan antes de los 18 años. [46]

CARE ha estado trabajando en Burundi desde 1994, inicialmente con intervenciones de ayuda de emergencia (alimentos, suministros no alimentarios y refugio) para personas afectadas por disturbios civiles. En la actualidad, CARE se enfoca en compartir conocimientos y capacidades con organizaciones socias de la sociedad civil de Burundi. El objetivo es apoyar, de forma creativa y a escala, la resiliencia y la transformación de las comunidades que son más vulnerables al cambio climático y las consecuencias socioeconómicas de la pandemia de COVID-19. En total, CARE tiene acuerdos de asociación en curso con una docena de organizaciones en Burundi. Con seis de esas organizaciones, CARE Burundi tiene un acuerdo permanente para la preparación y respuesta ante emergencias. Las mujeres y los jóvenes son el centro de todos los proyectos. La base del apoyo de CARE es la movilización y el fortalecimiento de grupos de ahorro autogestionados, y la provisión de capacitaciones en emprendimiento y normas sociales positivas de género. Con CARE y el apoyo de los socios, los grupos vulnerables pueden obtener ingresos confiables por sí mismos y reinvertir parte de esos ingresos para una mayor resiliencia y crecimiento. CARE apoya específicamente los servicios sociales y la infraestructura, como el suministro de agua, la salud y la seguridad alimentaria. Además, CARE trabaja con estructuras de liderazgo en las comunidades y en las instituciones públicas en apoyo de la igualdad de oportunidades y derechos para hombres y mujeres. La visión final es promover comunidades cohesionadas y con justicia de género, libres de injusticia social y pobreza.

Una mujer de Níger cosecha hojas de una planta con una herramienta.
Ollivier Girard/CARE

8. Níger

Los extremos climáticos y la violencia amenazan la supervivencia

Arena interminable y sol implacable: las condiciones son cada vez más duras para la población de Níger en el Sahel. Durante siglos, lo que produjo el suelo ha sido suficiente para sobrevivir, pero esto está terminando ahora: la crisis climática está destruyendo los medios de vida y los conflictos están haciendo que regiones enteras sean inseguras.

Níger es uno de los países más vulnerables al clima del mundo, ya gravemente afectado por sequías persistentes e inundaciones recurrentes. Los impactos devastadores del cambio climático, combinados con una mayor proliferación de grupos armados en el este y el norte, representan una gran amenaza para la estabilidad económica y la resiliencia general del país. El resultado es una inseguridad alimentaria generalizada, desnutrición y desplazamiento, con 2.9 millones de personas que actualmente necesitan asistencia humanitaria. Y este ha sido el caso durante muchos años: Níger y la región del lago Chad se encuentran en la lista de las 10 principales crisis no reportadas por quinta vez. [47]

En Níger, el 80 por ciento de sus aproximadamente 25 millones de habitantes vive en áreas rurales. [48] Los impactos del cambio climático se alternan entre inundaciones severas y sequías prolongadas, que siempre significan pérdidas de cosechas. En agosto, otra inundación llevó a dos millones de personas a la inseguridad alimentaria. Más de 1.8 millones de niños dependen de la ayuda nutricional. [49] El 45.7 por ciento de los niños entre seis meses y cinco años sufre de desnutrición crónica, lo que pone en peligro su desarrollo. [50] Un grave brote de cólera en las regiones de Dosso, Maradi y Zinder agrava aún más la situación. [51]

Durante años también ha habido un conflicto violento entre grupos armados no estatales y fuerzas armadas nacionales e internacionales en el Sahel Central. En 2012, el conflicto se había extendido a las regiones nigerianas de Diffa, Tahoua y Tillabéri. [52] Muchas personas ahora huyen de la violencia y buscan protección en otros lugares. Septiembre de 2021 registró un total de 313,000 desplazados internos. [53]

2.5 millones de niños en Níger necesitan ayuda alimentaria

La provisión de socorro de emergencia a menudo se ve obstaculizada por el hecho de que la infraestructura está destruida, las áreas de operación están marcadas por la violencia y las áreas rurales son de difícil acceso. A noviembre de 2021, solo se había puesto a disposición el 26 % de los 523.2 millones de dólares necesarios para hacer frente a la crisis. [54]

En Níger, CARE apoya a las comunidades afectadas por el conflicto y la inseguridad alimentaria a través de proyectos que apuntan a la estabilización a largo plazo de la región. Junto con su socio de proyecto local HED-Tamat, CARE sensibiliza a los jóvenes sobre los peligros de los movimientos extremistas y brinda capacitación en técnicas de resolución de conflictos. [55] En el área de alto riesgo de las "fronteras de Trois" entre Malí, Burkina Faso y Níger, CARE trabaja con HED-Tamat para brindar apoyo a largo plazo a personas en situaciones de emergencia prolongada. Utilizan el enfoque del triple nexo, cuyo objetivo es abordar las necesidades inmediatas y desarrollar los medios de subsistencia de las personas afectadas, al mismo tiempo que trabajan en la consolidación de la paz para la cohesión social.

Para desarrollar la resiliencia entre las personas afectadas por crisis de inicio pequeño (especialmente debido a sequías localizadas), CARE se asoció con el Programa Mundial de Alimentos (PMA) para implementar un proyecto de resiliencia en las regiones de Maradi, Zinder y Diffa, que ha llegado a más de 19,420 23,000 hogares. Este proyecto apoya los medios de subsistencia al proporcionar alimentos o activos en efectivo y ayuda a apoyar a las niñas en la escuela con diferentes medidas, incluidas becas. En general, la respuesta humanitaria de CARE Níger llegó a más de 156,030 2020 hogares y XNUMX XNUMX personas en XNUMX.

Hace 30 años, CARE fundó pequeños grupos de ahorro autogestionados en Níger, en los que en su mayoría participaban mujeres. Los miembros del grupo ahorran su dinero como comunidad y se permiten mutuamente acceder a préstamos y asistencia de emergencia. Además de la independencia, los miembros del grupo también ganan voz: el 78 por ciento de las mujeres que están organizadas en un pequeño grupo de ahorro en Níger también participan activamente en los procesos públicos de toma de decisiones que afectan su propio entorno de vida. [56]

El 20 por ciento de la población de Níger son comunidades nómadas, que son particularmente vulnerables a las condiciones climáticas extremas, ya que tradicionalmente crían ganado y siguen las lluvias estacionales. CARE apoya a las comunidades con contenedores transportables para la siembra de hortalizas; un método de cultivo que es independiente del clima y proporciona alimentos nutritivos para sus familias. [57]

Una abuela pone su mano sobre el hombro de su nieta en Zimbabue.
John Hewat/CUIDADO

9. Zimbabue

Un tercio de la población pasa hambre

Es un estreno triste: por primera vez, Zimbabue figura entre las 10 crisis menos denunciadas. El país sin salida al mar del sur de África es conocido por su impresionante espectáculo natural, las Cataratas Victoria. Se presta mucha menos atención internacional a la aguda inseguridad alimentaria y las condiciones climáticas extremas del país. Zimbabue también ha estado en una profunda crisis económica desde 2008, que se vio aún más exacerbada por la pandemia de COVID-19. [58]

Las consecuencias de la crisis climática ya son visibles en Zimbabue: la frecuencia y la intensidad de los desastres relacionados con el clima, como sequías, inundaciones y tormentas, han aumentado significativamente. [59] Las cosechas en muchas áreas rurales no son suficientes para asegurar los suministros básicos de alimentos y otras necesidades. En estas regiones, los hogares deben depender de los mercados locales cuando se agotan los suministros, pero los precios allí son inasequibles para muchos. Zimbabue tiene una economía basada en la agricultura que impulsa los mercados locales en todos los niveles. La crisis del agua va más allá de la sed y tiene un impacto negativo en el acceso al agua superficial y subterránea para usos múltiples y, sobre todo, para la producción agrícola.

Esto está reduciendo los niveles de producción agrícola y ganadera. Se ha registrado un alto número de muertes de ganado entre 2017 y 2021 debido a El Niño.

La situación alimentaria también es tensa en las ciudades. Muchas personas perdieron sus medios de subsistencia debido a las medidas de contención de la COVID-19, que provocaron el cierre de comercios más pequeños, toques de queda impuestos y restricciones a las importaciones y exportaciones. Como resultado, los ingresos de los hogares se redujeron en un 50 por ciento. [60] El 65 por ciento de los trabajadores informales afectados son mujeres, quienes por lo tanto enfrentaron dificultades económicas desproporcionadas. [61] Frente a ingresos bajos y precios por encima del promedio, muchos hogares están al borde de la supervivencia. Recientemente, el número de personas que carecen de alimentos aumentó a 5.7 millones, o más de un tercio de la población. [62] En comparación con las cifras anteriores al COVID-19, se registró un preocupante aumento del 200 por ciento en los casos de violencia de género. [63] No son solo las mujeres las que están sufriendo la situación actual del país, sino también los niños.

6.8 millones de personas en Zimbabue necesitan ayuda humanitaria

Más de 4.5 millones de niños y adolescentes no pudieron asistir a la escuela durante períodos prolongados durante la pandemia y, por lo tanto, no recibieron ninguna alimentación escolar. A medida que empeora la situación de vida de las familias, aumentan significativamente los casos de trabajo infantil y matrimonio precoz. [64] Particularmente para las niñas, las posibilidades de regresar a la escuela son escasas mientras sus familias estén en extrema necesidad. Para apoyar a la población, CARE distribuye efectivo y cupones a hogares particularmente vulnerables para que puedan comprar alimentos durante la estación seca. Esto incluye las comunidades urbanas vulnerables mencionadas anteriormente. En total, unas 50,000 personas han sido atendidas de esta forma. Otros programas se centran en aumentar la resiliencia y mejorar las capacidades transformadoras de las comunidades para que puedan hacer frente mejor a las crisis y tensiones climáticas. CARE también ha creado y fortalecido asociaciones con instituciones de investigación de cultivos para invertir en la producción de cultivos climáticamente inteligentes, la multiplicación de semillas y las evaluaciones de riesgos múltiples.

Además, se desarrolló un sistema de protección contra el abuso sexual y detección temprana de la desnutrición. [65] Junto con organizaciones locales, CARE también está trabajando en mecanismos para mejorar la gestión de desastres. Aquí, el objetivo es fortalecer las capacidades a nivel local para que la población afectada pueda reaccionar rápidamente. La cuestión en Zimbabue no es si se producirá el próximo fenómeno meteorológico extremo, sino cuándo. [66]

Una madre sostiene a su hija cerca de un albergue en Honduras.
IMPORTA

10. Honduras

Pobreza y violencia: dos razones para huir

Una costa caribeña con las mejores playas de arena en el norte y el Océano Pacífico en el sur. Lo que suena como un destino de vacaciones de ensueño es, para millones de personas en Honduras, un lugar difícil para sobrevivir. Alrededor de 2.8 millones de personas, casi un tercio de la población, dependen de la ayuda humanitaria en Honduras centroamericana. Una gran proporción de personas carecen de alimentos. Según un estudio de 2020, alrededor del 70 por ciento de las personas en Honduras viven en la pobreza. Muchos, por lo tanto, ya no ven perspectivas en su tierra natal y huyen en busca de esperanza y un ingreso regular en dirección a los Estados Unidos. Cientos de miles de personas atraviesan América Central, en su mayoría a pie, y según estimaciones, el 90 % de ellas provienen de Honduras.

La migración desde Honduras ha aumentado considerablemente en los últimos años. La juventud del país carece de perspectivas, empleos y oportunidades. La creciente tasa de criminalidad y la corrupción en el país también desesperan a muchas personas. El crimen de pandillas, el miedo y la violencia son parte de la vida cotidiana. Durante años, Honduras se ha clasificado entre las principales estadísticas de homicidios del mundo.

Las mujeres y los hombres jóvenes a menudo abandonan su país de origen con solo una mochila y algunos alimentos. La cronología de la fuga suele ser la misma. Primero, la gente huye del campo a las ciudades para encontrar trabajo. Sin embargo, como casi no hay trabajo allí, siguen adelante. Intentan llegar a los Estados Unidos para ganar un poco de dinero, que a su vez se supone que les permitirá llegar a fin de mes para sus familias en casa. En Honduras, por lo tanto, la gente a menudo habla de que la pobreza es femenina, ya que en su mayoría son las mujeres las que se quedan con los niños.

Además, el cambio climático está teniendo un gran impacto. Los huracanes, las inundaciones y las sequías, en particular, están provocando el deterioro de los medios de subsistencia y pérdidas considerables de cultivos. Los huracanes, las inundaciones y las sequías, en particular, provocan un deterioro significativo de los medios de vida y pérdidas considerables de cultivos. En otoño de 2020, las tormentas tropicales Eta e Iota golpearon con especial dureza a la población de Honduras. Un total de 937,000 personas fueron desplazadas dentro del país debido a desastres, la cifra más alta en toda América Latina. A esto se sumó el impacto de la pandemia del COVID-19. Alrededor de 10,000 personas (hasta octubre de 2021) han muerto a causa del virus en Honduras hasta el momento. Tanto la pandemia como los extremos climáticos han provocado que más de tres millones de personas experimenten inseguridad alimentaria. Mujeres, niños, personas en trabajos informales, grupos indígenas, afrohondureños, colectivos LGBTQIA+ y personas con discapacidad son los más afectados.

1/3 de la población de Honduras se ve afectada por la inseguridad alimentaria

La inequidad de género es una parte integral de las normas sociales y culturales generalizadas en Honduras. “Por ejemplo, las mujeres a menudo deben abandonar sus carreras para cuidar de sus hijos y del hogar. Como resultado, los hombres son contratados dos veces más que las mujeres. A las mujeres también se les suele negar el acceso a profesiones dominadas por hombres. Si encuentran trabajo, se les paga menos. La participación económica de las mujeres ha disminuido, con miles de mujeres perdiendo sus ingresos, trabajos y medios de subsistencia. Esto se debe a que muchos de ellos trabajan en el sector informal o están sobrerrepresentados en sectores severamente afectados por el cierre prolongado de la economía (micro, pequeñas y medianas empresas, turismo, trabajadores domésticos, comercio).

Descrito como “uno de los lugares más peligrosos del mundo para las mujeres”, Honduras también es el hogar de una creciente violencia de género. Las estadísticas de 2021 (de enero a julio) registran un feminicidio cada 29 horas en Honduras. En 2020 murieron violentamente 6.7 mujeres por cada 100,000 habitantes, casi un 50 por ciento más que en el conjunto de América Latina. Desde 2017, las llamadas a la Línea de Emergencia (911) para denunciar violencia doméstica e intrafamiliar casi se han duplicado. Desde la pandemia, las organizaciones de derechos de las mujeres advierten que la situación solo empeora.

CARE ha estado trabajando en Honduras desde 1954 para abordar la pobreza en las comunidades más pobres. Los programas abarcan la seguridad alimentaria, la salud, la nutrición, la justicia económica de las mujeres y la resiliencia climática. CARE Honduras también se enfoca en los derechos individuales y colectivos de las mujeres, trabajando para fortalecer las oportunidades económicas y combatir la violencia de género.

CARE Honduras prioriza trabajar con organizaciones de derechos de las mujeres en sus territorios de influencia, como MOMUCLA, una organización de base de Choloma. Este municipio tiene altos niveles de delincuencia y violencia y fue azotado por huracanes que provocaron que cientos de personas perdieran sus hogares, pertenencias y medios de vida. MOMUCLA y CARE brindan apoyo integral a mujeres en riesgo y sobrevivientes de violencia de género, que incluye medidas de recuperación económica, apoyo psicosocial, kits de higiene y prevención de violencia de género.

Recomendaciones

¿Qué podemos hacer?

CARE ha publicado este ranking por sexta vez consecutiva. Algunos países son “invitados permanentes” en la lista de crisis que menos atención reciben a nivel mundial. ¿Hay falta de dinero? ¿Interesar? ¿Conocimiento? Las necesidades humanitarias están nuevamente en un nivel récord en 2022, con 274 millones de personas que necesitan asistencia de supervivencia inmediata, o una de cada 28 personas en todo el mundo. La pandemia plantea grandes retos para gobiernos y administraciones, pero también pone de manifiesto la injusticia global: acceso a vacunas, hambre, pobreza, desigualdad de género, violencia contra mujeres y niñas, y atención a los enfermos, que recae principalmente sobre mujeres y niñas.

Le preguntamos a una variedad de personas por sus recomendaciones. Voces de la política, el sector de ayuda, organizaciones socias de CARE y mujeres de regiones afectadas por crisis, que a menudo luchan por ser escuchadas. Todos tienen sus propios puntos de vista sobre lo que podemos hacer para arrojar luz sobre las crisis olvidadas del mundo.

Concessa Nizigiyimana – Gatumba, Burundi

“Mi nombre es Concessa. Tengo 38 años y vivo en Gaharawe, Gatumba, que está en el oeste de Burundi, cerca de la frontera con la República Democrática del Congo.

He sido afectado por dos crisis que ocurrieron en Gatumba desde el 2020. Primero, las inundaciones, debido a las fuertes lluvias, hicieron que las personas abandonaran sus casas destruidas. Tuvimos que ir a campamentos de desplazados, donde sufrimos el frío, el hambre y la suciedad. En segundo lugar, nos enfrentábamos al cierre de fronteras por la pandemia del COVID-19. Dado que mi sustento era comerciar al otro lado de la frontera, se me hizo muy difícil alimentar a mi familia. Mis hijos enfermaban constantemente ya que estaban expuestos a la desnutrición y al frío.

Creo que tales crisis deben informarse de manera más amplia, tanto en mi propio país como en el extranjero. Cuando las comunidades pueden decir lo que están experimentando, podemos trabajar junto con las autoridades locales para aliviar la situación. CARE Burundi nos ayudó rápidamente con una respuesta de emergencia en ese momento. También creo que las mujeres y las niñas necesitan ser escuchadas mucho más. Sus necesidades en una crisis pueden ser diferentes a las de los hombres y los niños.

Otra forma de asegurar que estas crisis sean reportadas es la organización de un concurso de ideas de soluciones innovadoras, como un 'Hackathon', para contribuir a la mejora de la salud de las mujeres. Esta competencia fue una buena medida para la movilización, la concientización de la comunidad y los tomadores de decisiones. El concurso estaba dirigido a mujeres miembros de la Asociación de Ahorros y Préstamos de la Aldea (VSLA) y emprendedoras sociales locales. Creo que si los medios trabajan en estrecha colaboración con las organizaciones, ayudarán a aumentar la conciencia y el compromiso efectivos en la comunidad y, por lo tanto, recibirán el apoyo necesario”.

Bernardina Cobox – Quetzaltenango, Guatemala – Proyecto Transfórmate, Mujeres Libres de Violencia

“Generalmente la gente habla de la violencia que sufren las mujeres, pero no saben escucharnos y nosotras no hablamos de eso. Tenemos miedo de estar en las noticias, de que se hable de nosotros y de que otros nos cuenten lo que estamos pasando, porque está distorsionado y nos convierte en el centro de burlas y acusaciones. Las noticias son manipuladas, entonces necesitamos aliados conscientes que sepan lo importante que es para nosotros contar nuestra propia historia, llamar a las cosas por su nombre y tener espacios de solidaridad.

A veces queremos tapar el sol con un dedo (ocultar la situación) y la sociedad también. Es una lucha de poder, en la que siguen controlando qué decir, porque son patriarcales y no quieren que los descubran. Estas crisis las vivimos todos los días, pero las hacen pasar por algo normal hasta el punto de que ya nadie habla de ello.

Podríamos hacer tanto ruido que tendrán que escucharnos, nos prestarán atención y saldremos del silencio”.

Omar Bizo – Níger – Gerente de una ONG local: ADL – Appui au Développement Local (Apoyo al Desarrollo Local)

“La disminución de los presupuestos, la caída de los ingresos publicitarios y la reducida red de corresponsales en todo el mundo han provocado un vacío en la cobertura mediática de las crisis. Durante un desastre, los medios son más sensibles a la cantidad de muertes que al análisis y presentación de las causas subyacentes del evento.

El número de personas en situaciones de emergencia aumentará en los próximos años y no podemos priorizar su sufrimiento según el número de muertos. Que un medio de comunicación se comprometa a dedicar un cierto porcentaje de tiempo o espacio a cubrir estas crisis humanitarias olvidadas sería un ejemplo de cambio positivo.

Esto también se puede hacer enviando un reportero cada año para cubrir una crisis olvidada, organizando una mesa redonda sobre una crisis olvidada que se transmitirá en los medios, o brindando apoyo en términos de habilidades o dinero a los periodistas y medios locales que están a veces muy pobre.

Las ONG intentan compensar la retirada de los periodistas del terreno proponiendo nuevos contenidos u organizando visitas de prensa para denunciar estas crisis humanitarias.

Los jóvenes están cada vez más preocupados por la crisis climática y humanitaria. Exigen información completa y confiable pero también más testimonios de las personas directamente involucradas, a través de los medios que utilizan. También quieren testimonios que traigan esperanza y soluciones, lo que ciertamente no siempre es posible, pero requiere tratar de variar los ángulos de los informes.

Vimos el año pasado cómo un adolescente sueco convirtió una simple protesta climática en un movimiento global de millones. Con el auge del periodismo ciudadano y personas de todo el mundo saliendo a la calle para hacer oír su voz, ya no cabe duda: cada voz, cada gesto cuenta y puede ayudar a lanzar o fortalecer un movimiento hacia un mundo más justo y solidario.

También depende de nosotros, actores del desarrollo del Sur global, dejar que nuestros colegas en el campo hablen por nosotros, que a menudo son menos solicitados por los medios pero cuya autenticidad es una garantía de credibilidad”.

Sofía Sprechmann Sineiro – Secretaria General de CARE Internacional

“Este informe muestra un claro espejo del mundo complejo que todos estamos experimentando actualmente. Ya sea la amenaza inmediata de la pandemia de COVID-19, el empeoramiento de la crisis climática o la creciente injusticia social que se desarrolla en todo el mundo; Las audiencias de todo el mundo están experimentando altos niveles de estrés y fatiga debido a una agenda de noticias abrumadora y, a menudo, muy aterradora. Agregue a esto la batalla en curso con la desinformación, las noticias falsas y los comportamientos dañinos en línea, tal vez no sea sorprendente que muchos simplemente se estén desconectando de las malas noticias.

Entonces, ¿cómo podemos alentar a las audiencias y, a su vez, al ciclo de los medios, a prestar atención a las crisis humanitarias desatendidas como las que se destacan en este informe?

En CARE, creemos en defender soluciones lideradas localmente. Tenemos una larga historia de trabajo de la mano con las comunidades y la sociedad civil para apoyar y escalar intervenciones viables para la pobreza y las dificultades. También creemos en el poder de compartir las historias de resiliencia e innovación que encontramos en nuestro trabajo todos los días, particularmente porque las instituciones de medios y las organizaciones humanitarias reciben cada vez menos fondos. Involucrar a las audiencias de todo el mundo con las realidades de la vida a través de diferentes mares y fronteras inspira solidaridad y acción. Y nunca ha sido esto más importante o tan fácil de hacer. Gracias a los teléfonos móviles y al acceso a Internet en constante mejora, podemos conectar a los periodistas, el público y nuestros seguidores directamente con las historias, y los narradores, que más importan.

Es difícil no sentirse inspirado y animado por los narradores que aparecen en este informe; Litness, de 16 años, en Malawi, o Raquel Vásquez, la campeona climática en Guatemala, ambas logran cambios positivos en sus comunidades a pesar de los desafíos de sus vidas diarias. Estas son las historias de resiliencia, esperanza y oportunidad que iluminan el camino hacia un futuro mejor para todos nosotros. Es hora de que más personas del mundo los escuchen”.

Janez Lenarčič – Comisario Europeo de Gestión de Crisis en la Comisión Europea

“Hoy, las necesidades humanitarias se encuentran en su punto más alto, impulsadas en gran medida por el resurgimiento de los conflictos estatales, combinados con los impactos del cambio climático, la degradación ambiental, el crecimiento de la población mundial y la gobernanza fallida. Sin embargo, la brecha entre las necesidades humanitarias y los recursos disponibles a nivel mundial está aumentando de manera constante y pronunciada.

La crisis humanitaria promedio ahora dura más de 9 años, y muchas duran mucho más. Como resultado, demasiadas crisis se han 'olvidado', marcadas por una respuesta limitada de los donantes, escasez general de fondos y un bajo nivel de atención de los medios.

En este contexto, y como principal donante humanitario del mundo, la Unión Europea está a la vanguardia de la intervención en crisis que no están lo suficientemente destacadas. Esta es una demostración importante de la solidaridad de la UE y una parte importante de nuestro compromiso y responsabilidad global para apoyar a las personas necesitadas, dondequiera que estén.

Durante muchos años, la Evaluación de Crisis Olvidadas de la UE nos ha permitido monitorear las crisis no reportadas. Esta herramienta basada en evidencia se basa principalmente en información de los índices INFORM, la herramienta Europe Media Monitor Tool, así como en aportes de expertos en el campo.

Nuestro balance 2021-2022 incluye 16 crisis: desde el conflicto armado interno en Colombia, hasta la crisis de los refugiados saharauis en Argelia, desde los enfrentamientos en Mindanao, hasta el conflicto en Ucrania. La UE está trabajando duro en todos estos frentes con el compromiso de dedicar al menos el 15 por ciento de su presupuesto humanitario para hacer frente a crisis olvidadas.

La Unión Europea, así como otros donantes, tienen la responsabilidad compartida de vigilar las crisis olvidadas.' Más allá de la financiación, la UE se ha comprometido sistemáticamente en la promoción y en llamar la atención internacional y de los medios de comunicación sobre estas crisis. Al mantener nuestra presencia, voz y apoyo a nivel mundial, continuaremos brindando asistencia humanitaria basada en principios a las personas necesitadas, asegurando que su difícil situación no sea olvidada”.

Metodología

En colaboración con el servicio de monitoreo de medios Meltwater, CARE analizó las crisis humanitarias que recibieron la menor atención de los medios en 2021. Se analizaron más de 1.8 millones de artículos en línea entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de 2021. Para ello, identificamos los países donde al al menos un millón de personas se vieron afectadas por conflictos o desastres relacionados con el clima. El número total de personas afectadas por cada crisis se deriva de datos de ACAPS, Reliefweb y CARE. El resultado, una lista de 40 crisis, se sometió al análisis de los medios y se clasificó según la cantidad de artículos en línea publicados sobre el tema. Este informe resume las diez crisis que recibieron menos atención.

El análisis de los medios se basa en artículos en línea en árabe, inglés, francés, alemán y español. Si bien el informe solo puede mostrar una tendencia en la cobertura, proporciona información valiosa sobre la cantidad de atención global que se presta a las crisis humanitarias en los medios en línea. Su objetivo es ayudar a las organizaciones de ayuda, los medios de comunicación, los formuladores de políticas y las comunidades afectadas a discutir cómo crear conciencia y aumentar el apoyo para las personas necesitadas en todo el mundo.

Cómo los periodistas destacan las crisis humanitarias olvidadas

Periodistas de varios países para contarnos sobre su trabajo y cómo realizan la cobertura de asuntos humanitarios.

Leer más